Saltar al contenido

¿Los trolls son buenos o malos?

Procedentes del folclore escandinavo, los trolls suelen dividirse en dos categorías. Están los trolls de montaña, similares a los que Harry, Ron y Hermione enfrentaron en el baño durante su primer año en Hogwarts. Estas son criaturas grandes, brutales y generalmente poco inteligentes con poca distinción de los gigantes en lo que respecta a la apariencia. Luego están los trolls de las cavernas. Igualmente brutales, poco inteligentes y desagradables de cruzar, los trolls de las cavernas generalmente se representan con un tamaño más humano o incluso más pequeño, y prefieren el aislamiento de sus cuevas. Estos se parecen más a los pequeños trolls de jardín que alguien podría tener en sus jardines, que no deben confundirse con los gnomos de jardín. Los gnomos no apreciarían esa comparación. 

Las historias de trolls se leen como fábulas de advertencia que los padres les cuentan a sus hijos para enseñarles una lección. Las historias hablan de criaturas malvadas que usan su conexión con la naturaleza para engañar y atrapar a los humanos, inventando acertijos para responder antes de que crucen sus puentes, y que comerán cualquier cosa a su vista. Algunas historias sugieren que su comida favorita incluye una porción principal de niños humanos. Para los trolls, uno debe imaginar que no creen que son criaturas malvadas. Pero para los niños que se acuestan por la noche, los golpes en la noche podrían ser fácilmente el sonido atronador de un troll que busca la cena. 

Y justo, todos quieren cenar. Nadie quiere ser la cena.

Índice

¿Los trolls son buenos o malos?

— Trolls y el mito navideño

La mitología navideña parece estar repleta de varias criaturas de una variedad mágica que irrumpen en tu casa. Por supuesto, está Santa Claus y cualquier análisis crítico de este mito hace que uno se pregunte por qué hemos ignorado culturalmente los comportamientos de bandera roja que demuestra antes de arrojar regalos a sus favoritos una vez al año. Y luego tienes a los trolls de la mitología nórdica. Según este mito, irrumpen en la víspera de Navidad y arman un lío organizando una fiesta por el simple hecho de que disfrutan creando problemas a los humanos. 

Ver más  Leprechauns vs Elfos: ¿Cuál es la diferencia?

Islandia da un paso más allá con los trece chicos de Navidad. Estos jóvenes trolls y su madre devoradora de niños entran en las ciudades en busca de travesuras y caos. Los niños dejarán un zapato en la ventana y los jóvenes trolls les dejarán un caramelo u otras golosinas si se portaron bien el día anterior. Surgiría el peligro si el niño recibiera una patata podrida en su lugar. Eso significaba que la madre de los muchachos de Navidad podría tomarte por portarte mal y prepararte la cena. Afortunadamente, mientras te arrepientas, estarás libre de sus garras.

— Trolls y el impuesto puente 

Todo el mundo tiene que ganarse la vida, ¿no? Bueno, los trolls también. Con frecuencia lo hacen vigilando puentes y exigiendo que se pague un impuesto y se responda un acertijo. Dado que gran parte de la tradición escandinava se transmitió inicialmente de forma oral, rastrear los orígenes de cualquier cuento es casi imposible. Entonces, nadie sabe por qué los trolls hacen esto o cuál es la moraleja de estas historias.

Una conclusión es simplemente proporcionar un obstáculo temprano para que el héroe de la historia lo supere. En términos generales, los trolls no tienen un gran arco mítico en comparación con criaturas como gigantes y enanos.

De hecho, los ingleses tomaron una forma emocional completamente diferente de los trolls. Las historias probablemente llegaron a Inglaterra a través de los vikingos y la épica Beowolf. Pero en Inglaterra, en lugar de verlos como criaturas temibles y despiadadas, eran criaturas simples y patéticas que eran fácilmente burladas y engañadas. Pero algunos elementos de eso ya existían en la tradición escandinava también.

Ver más  Imps vs Hadas: ¿Cuál es la diferencia?

La fábula clásica de los tres machos cabríos así lo demuestra. Si bien hay muchas variaciones de la historia, sigue esta narrativa:

Tres machos cabríos son detenidos en un puente por un troll que primero quiere un impuesto y luego amenaza con comérselos. Las dos primeras cabras se cruzan, explicando que la tercera detrás de ellas es mucho más grande y más agradable de comer que ellas. El troll los deja ir con ojos más grandes que su estómago. El tercer macho cabrío resulta ser mucho más grande, tanto que el troll fue dominado rápidamente y expulsado del puente, presumiblemente hasta su muerte. 

Vídeo sobre: ¿Los trolls son buenos o malos?

https://www.youtube.com/watch?v=4XtZANkaZAo

Array