Saltar al contenido

La ascensión de Octavio: de heredero a líder en la Roma antigua

Índice

La transición del poder en Roma: Octavio, el heredero de Julio César

Tras el asesinato de Julio César, las Guerras civiles romanas lideradas por Octavio y Marco Antonio tuvieron un impacto significativo en la historia de Roma. Estos eventos condujeron al establecimiento de un gobierno dirigido por un emperador, poniendo fin definitivamente a la República romana. En este artículo, exploraremos los acontecimientos que marcaron el comienzo de esa guerra y el ascenso de Octavio al poder.

Corría el mes de marzo del año 44 antes de Cristo, cuando un grupo de senadores decidió matar al entonces dictador de la República romana, Julio César. Este nutrido grupo de conspiradores, motivados por el temor al fin de la República y la envidia hacia el gran poder que ejercía César, apuñalaron al líder romano hasta la muerte. Incluso su ahijado, Bruto, lo traicionó. César, el poderoso líder romano, moriría solo y derrotado en el frío suelo del senado.

Lo que los conspiradores no sabían, sin embargo, era que César había dejado un heredero. El joven Octavio, quien no tenía hijos legítimos vivos según la ley romana, fue adoptado por César y se convirtió en su principal heredero. En ese momento, Octavio se encontraba estudiando y recibiendo instrucción militar en Apolonia, en la región Romana de liria, situada más al noroeste de los balcanes. Según los historiadores, su reacción ante la noticia de la muerte de César fue una mezcla de tristeza e incredulidad.

Algunos militares aconsejaron a Octavio que se refugiara con sus tropas en Macedonia, temiendo que los asesinos de César fueran tras él. Sin embargo, el joven Octavio se negó a adoptar una actitud cobarde y decidió navegar hacia el territorio de Italia. Tras desembarcar en Leche, Octavio descubrió el contenido del testamento de César y finalmente decidió honrar su memoria.

Octavio se convirtió no solo en el heredero de dos tercios de las propiedades de César, sino también en su heredero político. A partir de entonces, Octavio asumió el nombre de su tío abuelo, Cayo Julio César. Cabe señalar que, según la tradición romana, los ciudadanos adoptados por una nueva familia solían conservar su nombre anterior en forma de cognomen.

Octavio enfrentó el desafío de entrar con éxito en las altas esferas de la jerarquía política romana, ya que no contaba con suficientes recursos financieros. Fue necesario que fuera creativo en su estrategia. Después de recibir una calurosa bienvenida por parte de los soldados de César en Brindisi, Octavio exigió una parte de los fondos destinados a la guerra contra el Imperio parto en Oriente. Estos fondos ascendían a 700 millones de cestercios, almacenados en Brindisi, punto de escala en Italia para las operaciones militares en Oriente.

Ver más  El trágico malentendido: Celos y muerte en la mitología griega

Más tarde, en el año 44 antes de Cristo, Octavio realizó otro movimiento audaz al apropiarse sin permiso oficial del tributo anual enviado desde la provincia de Roma en Oriente próximo a Italia. Con estos fondos recién adquiridos, Octavio comenzó a reforzar sus fuerzas personales con los legionarios veteranos de César y las tropas asignadas a la guerra parta. Su destacada condición de heredero de César le permitió ganar apoyos en su marcha hacia Roma a través de Italia.

La presencia de Octavio y los fondos recién adquiridos atrajeron a muchos, ganándose el apoyo de los antiguos veteranos de César estacionados en Campaña. En junio, reunió un ejército de tres mil veteranos leales, pagando a cada uno de ellos un salario de 500 denarios. Al llegar a Roma el 6 de mayo del 44 antes de Cristo, Octavio se encontró con Marco Antonio, antiguo colega de César y cónsul en ese momento. Aunque inicialmente existía una tregua incómoda entre Antonio y los asesinos de César, Antonio logró expulsar a la mayoría de ellos de Roma con un encendido panegírico en el funeral de César, lo que aumentó el odio del público hacia los asesinos.

A pesar de que Marco Antonio estaba acumulando apoyos políticos, Octavio aún tenía la oportunidad de rivalizar con él como el principal miembro de la facción que apoyaba a César. Antonio había perdido el apoyo de muchos romanos y simpatizantes de César cuando se opuso inicialmente a la moción de elevar a César a la categoría divina. Durante el verano, Antonio logró ganar el apoyo de los simpatizantes de César y también se acercó a la facción de los optimates, antiguos enemigos de César. Estos últimos veían a Antonio como un mal menor y esperaban manipularlo en su propio beneficio.

En septiembre, Marco Tulio Cicerón, el principal orador del senado, comenzó a atacar a Marco Antonio en una serie de discursos en los que lo presentaba como una amenaza para el orden republicano. Las cosas se pusieron difíciles para Marco Antonio, ya que la opinión pública se volvía cada vez más en su contra y su año de poder consular llegaba a su fin. Intentando protegerse y conservar algo de poder, Antonio trató de aprobar leyes que le otorgaran la provincia de la Galia Sizalpina.

Ver más  La Batalla de Diomedes: Héroes, dioses y la victoria griega

En ese momento, Octavio formó un ejército privado en Italia reclutando veteranos cesarianos. El 28 de noviembre, conquistó dos legiones de Antonio con una oferta económica muy generosa. Ante la gran y capaz fuerza de Octavio, Antonio vio el peligro de permanecer en Roma y para alivio del senado, abandonó la ciudad rumbo a la Galia, que le sería entregada el primero de enero. Sin embargo, la provincia ya había sido asignada a Bruto, uno de los asesinos de César, quien se negó a ceder su control a Marco Antonio.

Antonio asedió a Bruto en Mutina y rechazó las resoluciones aprobadas por el senado para detener los combates. En ese momento, el senado debilitado no tenía ejército para hacer cumplir sus resoluciones. Esto dio una oportunidad a Octavio, quien ya era conocido por su buen número de soldados bajo su mando. Cicerón defendió a Octavio en el senado frente a las burlas de Antonio sobre su falta de linaje noble. Llegó a decir que Roma no tenía mejor ejemplo de piedad tradicional entre los jóvenes que Octavio.

Debido a la insistencia de Cicerón, el senado nombró a Octavio senador el 1 de enero del 43 antes de Cristo. Además, Octavio recibió el Imperio un propretor, un poder de mando que legalizaba su liderazgo de las tropas. Esto hizo posible enviarlo a aliviar el asedio junto con Aulio Hircio y Galo Vedio Panza, que eran los cónsules de la República romana en ese año.

Octavio tomó posesión de su cargo el 7 de enero, fecha que más tarde conmemoraría como el inicio de su carrera pública. Lamentablemente, los cónsules Hircio y Panza murieron en el transcurso de estos eventos. Sin embargo, para Octavio, el final fue glorioso, ya que las fuerzas de Antonio fueron derrotadas en la batalla del Foro de los Galos ocurrida el 14 de abril y en la batalla que tuvo lugar en Mutina el 21 de abril. Estas victorias obligaron a Antonio a retirarse a la Galia transalpina.

Ver más  Gladiadores: Héroes de la Arena - Historia de Roma - Batallas épicas y tragedia.

Esta fue la primera gran victoria de Octavio, lo que le dio un pequeño indicio de la gloria a la que aspiraba. Sin embargo, aún le esperaban muchos retos en su camino hacia el cargo más alto de Roma y para vengar a Julio César. Pero eso será tema de otro artículo.

Resumen del artículo

Acontecimientos Año
Asesinato de Julio César 44 a.C.
Octavio asume el nombre de Cayo Julio César 44 a.C.
Octavio conquista legiones de Marco Antonio 44 a.C.
Marco Antonio se retira a la Galia transalpina 43 a.C.
Victoria de Octavio en la batalla de Foro de los Galos y Mutina 43 a.C.

Preguntas frecuentes

¿Quién era Octavio?

Octavio era el sobrino nieto de Julio César y su principal heredero. Tras la muerte de César, adoptó el nombre de Cayo Julio César y buscó vengar su asesinato mientras escalaba al poder en Roma.

¿Cómo ascendió Octavio al poder?

Octavio reunió apoyo entre los veteranos de las legiones cesarianas y utilizó los fondos destinados a la guerra contra el Imperio parto en Oriente para fortalecer su posición. Conquistó legiones de Marco Antonio y ganó popularidad entre los ciudadanos romanos. Finalmente, derrotó a Antonio en las batallas del Foro de los Galos y Mutina, lo que lo llevó a asumir el control de Roma.

¿Cuál fue el legado de Octavio?

Octavio, quien más tarde sería conocido como Augusto, se convirtió en el primer emperador de Roma. Estableció un gobierno que puso fin a la República romana y sentó las bases del Imperio romano. Su mandato trajo consigo un período de paz y estabilidad conocido como la Pax Romana.

Espero que hayas disfrutado de este artículo sobre el ascenso de Octavio al poder en Roma. Si te interesa conocer más sobre este tema, te invito a explorar otros artículos relacionados en nuestro sitio web. ¡Hasta la próxima!