Saltar al contenido

El Imperio Hitita: Grandes Guerreros y Estimadores de la Paz

En la época de la Edad de Bronce surgieron numerosos imperios, algunos de los cuales se hicieron famosos por su grandeza y poder, como los babilonios. Sin embargo, otros imperios quedaron sepultados en el olvido a lo largo de la historia. Uno de estos imperios ocultos durante mucho tiempo fue el imperio hitita, uno de los más poderosos e influyentes de su tiempo.

Índice

El Imperio Hitita: La Historia Oculta de un Gran Pueblo

Los hititas eran un pueblo de origen indoeuropeo que se asentó en Anatolia central, en la región que actualmente conocemos como Turquía, alrededor del año 2000 a.C. Desde su llegada a esta región, los hititas dominaron a las tribus que allí habitaban, utilizando tanto la fuerza como la diplomacia cuando era necesario. Su sociedad guerrera se caracterizaba por su admiración por los caballos y aquellos encargados de la cría y entrenamiento de estos animales ocupaban un lugar destacado en la sociedad hitita.

Los primeros relatos conocidos sobre los hititas se encuentran en la famosa obra literaria griega, La Odisea, donde son mencionados bajo el nombre de Queestos. Además, en el Antiguo Testamento también se hace referencia a los hititas, incluso se relata la historia de Urías, esposo de Betsabé, quien sirvió al rey David. Urías y Betsabé eran ambos hititas. Además de estas menciones, también se encuentran referencias a los hititas en textos asiáticos y egipcios.

A pesar de los múltiples relatos sobre los hititas, su existencia como imperio fue oficialmente descubierta en 1880 por el arqueólogo Archibald Henry Sayce. Aunque Sayce encontró pruebas de la existencia de los hititas, fue objeto de burlas por parte de la comunidad académica, quienes no creían en la existencia de este antiguo imperio. Sin embargo, años después, en excavaciones realizadas por el arqueólogo alemán Hugo Winckler, se confirmaron los hallazgos de Sayce.

Ver más  ¿Sabían los romanos acerca de China?

El Imperio Hitita: Una Posición Geográfica Estratégica

Para el año 1650 a.C., los imperios babilónico, egipcio y hitita ya se habían consolidado en la región de Anatolia. Los hititas se encontraban en una posición geográfica sumamente privilegiada, ya que podían comerciar con diferentes naciones y culturas. Los puertos de las ciudades hititas eran visitados por barcos mercantes de Grecia, Egipto y Mesopotamia. A pesar de estar rodeados por poderosos reinos e imperios, los hititas nunca fueron conquistados y se dice que nunca perdieron una batalla.

La famosa Batalla de Kadesh, que tuvo lugar alrededor del año 1274 a.C., enfrentó a los hititas y los egipcios. Ambos bandos lucharon ferozmente, pero ninguno logró obtener una victoria decisiva. Finalmente, la batalla terminó en un empate y el faraón Ramsés II se vio obligado a firmar un tratado de paz con los hititas, reconociendo así su igualdad en poder militar con Egipto.

En numerosas ocasiones, los hititas detuvieron invasiones de los asirios, babilonios, egipcios e incluso griegos, derrotando completamente a las tropas enemigas. La calidad de su armamento, como sus cascos y armas de bronce, así como su pesada armadura hecha de pequeñas placas de bronce, les otorgaban una ventaja en el campo de batalla. Se les atribuye también la introducción del hierro en la metalurgia, siendo una de las primeras civilizaciones en dominar esta técnica.

Los hititas también eran conocidos por sus habilidades en la guerra con carros. Sus carros de guerra, tirados por dos o incluso cuatro caballos, eran considerados los mejores de su tiempo. Junto al conductor, los carros llevaban a un guerrero armado con una larga lanza y una armadura, así como a un tercer guerrero encargado de proteger a los demás con su escudo. En ocasiones, este tercer guerrero utilizaba el arco y las flechas para los ataques a distancia. Esta combinación de velocidad, ataque y defensa hizo que los hititas fueran temidos en el campo de batalla.

Ver más  ¿Tenían los romanos maíz?

La Sociedad Hitita: Avances, Arte y Religión

No solo en el ámbito militar eran destacados los hititas, su sociedad se caracterizaba por su gran avance. Contaban con su propio sistema de escritura jeroglífica, la cual posteriormente fue reemplazada por la escritura cuneiforme, adaptada de los asirios. Además, tenían un estilo artístico detallado y leyes bien establecidas que castigaban severamente crímenes como el asesinato. La ciudad de Hattusa, que sirvió como capital de su imperio, contaba con una organización política que incluía a un rey competente en asuntos sociales y militares, así como a un consejo de nobles llamado «bancos», encargado de perseguir crímenes y decidir sobre asuntos menores del día a día.

Incluso los esclavos tenían derechos en la sociedad hitita, lo cual era un aspecto poco común en la época. En cuanto a la religión, los hititas eran conocidos por su gran tolerancia, adorando a los dioses de diversos pueblos y respetando las creencias de sus enemigos. Esta actitud les valió el apodo de «el pueblo de los mil dioses».

El Declive y Desaparición del Imperio Hitita

Tras la Batalla de Kadesh, el imperio hitita entró en conflictos internos y se volvió vulnerable a ataques externos. Los hititas comenzaron a destruir sus propias ciudades y pueblos en una guerra civil interna, mientras que los asirios aumentaban la presión con sus ataques. La población hitita comenzó a abandonar sus hogares y emigrar a otras regiones. Incluso su propia capital, Hattusa, fue incendiada. Los hititas se convirtieron en blanco fácil para grupos de piratas y saqueadores. Así, uno de los imperios más desarrollados de la Edad de Bronce quedó reducido a ruinas.

En cuanto a los sobrevivientes de los hititas, no está claro a dónde fueron ni cómo desaparecieron completamente. Es probable que hayan vivido en pequeñas tribus o buscado refugio en ciudades pertenecientes a otros reinos. Aunque mucho tiempo ha pasado desde su desaparición, el imperio hitita merece ser recordado por su gran importancia histórica y por las contribuciones que realizaron a la sociedad de su época.

Ver más  ¿Los romanos descubrieron América?

Resumen del Artículo

Imperio Hitita Periodo Características Legado
Edad de Bronce 2000 a.C. – 1200 a.C. Poderoso e influente, sociedad guerrera, dominio de la metalurgia del hierro, habilidades en carros de guerra Avances en escritura, arte y tolerancia religiosa

Preguntas Frecuentes

¿Cómo se descubrió oficialmente el imperio hitita?

El imperio hitita fue descubierto oficialmente en 1880 por el arqueólogo Archibald Henry Sayce. Aunque Sayce encontró pruebas de su existencia, fue objeto de burlas por parte de la comunidad académica en su momento.

¿Cuál fue la batalla más famosa de los hititas?

La Batalla de Kadesh contra los egipcios es considerada una de las más destacadas de los hititas. Aunque la batalla terminó en un empate, los hititas lograron establecer un tratado de paz con Egipto y ser reconocidos como un poder militar igual.

¿Qué legado dejaron los hititas?

Los hititas dejaron un legado en la metalurgia del hierro, el arte detallado, la escritura jeroglífica y la tolerancia religiosa. Su influencia se extendió desde Turquía hasta una parte de Líbano y Siria.

Espero que hayas disfrutado de este artículo sobre el imperio hitita. Si estás interesado en aprender más sobre la historia y mitología de otras civilizaciones antiguas, te invito a que explores los artículos relacionados en mi página web. ¡Hasta la próxima!