Saltar al contenido

Traición y venganza: Ares, Afrodita y la caída de Hefesto – Mitología Griega en Historietas

Las aguas del mar que rodean la isla de Chipre se calmaron como si se estuvieran preparando para presenciar una hermosa escena. Fue entonces cuando de entre las aguas comenzó a surgir la diosa más bella de todas: Afrodita, la diosa de la belleza y el amor. Hija de Urano, quien una vez reinó sobre el mundo, Afrodita apareció sobre una concha.

Al llegar al monte Olimpo, Afrodita se convirtió en el centro de atención. Los dioses estaban encantados con su llegada, ya que iluminaba aún más la espléndida morada de los dioses. Sin embargo, Zeus se dio cuenta de que tanta belleza podría generar disputas y discordias entre los dioses, ya que Afrodita despertaba sentimientos lujuriosos y pura envidia en ellos.

Para evitar el caos, Zeus decidió unir a Afrodita, la diosa más hermosa, con Hefesto, un dios de aspecto rústico. Afrodita se sometió al deseo del dios supremo y se unió al dios de las fraguas. A pesar de su apariencia tosca, Hefesto amaba a su esposa y con su talento creaba y cubría a Afrodita con las más bellas joyas. Sin embargo, Hefesto pasaba mucho tiempo ausente, ya que trabajaba largas temporadas en su fragua ubicada en el volcán Etna.

Mientras tanto, la diosa del amor sufría de soledad. En el Olimpo se encontraba otro dios conocido como Ares, el dios de la guerra. Ares tenía una mala reputación debido a su violencia desmedida y su sed de sangre, lo que hizo que los mortales y los dioses lo temieran. Incluso Zeus, su propio padre, lo repudiaba y elegía a Atenea, diosa de la sabiduría y la guerra estratégica, como su favorita.

Ver más  Dioses Nórdicos de la Mitología: Thor, Sif, Tyr y Heimdall

Sin embargo, Afrodita no podía resistirse al estilo impetuoso y a la actitud de «chico malo» de Ares. Este dios poseía una estatura atlética perfecta y su belleza era impresionante, lo cual contrastaba con Hefesto, un dios de aspecto tosco y con una cojera debido a su caída del Olimpo cuando era un bebé. Afrodita estaba cansada de estar tan sola y fue entonces cuando escuchó la llegada de Ares, quien regresaba de otra de sus guerras.

El hermoso dios cubierto de sangre provocaba escalofríos, y Afrodita estaba lista para ayudarlo a limpiar toda esa sangre. Ares se sorprendió al darse cuenta de que durante mucho tiempo nadie en el Olimpo se había prestado a ofrecerle ni siquiera la más mínima cortesía. Insinuándose a Afrodita, Ares comenzó su ritual de seducción, y el pobre dios no tenía ninguna oportunidad contra los poderes del amor ocultos.

Los dioses tuvieron una noche de amor intenso y, desde ese día, cuando Hefesto se iba a trabajar, Ares visitaba a Afrodita en su lecho matrimonial. Para evitar ser visto por el dios Helios, la personificación del sol y el mayor chismoso entre las deidades, Ares encargó a Alektrio que vigilara la puerta de la habitación de Afrodita y le advirtiera si Helios se acercaba.

Hypnos, el dios del sueño, ya se había dado cuenta de que algo extraño estaba pasando entre la pareja, pero no quería ser señalado por los otros dioses. Entonces, el dios del sueño provocó un sueño irresistible en Alektrio, quien se durmió y no vio acercarse al sol.

Cuando Ares se despertó, vio que ya era de día y que la pareja había sido observada por el sol. Furioso con Alektrio, Ares decidió castigar al negligente vigilante y lo convirtió en un gallo. Desde ese día, Alektrio no dejó de gritar justo antes de la salida del sol.

Índice

Header 1

El dios Helios le dijo a Hefesto: «Todo lo que viste, no lo creas, la traición de tu esposa». Sin embargo, Hefesto decidió tender una trampa. Le dijo a Afrodita: «Mi amada esposa, tengo un gran trabajo que hacer y me iré por una semana. No te preocupes, mi esposo, vete y cuando regreses, te habré mantenido la cama caliente, esperándote».

Ver más  Hades: El Señor del Inframundo - Mitología Griega - Historia y Significado

Solo que Hefesto hizo una red tan fina que parecía invisible y la colocó en la cama. Cuando los dioses estaban en pleno acto, la red cayó sobre la pareja y los encarceló. El dios traicionado llamó a las otras deidades para que presenciaran una escena tan vergonzosa. Hefesto les dijo: «Miren a estos traidores atrapados en una situación tan vergonzosa. De mi poderosa red, nunca podrán liberarse y permanecerán encarcelados como castigo».

Hermes miró a Apolo y dijo: «Parece que Ares ha decidido dedicarse a otro tipo de batalla, uno más de mano a mano». Apolo respondió: «Entre todos los castigos ya creados por los dioses, estar unido a Afrodita debe ser seguramente algo insoportable. Pobre Ares». Todos los dioses comenzaron a reír, avergonzando y humillando a Ares.

Header 2

Efecto decidió repudiar a su esposa por la unión de Ares y Afrodita. De esta unión nacieron Deimos, Fobos y la hermosa Armonía.

Header 3

Efecto, lleno de ira y dolor, dejó a Afrodita y se volvió a sumergir en su fragua para dedicarse completamente a su trabajo.

Header 4

Tabla de información:

Diosa Afrodita
Atributos Belleza, amor
Dios de la guerra Ares
Castigo de Hefesto Encarcelamiento en una red
Hijos Deimos, Fobos y Armonía

Preguntas frecuentes:

¿Por qué Zeus decidió unir a Afrodita con Hefesto?

Zeus temía que la belleza de Afrodita generara disputas y discordias entre los dioses. Por eso, decidió unirla a Hefesto, un dios de aspecto rústico.

¿Cuál fue el castigo de Hefesto hacia Ares y Afrodita?

Hefesto creó una red invisible que atrapó a Ares y Afrodita mientras mantenían relaciones. Así, los encarceló como castigo por su traición.

¿Qué hijos tuvo Ares con Afrodita?

De la unión de Ares y Afrodita nacieron Deimos, Fobos y la hermosa Armonía.

Ver más  ¿Por qué es importante Eros?

Espero que hayas disfrutado de esta fascinante historia mitológica. No dudes en visitar nuestro sitio web para descubrir más artículos relacionados con la mitología.