Saltar al contenido

Atenea vs Poseidón: La disputa divina – Mitología Griega

Había una región en la antigua Grecia que hoy conocemos como el Ática. Allí reinaba, según se cree, un ser que había nacido de la propia tierra y tenía cola de serpiente y tronco de hombre. Bajo su mandato, la ciudad de Cécrope ya florecía. Estaba rodeada por los mares y, por tanto, la pesca era un elemento esencial en esta sociedad, ya que del mar obtenían gran parte de su alimentación. Debido a su dependencia del mar, el culto a Poseidón era muy fuerte en la región. El dios de los mares deseaba tener una ciudad dedicada a glorificarlo. Así que se dirigió a la gente de Cécrope y les dijo: «Concagran esta ciudad al señor de los mares y tendrán el océano como patio trasero. Su pueblo dominará a todos los demás pueblos mientras estén en los mares. Cambien el nombre de la ciudad a Poseidonia y recibirán mi gracia». El dios golpeó su tridente en el suelo y de este brotó una fuente de agua salada. «Este es mi regalo para ti. Antes de salir al mar, arrodíllate ante la fuente y te dirá si es seguro navegar».

En ese momento, un brillante destello interrumpió el discurso de Poseidón. En medio de la luz se podía ver la silueta de una figura femenina. Esta era Atenea, diosa de la sabiduría y de la guerra estratégica. Atenea también deseaba el cargo de patrona de la ciudad. La diosa se dirigió a la multitud, que ya estaba asombrada por la vista de Poseidón y que ahora estaba perpleja al ver a tan majestuosa divinidad. «Ciudadanos de Ática, si me eligen como protectora de su ciudad, la belleza y la sabiduría darán fruto en esta ciudad. Las artes y las ciencias se desarrollarán como en ningún otro lugar del mundo». La diosa clavó su lanza en la tierra y del agujero surgió un hermoso olivo. «Este es mi regalo. Saben lo árida que es la tierra que los rodea, pero con esta planta podrán obtener comida de sus frutos. Además, podrán utilizar su aceite para alejar la oscuridad y calentar sus hogares». La gente estaba sorprendida por el regalo.

Índice

El conflicto de los dioses

Se dice que Cécrope, temiendo enfadar al dios que parecía haber sido pasado por alto, pensó que era justo que la gente de la ciudad decidiera a qué dios querían honrar. Los hombres vivían del mar, así que todos votaron por Poseidón. Las mujeres que vivían en la tierra, en cambio, juzgaron superiores los dones de Atenea. Como había más mujeres que hombres en la ciudad, la victoria fue para Atenea. Poseidón estaba furioso y no aceptaba la decisión de la multitud. Solo había una manera honorable de decidir esto: tomar las armas y luchar con él. Poseidón era uno de los dioses más poderosos y confiaba en que Atenea no sería rival para él. Pero la valiente diosa no sentía miedo en su corazón y se preparó para el enfrentamiento. La batalla entre los dioses empezó y se unieron sus fuerzas.

Ver más  ¿Por qué Zeus se comió a Metis?

Sin embargo, el concurso fue interrumpido por un rayo de Zeus. «Llevaré la disputa al consejo de los dioses del Olimpo y allí se decidirá el destino de la ciudad». En el monte Olimpo, los dioses se reunieron para resolver la disputa entre Atenea y Poseidón. Zeus presidió la reunión y dejó que los otros dioses se expresaran sin peleas ni discusiones. Todos los dioses masculinos votaron por Poseidón y todas las diosas votaron por Atenea. Debido a que presidía el consejo, Zeus se abstuvo y así Atenea salió ganadora por solo un voto de diferencia. La antigua ciudad de Cécrope pasó a llamarse Atenas en honor a la diosa.

El templo de Atenea y la ira de Poseidón

Se construyó un hermoso templo en la cima de la Acrópolis en honor a Atenea. Pero la voluntad de Poseidón les hizo la vida difícil a los atenienses. Ya no eran bienvenidos en los mares. La población preocupada acudió al oráculo de Delfos. La pitonisa les informó que la ira de Poseidón solo se aplacaría si se castigaba a las mujeres de Atenas. Para reconciliarse con el dios, todas las mujeres de Atenas dejaron de tener derecho al voto. Para sellar la paz entre los atenienses y Poseidón, se construyó un hermoso templo en honor al dios en el cabo Sunión. El dios se mostró magnánimo y perdonó al pueblo de Atenas, permitiendo que la ciudad conservara el regalo que le había hecho.

Así surgió en Grecia la ciudad que destacaría sobre todas las demás. Las mujeres de Atenas tardaron miles de años en recuperar el derecho al voto.

Ver más  Hathor: Diosa Egipcia de la Belleza - Mitología y Culto

Tabla resumen

Personajes Regalos Resultado
Poseidón Fuente de agua salada Derrota en la votación
Atenea Olivo Victoria en la votación
Poseidón Negativa a permitir a los atenienses navegar Castigo a las mujeres de Atenas
Poseidón Templo en el cabo Sunión Perdona a los atenienses

Preguntas frecuentes

¿Por qué Poseidón y Atenea querían ser los patronos de Atenas?

Los dioses deseaban tener una ciudad que los honrara y en la que fueran adorados. Poseidón, como dios de los mares, quería que la ciudad estuviera dedicada a él, mientras que Atenea, como diosa de la sabiduría y la guerra estratégica, creía que la ciudad prosperaría bajo su protección.

¿Por qué se castigó a las mujeres de Atenas?

La ira de Poseidón llevó a que las mujeres de Atenas fueran castigadas. Según el oráculo de Delfos, solo castigando a las mujeres se podría reconciliar a la ciudad con el dios de los mares. Así, se les retiró el derecho al voto como parte del acuerdo de paz.

¿Cuánto tiempo tardaron las mujeres de Atenas en recuperar el derecho al voto?

Las mujeres de Atenas tuvieron que esperar miles de años para que se les devolviera el derecho al voto. Fue un proceso largo y complejo que no se logró hasta tiempos más modernos.

Espero que hayan disfrutado de esta fascinante historia mitológica. Si desean aprender más sobre la mitología griega, les recomiendo que revisen los artículos relacionados en mi blog. ¡Hasta la próxima!