Saltar al contenido

Ragnarok: El fin de los dioses y el renacimiento del mundo

El cuerno de Heimdall sonó, anunciando que el día de la batalla final había llegado. Las fuerzas del caos, lideradas por Loki, estaban ansiosas por poner fin al reinado de los dioses de Asgard y utilizarían todos los medios disponibles para alcanzar este objetivo. Los dioses sabían que la gran batalla era inevitable y durante milenios se prepararon para el gran día.

Índice

El ejército de Audouin

Las puertas del Walhalla se abrieron y miles de guerreros saldrían de la gran sala para formar el gran ejército de Audouin. En este ejército estaban los guerreros más valientes que aún vivos perecieron luchando valientemente en los campos de batalla. Las valkirias los llevaron a la sala del Walhalla, donde esperaron para mostrar de nuevo todo su coraje luchando junto a los dioses durante el Ragnarok.

Todos los dioses capaces de empuñar un arma se unieron a las filas de los luchadores. El inmenso ejército de los gigantes intentó destruir las puertas que protegían a Asgard. Fue entonces cuando el puente Bifrost se derrumbó y parte del gran ejército cayó a las aguas. Los dioses de Asgard vibraban mientras los gigantes se ahogaban en las aguas del río, pero también sabían que su destino no era esconderse detrás de los poderosos muros construidos por el gigante constructor, sino enfrentar honorablemente a las fuerzas de la oscuridad en el campo abierto.

La batalla en el campo abierto

Así, Odín, montado en su glorioso caballo de ocho patas, dio la orden de ataque y el ejército de los dioses emprendió la carga contra sus enemigos. Cuando los ejércitos se estrellaron, el impacto fue tan poderoso que hizo temblar a Yggdrasil, el árbol de los mundos. El campeón de los dioses aplastó las cabezas de miles de gigantes y derribó a sus enemigos por centenares.

Los gigantes de hielo, liderados por Jotun, lucharon contra los anfitriones de Audouin con gran coraje, lo que dio lugar a que los ejércitos de Gea, los muertos vivientes, se compusieran de forma indigna. Frey, el dios guerrero, luchó valientemente sobre su jabalí dorado junto a los asgardianos. Járnvidr, el valiente dios, atacó a Surt, que era el poderoso líder de los gigantes del fuego. Frey dio lo mejor de sí mismo, pero esto no fue suficiente para derrotar a Surt, quien derribó al dios en extinción con su espada en llamas. Antes de su muerte, Frey se arrepintió de entregar su espada mágica, ya que, si aún la tuviera, todo podría haber sido diferente. Frey fue el primero de los dioses en caer en el campo de batalla, y muchos los seguirían.

Ver más  Kairos: El Dios del tiempo oportuno y las oportunidades perdidas

Tyr, el dios guerrero que sacrificó su mano para que los dioses encarcelaran al lobo Fenrir, también caería después de enfrentarse a Garm, el poderoso lobo del infierno que defendió el mundo de los muertos. Pero antes de su muerte, Tyr logró meter su espada en el corazón de la bestia. El campo de batalla tembló cuando Jormungandr, la serpiente del mundo, se presentó al combate. La criatura expulsó una nube de gases venenosos que masacraron a los guerreros de los dioses.

El enfrentamiento épico entre Thor y Jormungandr

Al ver a la serpiente, Thor se entusiasmó, pues anhelaba el combate decisivo entre él y su antiguo rival. La lucha entre Thor y Jormungandr fue épica. La gigantesca serpiente intentó tragarse al héroe asgardiano mientras él se desviaba de sus embates y contraatacaba con poderosos golpes de su martillo. El dios del trueno logró incapacitar a Jormungandr, que se derrumbó herida. Thor le dio un golpe mortal en la cabeza.

Los dioses y guerreros de Asgard vibraron con la victoria de su campeón. Sin embargo, el golpe de Thor fue tan fuerte que hizo que las bolsas de veneno de Jormungandr se rompieran, esparciendo una nube venenosa alrededor de Thor. El dios del trueno dobló sus rodillas y, finalmente, cayó muerto envenenado.

La batalla continúa

Sin su gran campeón, la batalla contra las fuerzas del caos se hizo aún más difícil para los dioses. Surgió Fenrir, el gigantesco lobo hijo de Loki, que devoró a todos los que se le oponían. Pero lo que más deseaba era encontrar a Odín, su enemigo fraterno. El dios supremo de Asgard sabía que su destino era luchar contra el temible lobo, hijo de Loki, y no dudó en enfrentarse a él.

Odín aplastó a Sleipnir y avanzó en la lucha contra Fenrir, pero el destino de Audouin no era salir vivo de esta disputa. Fenrir abrió su enorme boca y devoró al padre de todos. El gigantesco lobo repudiaba a los dioses después de su victoria contra el más sabio de ellos. Tal provocación llenó de odio el corazón de Vidar, el hijo de Odín. Su furia le dio una fuerza enorme. Vidar atacó a Fenrir y trató de agarrarlo, pero clavó sus pies en la lengua del lobo y, con sus fuertes brazos, empujó sus dientes. Su fuerza era tal que le abrió la mandíbula a Fenrir por la mitad. El lobo gigante estaba muerto.

Ver más  El Toque de Midas - Un deseo dorado

Incluso con la muerte de su hijo, Loki, el traidor, estaba satisfecho con la carnicería. Mientras veía a un dios caer tras otro, Surt, el guardián del puente de fuego de Muspelheim, avanzó entre el ejército de los muertos de Gea. Se dirigió a Heimdall para pelear. La plasticidad del combate hizo que pareciera una danza mortal. Heimdall y Surt se golpearon varias veces, pero el duelo no tuvo ganador, ya que ambos terminaron muertos. El gigante Surt incendió el mundo con su espada y las llamas se apoderaron de todo. No quedaron luchadores ni en el lado de los vivos ni en el lado de los muertos. Todo lo que quedaba eran cenizas en la tierra.

La Renovación del Mundo

Las llamas llegaron a Asgard y arrojaron sus palacios a ríos de fuego. El nivel del agua de los océanos se elevó para formar un gran diluvio. No quedaba nada en la tierra. La era de los dioses había terminado. Las aguas que barrieron la tierra retrocedieron y en la tierra que emergió, las plantas brotaron de nuevo. Un nuevo sol saldrá y aumentará la oscuridad que se ha apoderado de la tierra. El árbol Yggdrasil no pudo soportar el daño hecho durante el Ragnarok y cayó, pero dentro del gran fresno había una sorpresa secreta.

Los dioses habían escondido un par de mortales para que la raza humana pudiera resistir los eventos del Ragnarok. Sus nombres eran Vidar y Vali. Gracias al amor de esta pareja, el mundo será repoblado de nuevo. En el nuevo reino de Idavoll, los hijos de Audouin cuidarán de él. Modi y Magni, los hijos de Thor, llevarán el martillo del dios del trueno y defenderán este nuevo reino y el mundo de los muertos. Baldur resucitará, el más amado de los dioses, y junto con Hodr, resucitarán para tomar los últimos asientos. Allí recordarán las tradiciones antiguas, discutirán el futuro y tratarán de no repetir los errores del pasado.

Ver más  7 dioses y diosas egipcias malvadas y peligrosas

El nuevo ciclo

Los dioses han encontrado las piezas de oro usadas en los juegos de los dioses y, al igual que sus padres, han comenzado un nuevo juego. Del antiguo juego surge un nuevo ciclo que está comenzando.

Personajes Resultado
Odín Muerte
Loki Muerte
Thor Muerte
Fenrir Muerte
Jormungandr Muerte
Surt Muerte
Heimdall Muerte

FAQs

¿Quiénes son los dioses de Asgard?

Los dioses de Asgard son los principales dioses de la mitología nórdica. Gobiernan sobre el reino de Asgard y son responsables de mantener el orden y proteger a los humanos de las fuerzas del caos.

¿Qué es el Ragnarok?

El Ragnarok es la batalla final en la mitología nórdica. Marca el fin del mundo y la destrucción de los dioses y los gigantes. Es un evento catastrófico de proporciones épicas.

¿Qué papel juega Thor en el Ragnarok?

Thor es uno de los principales protagonistas del Ragnarok. Lucha valientemente contra sus enemigos, incluyendo a la serpiente del mundo, Jormungandr, y al gigantesco lobo, Fenrir. Aunque Thor muere en la batalla, su valentía y fuerza son vitales para la defensa de Asgard.

¿Quiénes sobreviven al Ragnarok?

Después del Ragnarok, un nuevo mundo emerge y es repoblado por un par de mortales, Vidar y Vali. También resucitan algunos dioses, como Baldur y Hodr. Estos sobrevivientes se preparan para un nuevo ciclo y para aprender de los errores del pasado.

¿El Ragnarok está basado en alguna historia real?

El Ragnarok es una parte importante de la mitología nórdica y no tiene fundamentos históricos reales. Es un relato mítico que simboliza la lucha entre el bien y el mal, y el ciclo de la vida y la muerte.

Espero que hayas disfrutado de esta fascinante historia de la mitología nórdica. No olvides explorar más sobre este apasionante mundo de dioses y leyendas en otros artículos relacionados en nuestro sitio web. ¡Hasta la próxima!