Saltar al contenido

La Batalla de Horus y Set: La Lucha por el Trono – Mitología Egipcia

Sed, el dios de la destrucción, había acabado con la vida de Osiris, el dios supremo de la mitología egipcia. Sed se apoderó del trono de su hermano y comenzó un régimen de terror. Sin embargo, Osiris había dejado un heredero junto a la diosa Isis. Su nombre era Horus, un dios alado cuyo destino era gobernar los cielos y devolver la luz a Egipto, acabando con la oscuridad impuesta por Sed.

Índice

El Juicio Divino

En su etapa adulta, Horus decidió reclamar el trono que le había sido usurpado por su tío. La contienda fue llevada ante los dioses, quienes presididos por el dios solar, decidirían quién era digno de sentarse en el trono. Sin embargo, esta decisión no sería fácil, ya que surgieron algunas disputas entre Sed y Horus.

Sed contaba con la simpatía de Ra, ya que el usurpador protegía al dios solar de la serpiente Apophis durante sus travesías por los cielos. Para resolver la disputa, se lanzó un desafío entre Horus y Sed. Ambos dioses se transformaron en hipopótamos y debían permanecer sumergidos por tres meses. Horus confiaba en que su madre, la diosa Isis, aprovecharía la vulnerabilidad de Sed para acabar con él. Sin embargo, Isis sentía simpatía por Seth y no pudo cumplir con su misión.

Esta situación enfureció a Horus, quien atacó a su madre, cortándole la cabeza. Pero el dios Thoth, divinidad del conocimiento, intercedió y salvó a Isis colocándole una cabeza de vaca en lugar de la antigua. La disputa entre Sed y Horus continuó durante muchos años. Durante una pelea en el desierto, Horus logró arrancarle los ojos a Seth, gracias a la ayuda de Hathor, diosa del amor. Sin embargo, Thoth restauró los ojos de Horus.

Ver más  Relaciones complejas: Diana y la Reina Isabel II

La Venganza de Horus

El tribunal de los dioses exigió que Sed y Horus se reconciliaran. El dios maligno fingió buena voluntad y extendió una invitación a Horus a una festividad en su palacio. Durante la noche, Sed intentó abusar de su sobrino, con la intención de despojarlo de su dignidad para ocupar el trono. Sin embargo, Horus logró defenderse e impidió que Sed plantara su semilla venenosa.

Horus decidió vengarse con la ayuda de la diosa Isis. Colocó su semilla divina en hojas de lechuga, que fueron ofrecidas a Seth por Isis. El dios de los desiertos infértiles comió la lechuga contaminada y comenzó a deteriorarse frente a todos. De su frente, empezó a surgir un disco brillante. Horus tomó el disco luminoso y lo colocó en su propia cabeza. Sed había sido humillado.

El Reinado de Horus

Finalmente, después de 80 años, el tribunal concedió a Horus el trono que era su derecho. Isis no podría estar más orgullosa de ver a su hijo reconocido y asumir el trono de su padre. Sed fue destinado a viajar con Ra, el dios solar, por los cielos. Sus gritos de furia podían ser escuchados a través del estruendo de los truenos que venían del cielo.

Así comenzó el reinado de Horus sobre Egipto, y entre sus descendientes se encontraban todos los faraones que gobernaron en algún momento el antiguo imperio.

Tabla de Contenido

Sujetos Acciones
Osiris Asesinado por Sed
Isis Genera un heredero con Osiris
Horus Desafía a Sed por el trono
Sed Usurpa el trono y se enfrenta a Horus
Dioses Deciden el destino de Horus y Sed

Preguntas Frecuentes

¿Quién era Osiris?

Ver más  El Reino de Kush: Los Faraones Negros de Egipto - Los Nubios de Nubia a un Gran Imperio

Osiris era el dios supremo de la mitología egipcia.

¿Qué hizo Horus para reclamar el trono?

Horus desafió a Sed en una contienda por el trono.

¿Cómo terminó la disputa entre Horus y Sed?

Después de muchos años de contienda, el tribunal de los dioses concedió el trono a Horus.

¿Cuál fue el legado de Horus?

Entre los descendientes de Horus se encontraban todos los faraones que gobernaron en Egipto.

Gracias por leer este fascinante relato sobre la mitología egipcia. Si te interesan más historias como esta, no dudes en visitar nuestros otros artículos relacionados en rincondelmito.com