Saltar al contenido

La Vida de Rodrigo Borgia – Papa Alejandro VI: Ascensión al poder, escándalos y legado

Índice

El ascenso de Rodrigo Borgia, el futuro Papa Alejandro VI

Rodrigo Borgia nació probablemente el primer día de 1431 o posiblemente un año después, aunque su fecha exacta de nacimiento está rodeada de dudas. Rodrigo pertenecía a la familia Borgia, una familia española que tras la Ascensión del Papa Calixto III adquirió mucho prestigio y poder en Roma.

La historia temprana de la familia está llena de leyendas. Es probable que tenga su origen hacia 1.140 en una rama de la dinastía de Aragón. A lo largo de varias generaciones, los descendientes de este clan tan ramificado ocuparon varios puestos de liderazgo en la ciudad de Xátiva, en una llanura de Valencia, y fueron considerados nobleza menor.

Hasta que Alonso Borgia ascendió al papado en Roma como Papa Calixto III, necesitaba rodearse de aliados y nada mejor que los miembros de su propia familia. Por lo que dos sobrinos de Alonso ascendieron a lo más alto de la jerarquía clerical. Ambos eran frutos del matrimonio de su hermana Isabel con Don Jofre de Borgia, descendiente de la rama principal de la familia. Los sobrinos eran Rodrigo, el futuro Papa Alejandro VI, y su hermano Pedro Luis.

Rodrigo Borgia busca el poder en Roma

Rodrigo fue designado muy joven para seguir la carrera eclesiástica, este era el plan de la carrera típico de la época, ya que los puestos de liderazgo dentro de la iglesia se heredaban generalmente según el celibato, es decir, no de padre a hijo, sino de tío a sobrino.

Para la profesión del joven Rodrigo Borgia, la elevación de Alonso fue fundamental. Rodrigo probablemente llegó a Roma alrededor de 1449. Hacia 1453, Rodrigo se decidió estudiar derecho en Bolonia. El 8 de abril de 1455, Alonso de Borja subió al trono de Pedro como Calixto III. El Papa recién elegido podía nombrar cardenal a cualquier sobrino o, si era necesario, mejorar el estilo de vida de los parientes cercanos.

En febrero de 1456, Rodrigo y Luis fueron nombrados simultáneamente cardenales, lo que supuso un balde de agua fría para quienes esperaban el fin del nepotismo en Roma. Esos dos sombreros rojos eran solo el principio. Calixto III seguía trabajando duro para aumentar el prestigio de su familia.

Rodrigo no tardó en obtener el cargo de vicecanciller, convirtiéndose en un puesto más importante y lucrativo dentro de la curia. Además, fue nombrado obispo de Valencia, lo que elevó su posición y aumentó sus ingresos. Calixto III chocaría con dos prestigiosas familias de la península italiana, los Orsini y el rey de Nápoles. No por casualidad, Rodrigo Borgia tendría los mismos enemigos cuando ascendiera al papado.

A finales de julio de 1458, cuando la campaña contra Nápoles era inminente, la salud de Calixto III se deterioró repentinamente. Y todo el mundo esperaba el fin del gobierno de Borja. Pedro Luis no perdió el tiempo y huyó de Roma, pero el cardenal Rodrigo Borgia no huyó, estaba en el lecho de muerte de su tío.

En el momento de su último aliento, el 6 de agosto de 1458, con la muerte de su tío se perdió el poder territorial, pero Rodrigo pudo conservar los cargos adquiridos en el camino, especialmente la diócesis de Valencia. El sucesor de Calixto III fue el Papa Pío II, reinó la armonía entre la familia del gobernante y el cardenal español. Seis años después, murió Pío II y el nuevo Papa elegido fue Pablo II. El nuevo Papa solo tenía 47 años, todavía en la flor de la vida, sin ninguna amenaza o riesgo de enfermedad conocido. Pablo II fue pontífice durante siete años. De esa época hay pocos registros sobre Rodrigo Borgia que merezcan apenas ser mencionados. Por un lado, porque no formaba parte del círculo de confianza del Papa y, por otro lado, no se puede decir que este pontificado haya sido en general espectacular.

Sin embargo, la vida privada de Rodrigo era supuestamente problemática. Aunque todavía no mostraba esa faceta en público, al fin y al cabo, todavía no podía evaluar con claridad cómo reaccionaría la curia ante tales revelaciones. Eso se decidiría en la siguiente elección papal, cuando la era de Pablo II llegó a su fin en el verano de 1471. Fue elegido Francesco María de la Rovere, que adoptó el nombre de Sixto IV. En la elección de este Papa, Rodrigo Borgia proporcionó un apoyo electoral decisivo y, con el ascenso de su aliado, pudo contar con numerosos favores, ampliando su imperio de cargos y patrimonios.

En 1472, el cardenal Borgia realizó un viaje como representante autorizado del pontífice máximo a España, oficialmente su objetivo era convencer a los reyes de Aragón y Castilla para que emprendieran una Cruzada. Pero más allá de eso, al cardenal se le encomendó una misión mucho más delicada. En 1469, Isabel, princesa heredera de Castilla, se casó con Fernando, príncipe heredero de Aragón. Sin embargo, a ojos de los romanos, esta unión no tenía validez, ya que el estrecho parentesco de los cónyuges representaba un obstáculo.

El ingenio de Rodrigo Borgia en la corte fue ejemplar, habiendo enamorado a la futura pareja real Isabel y Fernando, lo que reportó grandes beneficios en el futuro. Pero los Reyes Católicos también ganaron mucho con esta amistad, ya que en 1494 Rodrigo Borgia, ya como Papa Alejandro VI, fue quien medió en la bula intercoetaria y el Tratado de Tordesillas, acuerdos que repartieron el mundo entre España y Portugal.

El legado de Alejandro VI y su controvertida familia

Sixto IV murió en agosto de 1484 y su sucesor fue Inocencio VIII. El cardenal no era famoso y fue elegido porque no solo era el más desconocido de los cardenales, sino también el más discreto. A lo largo de su carrera como cardenal en Roma, Rodrigo Borgia trató de mantener ocultas sus relaciones extramatrimoniales. Pero después de 10 años de pontificado de Sixto IV, no había razón para tener escrúpulos, los tiempos habían cambiado profundamente.

Ver más  Las 10 mejores películas de mitología nórdica: ¿qué son?

Muchos jóvenes cardenales mantenían una relación duradera con un amante y tenían hijos. El hecho de que fueran concebidos antes o después de entrar en la vida religiosa era un detalle que no suponía ninguna diferencia. En este clima de libertad, Rodrigo Borgia no solo se reprodujo biológicamente, sino que también transmitió su nombre.

A pesar de ser clérigo, su principal amante era Vanoza de Catáneo, que era 10 años más joven que Rodrigo. Fue la madre de sus cuatro hijos más famosos, César nacido en 1475, Giovanni en 1476, Lucrecia en 1480 y Jofre en 1481. El cardenal formó una familia, pero no tenía planes de llevar una vida de casado, por lo que acumuló varias amantes a lo largo de su vida.

Con el poder acumulado, en julio de 1492, Rodrigo Borgia comenzó a sopesar sus posibilidades para el siguiente cónclave. Diseñó estrategias para optimizar sus puntos fuertes y reducir sus puntos débiles. El 25 de julio de 1492, al morir Inocencio VIII, se abrió una disputa por el papado entre Rodrigo Borgia y Giuliano de la Rovere. En años anteriores, un influyente e integrante líder del partido Ascanio Sforza se había perfilado en la curia. Él, y no Rodrigo Borgia, era el verdadero jefe de los enemigos de la Rovere. Así pudo contar con no menos de 12 de los 23 cardenales que se preparaban para el cónclave.

Sin embargo, Sforza tenía una desventaja personal. Con solo 37 años y siendo hermano del gobernante de Milán, no podía declarar sus pretensiones de subir al trono de Pedro. El veto de los purpurados de mayor edad y menos expuestos políticamente sería inevitable. Su candidato, por tanto, era Rodrigo Borgia, pues este poseía lo que al otro le faltaba: ricos patrimonios. Ninguna otra elección papal había estado tan intensamente determinada por cuestiones políticas como esta. Esta vez, el cónclave estuvo completamente dominado por la agitación de dos grandes potencias.

Milán, dirigida por Ludovico Sforza, estaba en guerra con Ferrara. No fue difícil para Ascanio obtener el apoyo de su hermano para la elección de Rodrigo, ya que tener un Papa como aliado era de suma importancia. El criterio del mérito espiritual ocupó el segundo lugar. Con un cheque en blanco, Ascanio Sforza puso todo su empeño en comprar los votos para la elección de Rodrigo. Rodrigo Borgia fue elegido y fue coronado Alejandro VI el 26 de agosto de 1492.

El papado de Alejandro VI y su familia en el poder

Mientras las flores de la fiesta de la coronación se marchitaban, salieron a la luz las hipotecas del poder recién conquistado de Alejandro VI. El Papa tuvo que pagar a Ascanio y a su hermano Ludovico en Milán. Pero para ello, no utilizó dinero, sino precisamente su influencia.

Inmediatamente después del triunfo del voto, Giuliano de la Rovere huyó de Roma para trincherarse en la fortaleza del castillo de Ostia, a pesar de ser Papa Alejandro VI. Sabía que su papado se debía a los esfuerzos de los Sforza y que los de la Rovere solo esperarían a que el polvo se asentara antes de volver a la acción.

Así se hizo más urgente la creación de una familia de Cardenales. El 31 de agosto de 1492, los Cardenales aprobaron por unanimidad el nombramiento de Juan Borgia como cardenal. Entonces, aceptó el matrimonio de su hija Lucrecia con Giovanni Sforza.

El 12 de junio de 1493 tuvo lugar el matrimonio de Giovanni Sforza con Lucrecia Borgia, que solo tenía 12 años. En lugar de esta celebración familiar fue, por cierto, el Vaticano. Mientras tanto, el cardenal de la Rovere lo acusó de simonía y trajo al rey francés Carlos VIII para deponerlo. Pero Alejandro VI hizo un trato, permitió el tránsito de los ejércitos franceses y fue reconocido como Papa por el rey francés. Mientras tanto, negoció con el emperador alemán Maximiliano I y con gobernantes de España y Venecia una alianza que acabó derrotando a los franceses.

El Papa no quería pasar a la historia como uno más, pero para destacar debía liberarse del dominio de los Sforza. Sin alternativa, el Papa tuvo que aliarse con su antiguo rival, Giovanni de la Rovere, que aceptó la asociación siempre que Ascanio Sforza fuera expulsado de Roma. Además, Alejandro VI contaba con el apoyo de los Reyes Católicos de España.

No pasó mucho tiempo antes de que se diera la orden de desalojo a Ascanio Sforza. Su hermano se enfureció al escuchar la noticia. Con sus nuevos aliados y con más autonomía, el Papa preparó el siguiente paso, nombraría 12 Cardenales al mismo tiempo. Por supuesto, aprovechó para colocar a hombres de confianza dentro del Vaticano.

Y entre estos 12 Cardenales, uno de ellos era César Borgia. Así es, el hijo del Papa. Muchos escandalizaron y pensaron que Alejandro VI quería crear un papado hereditario. Mientras que otros estaban preocupados por el carácter de César Borgia. La paz del Papa solo terminaría cuando Milán se aliara con Francia.

En 1494, los franceses acabaron arrebatando Florencia al control de los Medici. El siguiente movimiento del rey francés fue dirigirse a Roma para hablar con el Papa y evitar una invasión de los franceses en Roma. Se envió a Ascanio Sforza. Se dio un tratado con varios términos humillantes a Alejandro VI que, en lugar de aceptarlo, decidió, como resultado, el rey francés avanzó sobre Roma.

Ver más  Iduna y las Manzanas de la Inmortalidad - Mitología Nórdica: El Secuestro y la Restauración de la Juventud

Bajo asedio, Alejandro VI se refugió en el castillo de Sant’Angelo. La única solución, por tanto, era negociar. Cualquier acuerdo con el rey era mejor que ningún acuerdo. El 15 de enero de 1495, se firmó el acuerdo. A pesar de la tensa situación, no le fue tan mal al Papa. Al que no le gustó fue Ascanio Sforza, que esperaba algo más rotundo del rey francés.

Ya que entonces, la relación entre el duque de Milán y el rey se volvió problemática. De nuevo, en tiempos de paz, el Papa decidió volver a su tema favorito, es decir, la promoción de los miembros de su familia. Alejandro VI concedió a su hijo favorito, Giovanni Borgia, el título de general de la Iglesia.

El trágico final de la familia Borgia

En 1497 ocurrió algo dramático, los franceses se enfrentaron a los milaneses. Y para romper de una vez por todas con Sforza, el Papa decidió anular el matrimonio de su hija Lucrecia. Afirmó que el matrimonio no se había consumado, incluso después de cuatro años. Como reacción, Giovanni hizo correr la voz de que el Papa lo hacía porque tenía relaciones con Lucrecia, al igual que César.

Poco después, el Papa recibiría un gran golpe. Misteriosamente, su hijo favorito sería asesinado, sus restos fueron encontrados en el río Tíber, su garganta fue cortada y desfigurada por 8 golpes de daga. El Papa sintió el golpe, daría cualquier cosa por devolverle la vida a su hijo. La lista de sospechosos era larga, ya que los Borgia, tras casi cinco años de pontificado, tenían muchos enemigos. A día de hoy, el asesinato de Giovanni es un misterio y nunca se ha resuelto.

Con la muerte de Giovanni, César acabó ocupando poco a poco el lugar de su hermano. Fue la persona que más se benefició de esta tragedia familiar y no tardó en correr la voz de que el verdadero asesino de Giovanni era el propio César. En contra de esta teoría está el hecho de que Alejandro VI nunca habría perdonado tal acto.

En el momento de mayor tristeza, Alejandro VI siguió haciendo planes para el futuro de la familia. Con el paso del tiempo, empezaron a surgir fuertes rumores de que César Borgia abandonaría el cardinalato para ganar un estado para sí mismo, teniendo ojo puesto en Romagna. En 1497, el Papa tramitó un nuevo matrimonio para Lucrecia, que finalmente se casó en marzo de 1498 con Alfonso de Aragón.

Ese mismo año murió el rey Carlos VIII y Luis XII subió al trono, pero tenía un problema. Llevaba años casado y sin hijos. Pretendía anular su matrimonio y casarse con Ana de Bretaña, la viuda de su antecesor. Para ello, necesitaba una dispensa papal. Por lo que se firmó una alianza. El rey ganó su dispensa, se casó con Ana, pero ¿qué obtuvo el Papa a cambio? Cambió la mano de César Borgia con una noble fra.

El 17 de agosto, César se despidió de su sombrero púrpura. Los Borgia perdieron un cardenal, pero ganaron un príncipe a cambio. El rey francés concedió un principado al hijo del Papa, ahora tenía su propio dominio, aunque carecía de título. En 1499, César Borgia se casó finalmente con Carlota de Albret.

Además de estos acuerdos, se acordó que el Papa no interferiría en el ataque a Milán que el pistolevice estaba planeando. En 1500, la familia Sforza fue derrotada y depuesta de Milán.

Los años siguientes estuvieron llenos de alegría para el Papa. El 30 de octubre de 1501, Alejandro VI y su hijo César celebraron lo que se conoce como «El banquete de la castaña» en el Palacio Apostólico, la residencia oficial del Papa. Fue una fiesta que duró toda la noche y en la que el Papa, su hijo y parte de su círculo íntimo disfrutaron de los servicios de 50 prostitutas al mismo tiempo y lo convirtieron en una competición. Aunque todavía se discute acaloradamente si esta fiesta tuvo lugar realmente o si solo fue una creación de los calumniadores de la familia Borgia.

El legado de Alejandro VI y los Borgia en la historia

Después de 11 años como Papa, Alejandro VI sufrió una grave enfermedad que también afectó a César Borgia. El joven logró recuperarse, pero el anciano Papa murió el 18 de agosto de 1503, a la edad de 72 años. Su entierro tuvo lugar en la iglesia de Santa María en Monserrat, en España, y su sucesor fue el Papa Pío III.

Aunque no se sabe con certeza el motivo de su muerte debido a la época en que se produjo, las dos hipótesis más probables son envenenamiento o la malaria. Aunque el Papa Alejandro VI no era un hombre santo ni trataba de parecerlo, era querido por el pueblo romano.

Roma pasó por una ola de crímenes violentos y no tenía policía para hacer cumplir la ley. Alejandro VI consiguió reducir la violencia identificando las murallas para mantener alejados a los invasores y unificó los feudos de la iglesia. Sin embargo, su principal legado fueron las bulas alejandrinas, que iniciaron el reparto de tierras entre portugueses y españoles en todo el mundo. Más tarde, la acción se confirmó definitivamente en el tratado de Tordesillas, durante el papado de Julio II, que fue otro Papa que causó revuelo. Este fue de cuello y corbata, de hecho fue Giuliano de la Rovere, el hombre que disputó el papado a Rodrigo Borgia.

Ver más  11 gigantes en la mitología nórdica: ¿quiénes son?

Tabla resumen:

Papa Años de Pontificado Eventos Destacados
Calixto III 1455-1458 Ascenso de Rodrigo Borgia en la jerarquía clerical
Pío II 1458-1464 Mantuvo armonía con la familia de Rodrigo Borgia
Pablo II 1464-1471 Alejandro VI se mantuvo en segundo plano
Sixto IV 1471-1484 Elevación de Rodrigo Borgia a poderosos cargos
Inocencio VIII 1484-1492 Continuación del ascenso de Rodrigo Borgia
Alejandro VI 1492-1503 Rivalidades, alianzas y consolidación del poder de los Borgia
Pío III 1503 Sucesor de Alejandro VI, reinado breve

Preguntas frecuentes:

1. ¿Por qué Rodrigo Borgia fue elegido como Papa?
Rodrigo Borgia fue elegido Papa, tomando el nombre de Alejandro VI, gracias a sus habilidades políticas y al apoyo de poderosas familias y líderes de la época. Su riqueza, influencia y promoción de sus parientes le permitieron asegurar los votos necesarios para ser elegido como Papa en el cónclave.

2. ¿Cuál fue el papel de la familia Borgia en el papado de Alejandro VI?
La familia Borgia tuvo un papel central en el papado de Alejandro VI. Sus hijos, como César y Lucrecia Borgia, desempeñaron roles destacados en la política y la diplomacia de la época. Alejandro VI los promovió a puestos clave dentro de la iglesia, lo que generó controversia y críticas. Su legado como Papa y el poder de los Borgia perduraron en la historia.

3. ¿Cómo fue el final de la familia Borgia?
La familia Borgia experimentó un trágico final. Giovanni, hijo favorito de Alejandro VI, fue asesinado en circunstancias misteriosas. César Borgia se convirtió en el principal heredero del poder de la familia, pero su reinado fue efímero. Con la muerte de Alejandro VI, el poder de los Borgia se desvaneció gradualmente y su influencia en la política y la Iglesia disminuyó.

4. ¿Cuál fue el legado de Alejandro VI?
El legado de Alejandro VI ha sido objeto de debate y controversia. En su papado, promovió el poder y la influencia de su familia, los Borgia. Además, emitió las famosas «bulas alejandrinas», que dividieron el mundo entre España y Portugal. Su papado representó un período de gran poder y conflicto en la Iglesia Católica, y su reputación ha sido objeto de interpretaciones diversas a lo largo de la historia.

5. ¿Qué impacto tuvo el papado de Alejandro VI en la Iglesia Católica?
El papado de Alejandro VI dejó una marca en la historia de la Iglesia Católica. Su estilo de vida extravagante y las acusaciones de corrupción crearon una imagen negativa del papado en la época. Sin embargo, su influencia política y diplomática ayudó a consolidar el poder y la influencia de la Iglesia en Europa. A pesar de las críticas, su pontificado sentó las bases para futuros cambios y reformas en la Iglesia.

6. ¿Por qué la familia Borgia es tan conocida?
La familia Borgia es conocida por su controvertido papel en la política y la iglesia durante el Renacimiento. Su ascenso al poder, sus relaciones familiares y sus intrigas han sido objeto de numerosas obras literarias y cinematográficas. Además, los Borgia dejaron un legado duradero en la historia de Italia y la Iglesia Católica.

7. ¿Cuál fue el impacto cultural de los Borgia?
Los Borgia tuvieron un impacto cultural significativo en su época y en la historia posterior. Su mecenazgo artístico y su promoción de las artes ayudaron a promover el Renacimiento en Italia. Además, su ascenso y caída han sido tema de numerosas obras literarias, teatrales y cinematográficas que han contribuido a su fama y a alimentar el mito que rodea a esta familia.

8. ¿Qué ocurrió con los bienes y poder de la familia Borgia después del papado de Alejandro VI?
Después del papado de Alejandro VI, el poder y los bienes de la familia Borgia se vieron significativamente reducidos. Las alianzas políticas y la muerte de figuras clave, como Giovanni Borgia, debilitaron la posición de los Borgia en la sociedad. Su influencia en la política y la Iglesia disminuyó, y su legado fue objeto de críticas y controversias a lo largo de la historia.

9. ¿Qué lecciones podemos aprender de la historia de los Borgia y el papado de Alejandro VI?
La historia de los Borgia y el papado de Alejandro VI nos enseña la complejidad de la política y las relaciones de poder en la Iglesia Católica y en la sociedad del Renacimiento. Además, nos muestra el impacto de las decisiones y acciones de los líderes y cómo pueden influir en el curso de la historia. También nos recuerda las consecuencias de la corrupción y las luchas de poder en los círculos más altos de la iglesia y la política.

Artículos relacionados:

Si te interesó la historia de los Borgia y el papado de Alejandro VI, te invitamos a leer otros artículos relacionados en nuestro blog. Descubre más sobre la historia de la Iglesia Católica, las intrigas del Renacimiento y los personajes que marcaron esa época.

¡Hasta la próxima! Y no olvides explorar nuestro sitio para conocer más sobre la historia fascinante de la humanidad.