Saltar al contenido

El Regreso del Príncipe de Troya: El Destino Cumplido de Casandra y las Gemelas Elena y Casandra

El rey primo de Troya tuvo más de 50 hijos, y entre ellos se encontraban las gemelas Casandra y Elena. Desde pequeñas, su padre decidió que serían entregadas para servir en el templo de Apolo. Un día, cuando aún eran niñas, estaban jugando en el templo y se olvidaron de la hora de volver a casa. Como era tarde, acabaron durmiendo en el templo. Durante la noche, una serpiente enviada por Apolo lamió sus orejas y así recibieron el don de la profecía.

La joven Casandra creció y se convirtió en una hermosa mujer. Tal era su belleza que encantó al dios Apolo, quien le declaró su amor. Sin embargo, ella lo rechazó. A pesar de eso, Apolo consiguió ocultar su enfado y le pidió solo un beso. Cuando Casandra acercó sus labios al dios, este le maldijo y el beso se convirtió en una maldición. A partir de entonces, aunque seguía teniendo el poder de la profecía, había perdido el poder de la persuasión. Nadie más creyó en sus profecías y Casandra llegó a ser vista como una loca.

Si la pobre Casandra no hubiera rechazado al dios Apolo, el gran baño de sangre que se avecina podría haberse evitado. En Troya, se preparaba una fiesta anual en honor al príncipe Alejandro de Troya, quien todos creían muerto. Los soldados reales fueron al monte Ida en busca de premios para los ganadores de los juegos que tendrían lugar en el festival. Paris, el pastor que vivía con una ninfa como si fuera su esposa, decidió participar en el torneo para intentar recuperar a su toro favorito, aunque la ninfa le había profetizado que si se marchaba a Troya, no volvería a tenerla en sus brazos.

Ver más  Inesperado y devastador: El Terrible Fimbulvetr - El Evento de Extinción en la Mitología Nórdica

El joven pastor nunca había estado en una ciudad como Troya y quedó maravillado por el esplendor y la grandeza de la ciudad. Participó en los juegos y logró derrotar a cada uno de sus oponentes, incluyendo a Héctor, el príncipe heredero de Troya. Pero su victoria desató la ira del rey Príamo, quien ordenó a sus seguidores atacar a Paris. El pastor huyó y se refugió en el templo de Sellos, donde fue reconocido por su hermana, Casandra.

A pesar de los gritos de Casandra, el rey Príamo y la reina Hécuba decidieron proteger a Paris y ordenaron a sus perseguidores que se alejaran. La reina se acercó a Paris y, entre lágrimas, reconoció que se trataba de su hijo, a quien creía muerto. El padre adoptivo de Paris también confesó que no tuvo el valor de quitarle la vida cuando era bebé. Finalmente, quedó claro que Paris era el hijo perdido y todos celebraron su regreso.

Índice

Tabla resumen

Personajes Acción Consecuencias
Casandra y Elena Juegan en el templo de Apolo y son malditas con el don de la profecía Casandra es vista como una loca y nadie cree en sus profecías
Paris Participa en los juegos y derrota a Héctor Desata la ira del rey Príamo y es perseguido
Casandra Reconoce a Paris y clama para que lo maten El rey Príamo y la reina Hécuba protegen a Paris
Reina Hécuba Reconoce a Paris como su hijo Paris es aceptado como príncipe troyano

Preguntas frecuentes

1. ¿Por qué Apolo maldijo a Casandra?

Porque ella rechazó su amor y solo le dio un beso por compromiso.

2. ¿Qué poderes perdió Casandra después de la maldición?

Perdió el poder de persuasión, lo que hizo que nadie más creyera en sus profecías.

Ver más  El Cuervo Vanidoso y el Zorro Astuto - Aprendiendo a Desconfiar de los Aduladores

3. ¿Por qué Paris fue perseguido después de ganar los juegos?

Desató la ira del rey Príamo al derrotar a su hijo Héctor y humillar a la casa real de Troya.

Gracias por leer este artículo sobre la historia de Casandra y Paris en la mitología griega. Si te interesa aprender más sobre mitología, te invitamos a consultar nuestros otros artículos relacionados. ¡Hasta la próxima!