Saltar al contenido

9 Dioses de la Enéada en la mitología egipcia: ¿quiénes eran?

La Enéada heliopolitana (del griego ennea, nueve) fue el mito de creación más antiguo del Antiguo Egipto. Describía a los nueve dioses que emergieron de uno, habiendo venido él mismo de la nada. Estos dioses ocuparon cuatro generaciones. Cada uno de ellos era responsable de una parte diferente de lo que sería el mundo y el universo.

Aunque hubo otros mitos de la creación en todo el Antiguo Egipto, la Enéada fue uno de los más perdurables. Más tarde, incluso se combinó con otras leyendas más nuevas, ¡solo para que encajara!

Los miembros de la Enéada , en orden, eran…

Índice

Los 9 dioses y diosas egipcias de la Enéada

1. Atum – el Dios Creador

Atum fue el primer dios que surgió espontáneamente de las aguas de Nun sobre el primer montículo de tierra. Esa tierra fue la primera en el mundo, y de ella y de Atum surgieron toda la vida y todos los demás dioses. Aunque generalmente se le conoce como «él», Atum no era ni hombre ni mujer y no tenía padres.

Era un dios del sol primitivo que luego se combinaría con Ra para convertirse en Ra-Atum. Los animales sagrados para él eran la mangosta egipcia, el león, el toro y el lagarto. La mangosta, en particular, era enemiga de la serpiente malvada, Apofis.

Después de salir de las aguas, Atum se masturbó. De su semilla derramada surgieron Shu y Tefnut. Se aparea con su propia sombra o escupe en otras versiones de la historia en lugar de darse placer a sí mismo.

Fue considerado un protector de los faraones. Él era responsable de encontrarlos en sus tumbas y llevarlos al más allá. En el más allá, el rey, todos considerados hijos de Atum, se convertirían en estrellas que nunca morirían. Uno de los títulos de Atum era “Padre de Reyes”.

A diferencia de muchos dioses, Atum suele parecer completamente humanoide. Tiene una corona roja y blanca.

2. Shu – Dios del aire

Shu fue uno de los dos hijos nacidos de Atum, y era el señor del aire. Separó el aire y el cielo y trajo aliento al mundo. También era un dios de la paz y un dios patrón de los leones. Por lo general, se lo representaba como un humanoide completo, pero a veces se lo mostraba como un hombre con cabeza de león. Lleva un ankh.

Las nubes eran el reino de Shu, y cuando se le representaba en el arte, siempre llevaba entre una y cuatro plumas de avestruz. Era la personificación del viento y estaba casado con su hermana, Tefnut . Los hijos de Nut y Geb eran la tierra y el cielo que Shu debe separar para sostener toda la vida.

Ver más  Relaciones complejas: Diana y la Reina Isabel II

Debido a su trabajo sosteniendo el cielo, estuvo fuertemente asociado con el Dios Titán Atlas durante los períodos grecorromanos en Egipto.

3. Tefnut – Diosa de la humedad

Tefnut era la personificación del rocío, una importante fuerza vital para los egipcios, y la esposa y hermana de Shu. Cuando lloraba, sus lágrimas hacían que las plantas prosperaran y crecieran dondequiera que cayeran. Su hermano-esposo y ella estaban tan estrechamente vinculados que cada uno contenía la mitad de la misma alma.

Tefnut se convirtió en la madre de Nut y Geb. Al igual que su gemela, Shu, a menudo es humanoide o se muestra como una mujer con cabeza de leona. Muy ocasionalmente, ella es completamente leonina.

Era conocida por su furia y se ponía muy celosa cuando sus nietos recibían más adoración que ella. Solo estuvo dispuesta a volver a su vida cuando el dios Thoth le otorgó un título de honor. Así como el pene de Atum producía una semilla que da vida, Tefnut podía hacer que el agua pura brotara de sus partes íntimas.

4. Geb – Dios de la Tierra

Geb a menudo se representaba como un hombre verde con plantas que brotaban de su espalda. Estaba casado con su hermana, Nut, que era el cielo. Debido a los hijos que la pareja tuvo juntos, Geb era conocido como el “padre de los dioses”.

Geb se desempeñó como juez en las disputas entre los dioses, sobre todo en la contienda de Set y Horus. Le correspondía a él juzgar a quién finalmente se le daría la tierra después de la muerte de Osiris. Debido a esto, los faraones piadosos eran conocidos como los herederos de Geb.

Geb usó una víbora alrededor de su cabeza en muchas representaciones. Por esta razón, a menudo se le llama el padre de las serpientes, lo que tenía aspectos tanto positivos como negativos con respecto a las creencias religiosas del antiguo Egipto.

5. Nut – Diosa del Cielo

Nut era el cielo, y tocaba cada uno de los puntos cardinales mientras se extendía por toda la tierra. Ocasionalmente era una diosa vaca, pero más a menudo era simplemente una mujer humanoide gigante arqueada sobre su hermano-esposo, Geb. Shu, su padre, los mantuvo separados.

Más tarde, cuando Ra entró en la mitología popular, a menudo se la mostraba como su esposa. Su relación con Geb hizo que él se vengara y le impidiera tener hijos hasta que Thoth agregó cinco días adicionales al final del año. Se decía que se tragaba el sol todas las noches y lo daba a luz todas las mañanas.

Ver más  Metatrón: Príncipe de los Serafines y Portavoz Divino.

Nut también era una parte esencial de los derechos funerarios de los reyes, protegiéndolos y proporcionando aliento y agua para la próxima vida. También era responsable de mantener separados el caos y el orden.

El cuerpo de Nut estaba cubierto de estrellas y, como tal, gobernaba sobre todos los cuerpos celestes.

6. Osiris – Dios de los Muertos y los Funerales

El hijo primogénito de Geb y Nut, Osiris, fue originalmente el gobernante de la tierra y un dios de la agricultura. Era conocido como eternamente bueno en todo lo que hacía. Sin embargo, Osiris fue asesinado por su hermano celoso, Set, que quería apoderarse de la tierra. Su muerte fue luego vengada por su hijo, Horus.

La hermana-esposa de Osiris, Isis, y su hermana Nephthys trabajaron juntas para revivir al dios muerto. Sus piezas dispersas fueron reunidas y rejuvenecidas, a excepción de su falo, aunque Isis le creó uno nuevo. Después de eso, Osiris gobernó en el inframundo y ayudó a las almas a alcanzar la próxima vida.

Siempre fue humanoide y tenía piel verde en su forma terrenal y negra en su asociación con el inframundo. Era uno de los dioses más poderosos y venerados.

A veces se le consideraba un dios de la luna. También era responsable de juzgar a las personas que ingresaban al inframundo para probar su valor en la próxima vida.

7. Isis – Diosa de la Magia y la Maternidad

Conocida como la Madre Divina, Isis era la esposa y hermana de Osiris y la madre de Horus. Isis fue quien devolvió la vida a Osiris después de su asesinato por parte de su hermano, Set. Ella también tomó a Horus y huyó después del asesinato, acompañada de siete escorpiones.

Isis era conocida como una madre amorosa. Una vez trajo de vuelta al hijo de una mujer que la había agraviado solo porque el niño no hizo nada malo. Era muy cercana a la diosa Hathor, quien la ayudó a devolverle la vida a Osiris.

Isis también fue extremadamente popular durante la ocupación grecorromana de Egipto, durante la cual fue conocida como la Reina del Cielo.

Su hijo, Horus, era lo más valioso para ella. Ella lo escondió en un matorral para protegerlo de su malvado tío, y cuando murió, se negó a aceptarlo hasta que volviera a la vida.

Además de una diosa de la magia y la maternidad, Isis a menudo se asociaba con el cielo, la sabiduría, la realeza, la familia y el luto. En la época ptolemaica, a menudo se la consideraba la reina de todo el cosmos.

8. Set – Dios del Mal y el Caos

Set estaba celoso de su hermano y lo mató, y finalmente fue vencido por su sobrino, Horus. En realidad, era el esposo de su hermana Nephthys, ¡aunque ella no lo amaba particularmente según todos los informes!

Ver más  El Leviatán: Monstruo bíblico y su relación con el pacto social - Angeles y Demonios

Sin embargo, a pesar de sus crímenes, Set tenía varios seguidores. La reencarnación era una parte tan esencial de la creencia egipcia. Set fue visto por muchos como el responsable de desencadenar el primero debido a la muerte y el renacimiento de Osiris.

Él y Osiris estaban fuertemente asociados con el color. Donde Osiris era negro, Set era rojo.

Su supuesto hijo de Nephthys era Anubis, aunque Osiris era en realidad el padre de Anubis. Fue el padre de Maga, el dios cocodrilo, de Anat o Astarte.

Set también era un dios de la tormenta con poder sobre el clima terrible.

9. Nephthys – Diosa de los funerales

La hermana y esposa de Set y Osiris y la hermana de Isis, Nephthys, desempeñaron un papel más secundario que los demás en la tradición egipcia tradicional. Ella e Isis a menudo trabajaban juntas en ritos funerarios, ya que Neftis estuvo al lado de Isis durante el embalsamamiento de Osiris.

Aunque estaba casada con Set, era mucho más leal a Osiris y no estaba asociada con el mal. Ella y Set nunca tuvieron hijos biológicos. En cambio, produjo a Anubis por Osiris, ya sea tomando la apariencia de Isis o dándole vino a Osiris. Esto no afectó su relación con su hermana.

Escondió a Anubis hasta la muerte de Osiris, después de lo cual huyó de su esposo e Isis la ayudó a recuperar a Anubis. En algunas historias, Isis luego adoptó a Anubis. Después de eso, las hermanas fueron inseparables.

El lino que se usa para envolver a las momias a veces se denomina «los mechones de Nephthys».

Pensamientos finales

Los mitos de la creación de la enéada son uno de los mitos egipcios más perdurables y resistieron la prueba del tiempo, aunque sea en una forma ligeramente alterada. Dio a luz a algunos de los dioses y diosas egipcios más interesantes, y más tarde creó algunos grandes mitos.

Esperamos que haya disfrutado de este breve resumen. Hay otros artículos en el sitio web, así que siéntase libre de hojearlos.

Vídeo sobre: 9 Dioses de la Enéada en la mitología egipcia: ¿quiénes eran?