Saltar al contenido

5 mitos e historias de los diablillos

Desde los albores del folclore alemán antiguo, los diablillos han sido criaturas fascinantes de mitos y leyendas, tanto en Europa como en todo el mundo en diferentes versiones. Son pequeños humanoides traviesos y problemáticos con una predilección por las bromas y los engaños. A menudo, están asociados con el diablo en el mito cristiano posterior, aunque incluso entonces son demonios menores y más molestos que una amenaza real.

Un tema a lo largo de la literatura traviesa es que son criaturas de servidumbre. Casi siempre, sirven a un maestro mayor. ¡Los siguientes son algunos de los mitos e historias más interesantes que los rodean!

Índice

Algunos mitos, historias y cuentos que involucran diablillos

1. El diablillo de la botella de Robert Louis Stevenson (1891)

Un hombre hawaiano llamado Keawe compró una botella maldita que contenía un diablillo. El diablillo podía conceder todos los deseos de Keawe, pero con una trampa: si no vendía la botella a otra persona antes de su muerte, a un precio más bajo que el que la compró, su alma sería arrastrada al infierno.

Keawe desea una fortuna, pero tiene un precio: su tío es asesinado y el dinero proviene de él. Vende la botella después de explicar la maldición. Más tarde, después de conocer a una esposa, se le diagnostica lepra. Busca la botella para curarse, pero la compra por solo un centavo, lo que significa que no puede revenderla. El esposo y la esposa intentan sacrificarse el uno por el otro comprando la botella por una fracción de centavo. Por fin, un viejo marinero reclama la maldición y los dos viven felices para siempre.

2. The Lincoln Imp (Leyenda inglesa del siglo XIV)

Dos diablillos se levantaron del infierno para obedecer los deseos de su amo, Satanás, y causar estragos en la catedral de Lincoln, Inglaterra. Entraron en el edificio y comenzaron a destruir todo lo que había dentro, además de aterrorizar al obispo. El obispo oró, y un ángel se levantó de las páginas de un libro de himnos y advirtió a los diablillos que se fueran.

Ver más  Imps vs Demons: ¿Cuál es la diferencia?

Cuando los diablillos no quisieron irse, el ángel convirtió a uno en piedra y lo colocó en lo alto del edificio como una gárgola, donde permanece hasta el día de hoy. El otro diablillo escapó, pero todavía da vueltas por la catedral por la noche, en busca de su compañero.

3. Kallikantzaroi (leyenda griega y de Europa del Este)

Estas traviesas criaturas viven bajo tierra desde el seis de enero hasta el veinticuatro de diciembre de cada año y solo pueden salir a la superficie los doce días de Navidad. Durante la mayor parte del año, vieron las raíces del Árbol del Mundo, tratando de hacerlo colapsar y la Tierra con él. El día de Navidad, cuando el sol se detiene en el cielo, los kallikantzaroi pueden salir a la superficie y atacar a los humanos con travesuras.

Un kallikantzaros no puede contar por encima de dos, porque el tres es un número mágico y sagrado. Para protegerse de ellos, los humanos pueden dejar un colador en su puerta. Mientras el kallikantzaros trata de contar los agujeros, se quedará allí toda la noche sin poder avanzar hasta que salga el sol y deba marcharse. También se los protege cantando una canción y arrojando loukoumades (rosquillas de jarabe) y salchichas al techo. Los diablillos se los comerán y volverán bajo tierra.

Cuando los kallikantzaroi regresan a su morada subterránea todos los años, el árbol del mundo se ha curado y el ciclo comienza de nuevo.

4. Rumpelstiltskin de los hermanos Grimm (1812)

Un molinero se jactó de que su hermosa hija podía convertir la paja en oro y llamó la atención de un rey. El rey llevó a la niña a su castillo y le ordenó convertir una gran cantidad de paja en oro durante la noche o perdería la cabeza. Mientras la niña lloraba en su habitación cerrada, apareció un diablillo e hizo la tarea a cambio de su collar. La segunda noche, hizo lo mismo con su anillo.

Ver más  ¿Pueden los centauros ser hembras?

En la tercera noche, el rey prometió casarse con la niña si hilaba oro por última vez. El diablillo apareció de nuevo y le dijo a la niña que lo haría a cambio de su primogénito. La niña estuvo de acuerdo y ella y el rey se casaron. Un año después, cuando nació su primer hijo, el diablillo regresó. La mujer lloró y suplicó, y el diablillo cedió, diciéndole que si podía adivinar su nombre en tres días, podría quedarse con su hijo.

En la última de estas tres noches, la reina escuchó al diablillo cantar para sí mismo sobre su inminente victoria y supo su nombre. Cuando apareció, ella le dio algunos nombres falsos, luego el verdadero. Perdió los estribos y, furioso, la acusó de estar en connivencia con el diablo. Luego se escapó y nunca regresó.

5. Ozma y el pequeño mago de L. Frank Baum (1913)

En la Tierra de Oz, la Princesa Ozma y el Mago descubren que un pequeño pueblo fue asediado por tres diablillos (Imp Olite, Imp Udent e Imp Ertinent). El Mago y la Princesa intentaron vencerlos, pero con resultados mixtos. Primero, el Mago los transformó en arbustos, pero los arbustos comenzaron a moverse y atacar con sus ramas. Luego, los convirtió en cerdos, pero los cerdos los atacaron y los hicieron tropezar. Tercero, se convirtieron en palomas, pero las palomas intentaron sacarles los ojos.

Por fin, el mago los convirtió en botones, que eran inanimados y no podían dañar a nadie. Los cosió a su abrigo y los observó cuidadosamente. Cuando empezaron a ser buenos, los botones cambiarían a plateados, dorados y de aluminio. Una vez que esto sucedió, el mago los volvió a cambiar a sus formas originales, pero les dio nuevos nombres que no eran tan feos u ofensivos. Después de eso, los diablillos se convirtieron en ciudadanos de Oz y se comportaron como debían.

Ver más  ¿Son los gnomos criaturas míticas?

Pensamientos finales

Las historias de los diablillos son amplias y variadas, aunque lo único que tienen en común es su amor por las bromas y las travesuras. También suelen ser criaturas serviles y se han convertido en una especie de símbolo de un trabajador oprimido que anhela la libertad pero no puede alcanzarla.

Vídeo sobre: 5 mitos e historias de los diablillos