Saltar al contenido

Octavio Augusto: El Primer Emperador de Roma

El 15 de marzo del año 44 antes de Cristo quedó marcado como una fecha que desencadenaría grandes cambios en la historia de occidente. En este día, Julio César, el gran general y dictador Romano, fue asesinado por un grupo de políticos conspiradores durante una sesión en el senado Romano. Los conspiradores decían actuar por temor a que la concentración de poder sin precedentes de Julio César debilitará la República romana.

Índice

La Herencia de Julio César

Julio César no tuvo herederos, ya que su hijo con Cleopatra, conocido como Cesarión, no fue reconocido legalmente como ciudadano Romano. En su testamento, Julio César había nombrado heredero a su sobrino nieto, Gallo Octavio. Esta decisión cambiaría para siempre la vida del joven Octavio, que en su futuro sería conocido con el nombre de Augusto, el primer emperador de Roma.

El Impacto de la Muerte de Julio César

La muerte de Julio César creó una fisura en el gobierno de Roma. Los senadores que conspiraron contra la vida de César subestimaron la popularidad que el general Romano tenía entre el pueblo. Gracias a la actuación rápida de Marco Antonio, que sirvió como general de Julio César durante la conquista de Galia y era su amigo personal, pronto toda la población de Roma se enteró del asesinato. Una multitud se reunió frente al senado y expresó su ira contra los asesinos, quemando la casa del senado.

La Llegada de Augusto al Poder

Cuando Julio César fue asesinado, en marzo, Octavio de 17 años estaba estudiando y recibiendo formación militar en Apolonia, una ciudad Romana en el oeste de la Península de los Balcanes. Octavio rechazó el consejo de algunos oficiales del ejército de refugiarse con las tropas en Macedonia y se embarcó en Italia para ver si tenía alguna posible fortuna política o financiera. Esta actitud temeraria pudo costarle la vida Octavio, ya que pudo ser víctima de algún ataque de los enemigos que le quedaban a Julio César. Tras desembarcar en Lupia, cerca de la antigua ciudad de Bruxion, Octavio leyó el contenido del antiguo testamento y solo entonces decidió convertirse en el heredero político de César, así como en heredero de dos tercios de sus propiedades.

El Segundo Triunvirato

Para desgracia de Octavio, el poder en Roma estaba dividido entre el cónsul Marco Antonio y Emilio Lépido, uno de los políticos más influyentes del senado Romano. Hubo una fracción de intereses entre Octavio y los antiguos partidarios de César, sobre todo porque Marco Antonio se negó a entregar la herencia económica que le correspondía a Octavio. Demostrando una determinación y una astucia increíbles para su corta edad, Octavio pronto consiguió ganarse a muchos de los partidarios de César, incluidas algunas de sus legiones. En el año 43 antes de Cristo, Octavio, Marco Antonio y Emilio Lépido establecieron el segundo triunvirato, un acuerdo de reparto de poder que dividía los territorios de Roma entre ellos. Este acuerdo se hizo con la intención de equilibrar los poderes políticos en Roma y aplacar la amenaza de otra guerra civil. Los accesorios dominados por Roma fueron divididos, con el este para Marco Antonio, África para Lépido y el oeste para Octavio.

Ver más  Diomedes: El Héroe Inolvidable de la Mitología Griega

El Ascenso al Poder de César Augusto

La paz no duraría mucho, ya que en el año 41 antes de la era común, Marco Antonio inició una alianza romántica y política con Cleopatra, la reina de Egipto y antigua amante de Julio César. Esta alianza continuó incluso después de que un decreto senatorial forzara el matrimonio de Marco Antonio con la hermana de Octavio, llamada Octavia la joven. Para permanecer en los brazos de Cleopatra, Marco Antonio se divorció de Octavia en el 32 antes de Cristo, una decisión que enfureció a Octavio. En represalia, Octavio declaró la guerra a Cleopatra, lo que lo condujo a la famosa batalla de Actium el 2 de septiembre del 31 antes de la era común, en la que la flota naval de Octavio atrapó y derrotó a los barcos de Marco Antonio. La armada de Cleopatra se apresuró a ayudar a su amante, pero al final, los dos fueron derrotados y escaparon por poco.

Marco Antonio y Cleopatra regresaron a Egipto, donde se suicidaron. El políticamente débil Emilio Lépido fue el siguiente objetivo de Octavio en su intento de consolidar su poder en Roma. Lépido, sin embargo, no ofreció ninguna resistencia, dejando a Octavio como gobernante indiscutible de Roma. Sin embargo, el astuto Octavio sabía que no debía apresurarse en su ascenso al poder, o podía acabar enfrentándose al mismo destino que Julio César. Supo cortejar al senado y al pueblo, al tiempo que defendía las tradiciones republicanas de Roma, aparentando no inspirar la dictadura ni la monarquía.

El Legado de Cesar Augusto

El 16 de enero del año 27 de la era común, el senado otorgó a Octavio los nuevos títulos de Augusto y princeps. El nombre de Augusto fue heredado por todos los futuros emperadores, convirtiéndose en el título principal del emperador. Por razones políticas y personales, Octavio decidió enfatizar su conexión familiar con Julio César, mejorando el apellido César a sus títulos honoríficos. Pasó a ser conocido como Cayo Julio César Octavio Augusto y más tarde siendo referido como emperador César Augusto. El mes de agosto se llama así por decreto en honor al emperador César Augusto. Antes de este cambio, agosto se llamaba sextilis, ya que era el sexto mes del calendario Romano.

Ver más  16 Datos Curiosos sobre Poseidón - Mitología Griega

El reinado de Augusto fue una época de oro en todos los aspectos. La paz que Augusto restableció y mantuvo fue conocida como pax romana, e hizo florecer la economía, las artes y la agricultura. Se inició un ambicioso programa de construcción y renovación de Roma, en el que Augusto completó los planes realizados por Julio César y luego continuó con sus propios proyectos grandiosos. Restauró o construyó unos 82 templos en un año. Las famosas termas públicas romanas se construyeron bajo el reinado de Augusto.

Augusto aprobó muchas reformas radicales, así como leyes para mantener la estabilidad del matrimonio y aumentar la tasa de natalidad de Roma. Sin embargo, hubo un suceso que perjudicó el reinado de Augusto. Cuando una alianza de pueblos germánicos tendió una emboscada a tres legiones romanas dirigidas por el general Publio Quintilio Próculo. La alianza germánica estaba dirigida por Arminio, un oficial germánico que había adquirido la ciudad romana y había recibido una educación militar romana, lo que le permitió engañar metódicamente a los romanos y anticipar las respuestas tácticas del ejército enemigo. La batalla del Bosque de Teotoburgo se considera comúnmente una de las derrotas más importantes de la historia romana, que puso fin de forma abrupta al período triunfal de expansión de Augusto. El resultado de esta batalla disuadió a los romanos de su ambición de conquistar Germania, por lo que se considera uno de los acontecimientos más importantes de la historia europea.

Al enterarse de la derrota, el emperador Augusto estaba tan conmocionado que no dejaba de golpear su cabeza contra las paredes de su palacio, gritando repetidamente: «Quintilio Varo, ¡devuélveme mis legiones!»

A la edad de 75 años, la salud de Augusto estaba deteriorando y hizo los preparativos para una transición pacífica del poder. Finalmente, decidió elegir a su hijo adoptivo, Tiberio, como su heredero. Augusto murió en la ciudad de Nola, al sur de Italia, en el año 14 de la era común. Sus últimas palabras oficiales fueron: «Encontré a Roma como una ciudad de barro, pero la dejé como una ciudad de mármol». Surgieron rumores de que la esposa de Augusto, Libia Trusa, había causado la muerte de Augusto dándole hierbas envenenadas. Sin embargo, algunos historiadores consideran que probablemente esos rumores fueran una invención de los enemigos políticos de Augusto. Otra posibilidad es que Libia proporcionara a un amigo envenenado, pero lo hiciera como medio de suicidio asistido, para aliviar el sufrimiento de Augusto, ya que era una práctica común en la nobleza de la época, pues se consideraba una forma de partir con dignidad al más allá.

Ver más  Lagos y ríos sagrados: Los misterios de las náyades en la mitología griega

El cuerpo de Augusto fue llevado a Roma y el día del funeral, todos los negocios de Roma cerraron por respeto al emperador. El cuerpo del emperador fue incinerado y sus cenizas enterradas en su mausoleo. La muerte de Augusto fue llorada como la pérdida de un gran gobernante de inmenso talento y visión, y fue proclamado Dios entre los jueces del Partenón Romano.

Año Evento
44 a.C. Asesinato de Julio César
27 a.C. Titulado como Augusto y Princeps
19 a.C. Obtuvo el poder supremo sobre todas las provincias del Imperio Romano
14 d.C. Muerte de Augusto

Preguntas frecuentes

¿Quiénes fueron los conspiradores que asesinaron a Julio César?

Los conspiradores que asesinaron a Julio César fueron un grupo de políticos.

¿Cómo reaccionó el pueblo de Roma ante la muerte de Julio César?

El pueblo de Roma se enfureció y expresó su ira frente al senado, quemando la casa del senado.

¿Cómo logró Octavio consolidar su poder en Roma?

Octavio logró consolidar su poder en Roma ganándose a muchos de los partidarios de César, incluidas algunas de sus legiones.

¿Cuál fue el legado de César Augusto?

El legado de César Augusto incluye la paz pax romana, el desarrollo económico, la renovación de Roma, la construcción de templos y termas, reformas radicales y leyes para mantener la estabilidad en Roma.

¡Gracias por leer! ¡No olvides revisar nuestros artículos relacionados sobre mitología en rincondelmito.com!