Saltar al contenido

Matrimonios Reales Desastrosos: Odio, Intriga y Desconfianza

Los matrimonios reales eran frecuentemente el resultado de relaciones políticas, a veces para proponer una alianza entre naciones o una tregua. Rara vez un matrimonio real se realizaba sobre la base de los sentimientos mutuos de la pareja. A veces, los novios solo se veían el día de la celebración de la boda y, en muchos casos, construían juntos a lo largo de los años un sentimiento de respeto, pasión y amor mutuos hasta que la muerte los separó. Sin embargo, algunos matrimonios reales no funcionaron en absoluto, y el odio mutuo estuvo presente desde el principio y creció hasta el final.

Índice

Matrimonio Real Desgraciado: Jorge IV y Carolina de Brunswick

El matrimonio entre Jorge IV y su esposa Carolina de Brunswick fue desgraciado desde el principio. Corría el año 1795 y George necesitaba saldar deudas de miles de dólares. Su padre, el rey Jorge III, no le daba dinero y los usureros llamaban a la puerta. Así que se decidió que George se casaría con su prima Carolina, pensaran lo que pensaran el uno del otro, tendrían que casarse para que Jorge pudiera recibir el dinero de la dote.

Desde el primer momento en que George y Carolina se vieron, no hubo más que odio. De hecho, Jorge declaró: «No estoy bien, tráeme una copa de brandy». Y esto fue solo el comienzo de uno de los peores matrimonios reales de la historia. George y Carolina no se soportaban hasta el día en que ella falleció. Es más, ninguno de los dos se avergonzaba de admitirlo. De hecho, a lo largo de la ceremonia, los dos fueron sinceros al decir que ninguno quería casarse con el otro. Jorge estaba borracho cuando empezó la ceremonia. De hecho, estaba tan borracho que tuvo que ser retenido durante la ceremonia. Además, Jorge incluso lloró durante sus votos.

El príncipe regente, que se convertiría en Jorge IV, tenía una inteligencia afable y media. A los 50 años, estaba acabado, sufría de gota y tomaba grandes dosis de opio para aliviar el dolor de sus piernas. Su relación con su esposa, la Princesa Carolina, era desagradable y brutal. Cuando se convirtió en rey, incluso prohibió a su esposa asistir a la ceremonia de su coronación en 1821, y la puerta se le cerró en las narices cuando llegó a la abadía de Westminster ataviada de pies a cabeza. Semanas después, ella murió. Se desconoce la causa, pero se rumoreaba que el rey la había envenenado.

Matrimonio Real Divisivo: Margarita de Valois y Enrique de Navarra

Margarita de Valois, educada como católica, era princesa de Francia, hija de Catalina de Médici y Enrique II. Se casó con el rey Enrique de Navarra, protestante y rey de Navarra, el 18 de agosto de 1572. Esto ocurrió durante los días más oscuros de la reforma, cuando había guerras religiosas. Muchas personas de ambos bandos se oponían firmemente a este matrimonio, de hecho, enfureció a tanta gente que literalmente dividió París.

Sin embargo, muchos católicos no vieron la boda como un acontecimiento totalmente adverso, porque empezaron a darse cuenta de que había miles de protestantes que asistieron a la boda y vieron una oportunidad. La unión de ambos no era nada prometedora. Parte de las diferencias religiosas, Enrique no era nada guapo, procedía de un ambiente rústico y espartano, tenía un aspecto desaliñado, y Margarita se había criado en medio del lujo y el refinamiento. A su vez, los perfumes, adornos y cosméticos de Margarita disgustaban a Enrique.

La boda también fue utilizada por la reina Catalina de Médici para acabar con algunos protestantes. Días después de la boda, muchos católicos fueron enviados a sembrar el caos entre los protestantes que aún se encontraban en la zona debido a la ceremonia pública. Una vez finalizada la operación, unas tres mil personas fueron asesinadas. Hoy en día, se conoce como una de las peores masacres de la historia de Francia y se denomina Masacre de San Bartolomé.

Ver más  7 Diosas y gigantes de los dioses nórdicos malvados: ¿quiénes son?

Tras la masacre, la pareja se vio poco. Henry se convirtió en prisionero y en un peón político. Más tarde, Enrique consiguió liberarse y se dirigió a Navarra. La pareja nunca tuvo una unión plena; vivían en desacuerdos, él engañaba desde allá, y ella desde acá. Pasaron los años, y no se engendraron herederos, hasta que Enrique de Navarra se dio cuenta de que había llegado el momento de separarse. Su matrimonio fue anulado en 1599, cuando Enrique de Navarra ya se había convertido en rey de Francia. Sin embargo, Margarita supo manejar la situación con brillantez. A cambio del divorcio, recibió la restitución de sus antiguas posesiones y el derecho a conservar el título de reina.

Matrimonio Real Cargado de Desconfianza: Luis XIII y Ana de Austria

Luis XIII de Francia y la infanta española Ana de Austria tuvieron un matrimonio infeliz, lleno de acusaciones y cargado de desconfianza. El matrimonio se celebró el 21 de noviembre de 1615, y ambos solo tenían 15 años en el momento de la unión. El matrimonio fue concertado por María de Médici, reina madre de Francia y regente de Luis Trece. Luis no parecía estar preparado para esa responsabilidad; el soberano era frágil, inmaduro, muy tímido y aún no había salido de la pubertad.

La noche de la boda, fue conducido por su madre y empujado al lecho nupcial. Los encuentros íntimos eran escasos y estaban controlados por María de Médici. Además de la corta edad del rey y de la propia reina, María de Médici hizo todo lo posible para que su vida matrimonial no funcionara. María tenía miedo de perder el ascendiente que ejercía sobre su hijo, por lo tanto, arregló todo para que la pareja viviera separada. También intentó dañar la imagen de su nuera a los ojos de su hijo.

Otra cosa que hizo que Luis odiara a su esposa fue el hecho de que ella era española. Francia había estado en guerra con España durante décadas, y su matrimonio fue un intento de traer la paz entre las dos naciones. Pasó el tiempo y no se generó ningún heredero. La pareja se veía poco, y cuando lo hacían, solo había odio. Para empeorar las cosas, Ana se vio envuelta en un complot con el Duque de Buckingham, que estaba enamorado de la reina e intentó apresarla en su dormitorio. Este complot inspiró el libro «Los Tres Mosqueteros» de Alexandre Dumas.

En 1635, Francia entró en guerra contra España. Esta guerra era por el consejero del Rey, el cardenal Richelieu, que también odiaba a Ana de Austria. Por lo que Ana, que tenía una buena relación con su familia, intentó trabajar como espía. Sin embargo, Richelieu también tenía sus espías que conseguían interceptar las cartas de la reina, y en 1637 le tendió una trampa. La reina fue detenida e interrogada, obligada a confesar por orden del Rey. Parecía que todo estaba perdido para Ana, de casi 40 años, sin la confianza ni el aprecio de su marido, y atrapada en un juego de intrigas y espías en plena guerra. Pero a principios de 1638, la reina se dio cuenta de que estaba embarazada, y el 5 de diciembre, tras un embarazo sin incidentes, dio a luz a un varón al que pusieron el nombre de Luis de Odata, el futuro Luis XIV.

Ver más  Iduna y las Manzanas de la Inmortalidad - Mitología Nórdica: El Secuestro y la Restauración de la Juventud

Matrimonio Real de Odio y Desconfianza: Juan de Portugal y Carlota Joaquina

Juan de Portugal y Carlota Joaquina tuvieron uno de los matrimonios más odiosos de la historia. El matrimonio estuvo marcado por el odio y el desagrado mutuo que sentían el uno por el otro. La petición oficial de matrimonio se realizó en 1783. Portugal quiso establecer una unión diplomática entre las coronas ibéricas, con fines de protección y confianza mutua en aquel momento de pérdida de centralidad de ambos reinos en la escena europea.

Fueron necesarios dos años de negociaciones antes de que, el 8 de mayo de 1785, se normalizara el contrato matrimonial entre las partes. Con ellos se sellaría la amistad entre Portugal y España debido a su relación parental y al hecho de que, mientras Juan tenía 18 años, Carlota era una niña de 10. Se requería una papal para la consumación del matrimonio. A su llegada a la corte portuguesa, la infanta española tuvo que aprender todos los rituales tradicionales de aquella corte extranjera.

Se dice que en su noche de bodas, Carlota mordió la oreja de su marido. La consumación no tuvo lugar hasta 1792, cuando Carlota tenía ya 17 años. A medida que Carlota crecía, su fuerte genio chocaba con el de su marido, al que consideraba un imbécil. Carlota conspiró contra el rey Juan en varias ocasiones, cuando ya era rey de Portugal y Brasil, y estuvo a punto de hacerse con el trono y convertirse en reina absoluta de Portugal en varias ocasiones.

A pesar del disgusto de ambos con la relación, la pareja trajo al mundo nueve hijos, pero desde entonces se ha señalado que varios hijos fueron ilegítimos, fruto de aventuras de Carlota. Tras su regreso a Portugal en 1820, Carlota se trasladó a la finca Derramalao. La residencia se convirtió en el principal foco de intrigas absolutistas, y la reina fue culpada de los planes de los principales levantamientos reaccionarios de la década de 1820: la Vilafrancada de 1823 y la Abrilada de 1824, que pretendían abolir la monarquía constitucional, apartar a João VI del gobierno y colocar en el trono a Miguel, su hijo favorito.

El 10 de marzo de 1826 murió el rey Juan, mientras que Carlota falleció el 7 de enero de 1830. Sin embargo, el rumor de la época era que había acelerado su propio final bebiendo té mezclado con arsénico.

Matrimonio Real Incompatible: Pedro I de Rusia y Catalina La Grande

Pedro I de Rusia y Catalina La Grande también tuvieron un matrimonio incompatible y bastante infeliz. El matrimonio de ambos tuvo lugar el 21 de agosto de 1745, concertado por las hermanas de Rusia, Isabel Romanov, en el momento de la unión, él tenía 17 años, y ella 16. Catalina era una joven muy astuta e inteligente, en cambio, su marido era muy distraído y seguía merodeando por los jardines jugando con soldaditos de juguete.

El matrimonio tardó mucho en consumarse, y Pedro empezó a negarse a compartir el lecho con su esposa. Sin marido en los fríos días de la Rusia Imperial, la zarina Isabel animó a Catalina a tener amantes para poder tener un heredero. Y he aquí que nació Pablo, el futuro Pablo I de Rusia. Catalina afirmó más tarde que Pablo no era fruto de su matrimonio con Pedro, y que ambos nunca consumaron el matrimonio, pero que Pablo era físicamente parecido a Pedro.

Ver más  Fenrir vs Jormungandr: ¿Cuál es la diferencia?

Durante los 16 años que vivieron como herederos al trono, tanto Pedro como Catalina tuvieron muchos amantes. Hasta que el 25 de diciembre de 1761 murió la Emperatriz. A pesar del rechazo de los nobles, Pedro asumió el poder como Pedro III. Pedro fue rechazado por los nobles por su admiración a Prusia y al rey Federico el Grande, enemigos declarados del imperio ruso. El reinado de Pedro duró solo seis meses. Fue derrocado en un golpe de Estado, nada menos que por su propia esposa Catalina, con la ayuda de su amante, Grigori Orlov, miembro de la guardia Imperial. Pedro fue a la cárcel y el 17 de julio de 1762 fue asesinado en circunstancias misteriosas.

El clero y la nobleza apoyaron el golpe y aclamaron a la nueva Emperatriz, y siguió disfrutando de su poder absoluto, teniendo uno de los reinados más notables de la historia del imperio ruso.

Tabla de Resumen

Matrimonio Real Rey/Reina Otro Cónyuge Resumen
Jorge IV y Carolina de Brunswick Jorge IV Carolina de Brunswick Matrimonio desgraciado desde el principio, lleno de odio y aversión mutua.
Margarita de Valois y Enrique de Navarra Margarita de Valois Enrique de Navarra Matrimonio divisivo que generó una masacre y una separación temprana.
Luis XIII y Ana de Austria Luis XIII Ana de Austria Matrimonio marcado por la desconfianza y la conspiración, sin herederos hasta un embarazo inesperado.
Juan de Portugal y Carlota Joaquina Juan de Portugal Carlota Joaquina Matrimonio cargado de odio y desconfianza, con intentos de conspiración por parte de Carlota.
Pedro I de Rusia y Catalina La Grande Pedro I Catalina La Grande Matrimonio incompatible y con infidelidades, que culminó en un golpe de Estado y asesinato de Pedro.

Preguntas Frecuentes

1. ¿Cuál fue el matrimonio real más desgraciado?

El matrimonio más desgraciado fue el de Jorge IV y Carolina de Brunswick. Desde el principio, ambos se odiaban y su matrimonio estuvo lleno de hostilidad.

2. ¿Cuál fue el matrimonio real más divisivo?

El matrimonio más divisivo fue el de Margarita de Valois y Enrique de Navarra. Su unión generó una masacre y dividieron a la sociedad.

3. ¿Cuál fue el matrimonio real más infeliz?

El matrimonio más infeliz fue el de Luis XIII y Ana de Austria. Lleno de desconfianza, conspiraciones y falta de amor mutuo.

4. ¿Cuál fue el matrimonio real más cargado de odio?

El matrimonio más cargado de odio fue el de Juan de Portugal y Carlota Joaquina. Ambos se odiaban mutuamente y conspiraron en su contra.

5. ¿Cuál fue el matrimonio real más incompatible?

El matrimonio más incompatible fue el de Pedro I de Rusia y Catalina La Grande. Su relación estaba llena de desagrado mutuo y terminó en un golpe de Estado y asesinato de Pedro.

¡Gracias por leer sobre estos intrigantes matrimonios reales! Si estás interesado en aprender más sobre la historia y las relaciones entre los monarcas, asegúrate de consultar nuestros artículos relacionados.

¡Hasta la próxima y que disfrutes de nuestra selección de historias apasionantes del mundo de la realeza!