Saltar al contenido

Los Evocados: La élite de veteranos romanos en el Imperio

En el maravilloso mundo de la historia romana, hay un tema poco conocido que vamos a explorar hoy en RinconDelMito.com. Hablaremos sobre los «evocados», una élite conformada por veteranos del ejército romano. Antes de sumergirse en el mundo de los evocados, es importante entender un poco sobre la vida de un veterano del ejército romano en general.

Índice

La vida de un veterano romano

La duración del servicio militar para un soldado romano dependía de la fuerza a la que perteneciera y varió a lo largo de los siglos. En promedio, un legionario servía 20 años, mientras que un guardia pretoriano servía 16 y un soldado auxiliar unos 25 años. Estos periodos de servicio pueden parecernos cortos en comparación con las fuerzas armadas modernas, pero debemos tener en cuenta que la esperanza de vida en la antigüedad era mucho menor. Para un soldado romano, esos 20 años en las legiones representaban una gran parte de su vida.

Cuando un soldado cumplía todo su periodo de servicio, recibía su licencia y comenzaba su vida civil nuevamente. Los veteranos gozaban de un estatus óptimo en la antigua Roma, protegidos por leyes que les otorgaban ciertos derechos e inmunidades. Incluso tenían la oportunidad de convertirse en decuriones locales, una especie de concejales, y recibir concesiones de tierras. Además, si recibían una baja honorable, los veteranos también recibían dinero y tierras. Un legionario recibía 3000 denarios (que podían aumentar hasta 5000) y un pretoriano podía recibir entre 5000 y 8.250 denarios.

Los evocados

Ahora que tienes una idea del estatus de los veteranos romanos, podemos hablar de los evocados. Estos guerreros también tenían un estatus de veterano, pero aún más elevado y con ciertas peculiaridades. Básicamente, un evocado era un soldado que, después de cumplir su servicio en el ejército romano, decidía volver al servicio activo.

Ver más  Hefesto: El Dios de las Forjas y su Ascenso al Olimpo

Los evocados gozaban de un gran respeto y eran líderes en colonias de todo el Imperio. Dondequiera que se establecieran, solía haber paz y seguridad. Esto, a su vez, atraía a otros civiles, ya que los evocados también proporcionaban mano de obra cualificada a nivel local, lo cual era muy beneficioso para la economía. Un ejemplo de una próspera colonia de veteranos se encuentra en Mugadi, en Numidia, cerca de la fortaleza legionaria de Lambaesis.

Otro factor que los hacía valiosos era su papel como milicia preparada y entrenada, a la cual se podía recurrir en momentos de emergencia. Eran una opción mucho mejor que los reclutas convencionales. Durante la revuelta de Boudica en el año 60 d.C., el gobernante Paulino Suetonio convocó a 2500 evocados para unirse a la lucha.

Los evocados dependían directamente del gobernador de una provincia romana y podían ser utilizados para reforzar la guarnición en tiempos de emergencia. Muchas veces, los evocados regresaban al servicio por necesidad de dinero o para encontrar un propósito en la vida después del ejército. También se les podía llamar para participar en guerras civiles o al mando de comandantes reconocidos.

El rol de los evocados

Además de su función como soldados, los evocados también desempeñaban otros roles dentro del ejército. Se convertían en instructores, portaestandartes y entrenadores físicos de las tropas regulares. Muchos evocados cualificados y de alto rango se convirtieron en oficiales o administradores hábiles en las legiones. Algunos incluso ocuparon puestos superiores a los de soldados legionarios ordinarios.

Es importante destacar que los evocados no realizaban tareas consideradas de bajo nivel, como fortificar el campamento o vigilar. Este trabajo se asignaba a soldados de rango inferior. Los evocados eran demasiado valiosos para ocuparse de esas tareas, por lo que se les asignaba un destino diferente. En momentos de combate, los evocados estaban listos para luchar y demostrar su valía.

Ver más  El Minotauro: La bestia del laberinto de Creta - Mitología griega

Los evocados más destacados

Un ejemplo notable de evocados fue el grupo conocido como «evocati augusti». Estos evocados sirvieron durante 16 años en la Guardia Pretoriana y eran los únicos a los que se les permitía usar el adjetivo «augusti». Eran seleccionados personalmente por el emperador y contaban con un alto estatus en el ejército romano.

En resumen, los evocados eran veteranos romanos que, por diversas razones, decidían volver al servicio activo. Eran respetados y admirados, ocupando roles importantes dentro del ejército y en las comunidades locales. Su presencia proporcionaba paz, seguridad y beneficios económicos. Estos valientes soldados dejaron un legado duradero en la historia romana y merecen ser recordados.

Tabla resumen

Tema Información
Duración del servicio militar – Legionario: 20 años
– Guardia pretoriana: 16 años
– Soldado auxiliar: 25 años
Beneficios para los veteranos – Estatus óptimo
– Protección legal y derechos
– Posibilidad de convertirse en decuriones locales
– Concesiones de tierras
– Recompensas en dinero
Los evocados – Veteranos que regresaron al servicio activo
– Líderes en colonias del Imperio
– Milicia preparada y entrenada para emergencias
– Reforzaban guarniciones en tiempos de crisis
– Desarrollaban otros roles en el ejército
Evocati augusti – Evocados de alta categoría en la Guardia Pretoriana
– Elegidos personalmente por el emperador
– Servían durante 16 años

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo duraba el servicio militar romano?
La duración del servicio variaba según la fuerza militar a la que se perteneciera. En promedio, un legionario servía 20 años, un guardia pretoriano servía 16 años y un soldado auxiliar servía unos 25 años.

Ver más  Poseidón vs Océano: ¿Cuál es la diferencia?

¿Qué beneficios tenían los veteranos romanos?
Los veteranos recibían un estatus óptimo en la sociedad romana, protección legal, derechos, la posibilidad de convertirse en decuriones locales, concesiones de tierras y recompensas en dinero.

¿Qué eran los evocados?
Los evocados eran veteranos que, después de cumplir su servicio en el ejército romano, decidían regresar al servicio activo. Eran líderes en colonias, estaban preparados para emergencias y desempeñaban otros roles importantes en el ejército.

¿Quiénes eran los evocati augusti?
Los evocati augusti eran evocados de alto rango y estatus en la Guardia Pretoriana. Eran seleccionados personalmente por el emperador y servían durante 16 años.

Esperamos que esta información te haya resultado interesante. Si quieres seguir explorando el fascinante mundo de la historia romana, te recomendamos revisar nuestros artículos relacionados en RinconDelMito.com.

¡Hasta la próxima!