Saltar al contenido

La Caída de Troya: El Fin de una Guerra Legendaria

Índice

La Batalla de Troya: La Derrota de los Troyanos

La guerra de Troya había cobrado ya innumerables vidas de valientes guerreros. Pero ninguna pérdida igualó a la caída del príncipe troyano Héctor. Sin la protección de su campeona, la moral del pueblo troyano estaba destrozada. El armisticio ofrecido por Aquiles para celebrar los funerales de Héctor estaba terminado. Agamenón condujo a sus hombres frente a las murallas de Troya y trató de provocarlos para que lucharan en campo abierto.

Pero a los troyanos les faltaba valor en sus corazones para salir de detrás de las poderosas murallas construidas por los dioses. Veían por todas partes la terrible sombra de Tánatos, señal de que la ruina de la ciudad era inminente. El rey Príamo lamentó haber perdido a tantos hijos en esta guerra, pero sufrió aún más porque solo quedaban sus hijos más cobardes París y Deífobo, y en sus manos estaría el futuro de Troya.

La Aparición de las Valientes Amazonas

De repente, con la aparición de la diosa Aurora trajo consigo el amanecer de un nuevo día, apareció una nueva esperanza en el horizonte. Eran las valientes e indomables Amazonas, formidables guerreras hijas de Ares. Las Amazonas, formidables guerreras hijas de Ares, luchaban sobre peligrosos caballos. Pentecileia, la reina de las Amazonas, era muy hermosa y su armadura reflejaba los rayos del sol, haciendo que pareciera la mismísima hija de la diosa Aurora.

La llegada de estas temibles guerreras llenó de valor el pecho de los guerreros troyanos. Guiados por las hijas de Ares, los troyanos salieron de detrás de las murallas para enfrentarse de nuevo al ejército aqueo. Las Amazonas avanzaron a la carga contra las líneas griegas, que se quedaron perplejas al ver que un ejército de mujeres montadas a caballo atacaba con una ferocidad espantosa. Como si les inspirara su padre, el dios belicoso, los griegos comenzaron a huir hacia las naves, perseguidos por la reina Pentecia, que acabó con la vida de decenas de guerreros con su gloriosa hacha, dotada por el dios de la guerra.

Ajax y Aquiles se vieron sorprendidos por la desordenada huida de los griegos y les gritaron que recompusieran las líneas defensivas, pues ellos tomarían ahora la vanguardia del ejército. Animados por los dos grandes héroes, los griegos volvieron a la lucha y comenzó un gran baño de sangre. Aqueos, troyanos y Amazonas derramaron su sangre en suelo troyano, en una de las batallas más violentas de la guerra.

Aquiles, haciendo uso de su fabulosa lanza de Peleo, comenzó de nuevo a decantar la batalla a favor de los griegos. Pero Pentesilea no temía a ningún hombre. Ni siquiera el temible hijo de Tetis fue capaz de hacer temblar a la reina de las Amazonas. Lanfe y con una poderosa estocada de su lanza Aquiles atravesó el cuerpo del caballo y golpeó el vientre de la Amazona. La reina y su montura cayeron heridas de muerte.

Ver más  Hércules y el Toro de Creta: El duelo final

Todavía conmovido por el valor de la intrépida guerrera, Aquiles se acercó a revisar el cuerpo de Pentesilea. Le quitó el casco y se sorprendió al ver que era efectivamente una mujer, una de las más hermosas que había visto. Aquiles se sintió conmovido por el valor de aquella reina y por eso no le quitó las armas y la armadura, como era costumbre. Aquiles devolvió el cuerpo de Pentesilea a sus súbditos, para que pudieran celebrar un funeral que honrara la grandeza de aquella mujer, más valiente que la mayoría de los grandes hombres que lucharon en aquella guerra.

El Asalto a las Murallas de Troya

Tras derrotar a las intrépidas guerreras Amazonas, los griegos comenzaron los preparativos para el asalto a las murallas de Troya. Se empezaron a construir muchas subidas muy altas para que los guerreros pudieran llegar a la cima de las murallas. Algunos decían que Helena de Troya debía ser entregada a los aqueos para que se aplacara su furia y se evitara un destino terrible para la ciudad de Troya. Pero París lo consideró impensable y dijo que el regreso de Helena no serviría para calmar la sed de sangre de los guerreros de Grecia.

Fue entonces cuando apareció el príncipe etíope Memnón, al frente de su ejército de guerreros africanos. Tenía la piel oscura como el ébano y era fuerte como un toro, tanto que solo podía compararse con Aquiles. Y al igual que el hijo de Tetis, Memnón también tenía sangre corriendo por sus venas. Era hijo de la diosa Aurora con Titono, hermano del rey Príamo de Troya.

Y al igual que el Pelído, también poseía una armadura divina hecha por el dios de las forjas. Condujo a sus hombres a una sangrienta batalla contra los griegos y el príncipe negro se cobró la vida de los saqueos por docenas. Parecía imparable y los griegos fueron tomados por sorpresa, pues no pensaron que volverían a enfrentarse a un enemigo tan fuerte como Héctor.

Una vez más, Aquiles quiso enfrentarse a él, pero fue retenido por su divina madre, que le advirtió que si se enfrentaba a este enemigo, no le quedarían más de 24 horas de vida. Por lo tanto, Memnón pudo luchar sin encontrar ningún oponente a su altura. El viejo rey Néstor de Pilos, en su carro, comandaba las líneas griegas, tratando de evitar que fueran rotas por la presión del ejército africano. El príncipe etíope se dio cuenta de que eliminando al comandante griego, sus hombres se quedarían sin liderazgo, y así los africanos lograrían la victoria.

Memnón avanzaba contra Néstor cuando su hijo Antíloco se interpuso entre el guerrero y su viejo padre, para protegerlo. El príncipe africano atravesó el pecho del valiente hijo de Néstor con su lanza. El viejo rey trató de alejar a Memnón del cuerpo de su hijo, para evitar que amontonara el botín de su hijo. El etíope dijo que no atacaría al viejo rey y que solo lo había atacado porque no se dio cuenta de que era un anciano, debido al calor de la batalla.

Ver más  La Mitología Griega: El Reinado de los Dioses del Olimpo

Tanto Antíloco como Patroclo eran muy queridos por Aquiles, por lo que el gran guerrero griego olvidaría el consejo dado por su madre y buscaría venganza, luchando contra Memnón. Los dos grandes guerreros empezaron su duelo, y el príncipe etíope estaba demostrando ser un oponente formidable. Era tan fuerte como hábil. Aquiles sintió que este guerrero parecía igualarlo en casi todo y que tal vez era este poderoso guerrero el que estaba destinado a quitarle la vida, como se había profetizado desde su infancia.

Aquiles golpeó con su lanza el hombro del príncipe africano, pero el golpe que haría temer por su vida a casi cualquier guerrero, solo hizo que Memnón luchara con más fuerza. Tetis y Aurora vieron a sus hijos batirse en duelo con dolor y supieron que solo uno saldría vivo de esa pelea. Ambas se dirigieron a Zeus, pidiéndole al gran dios que favoreciera a su hijo.

Pero Zeus dijo que el destino de cada uno de los dos guerreros ya estaba fijado por las Moiras y que ni siquiera él podía ir en contra de las damas del destino. Memnón hirió a Aquiles en la mano con su lanza, y los griegos presentes se sorprendieron al ver a su divino campeón sangrando.

Entonces, la diosa del amanecer se puso detrás de su hijo y le reveló el secreto sobre el punto débil de Aquiles, que eran sus talones. Memnón trató de sorprender a su oponente con un ataque sobre sus talones, pero Aquiles, el guerrero de pies ligeros, saltó sobre su oponente y con un terrible golpe le quitó la vida a Memnón. El príncipe africano hizo que las deidades del viento se llevaran su cuerpo, y al igual que Sarpedón, fue enterrado con todos los honores que merecía.

Después de derrotar a tan poderoso guerrero, nada parecía imposible para Aquiles, que ahora lideraría el asalto a las murallas de Troya en busca de la gloria definitiva. Eneas dirigía la ofensiva troyana, destinada a un asalto definitivo a las murallas de Troya. El pelida estaba decidido a tomar la ciudad ese día, y todo indicaba que podía suceder.

Con sus largas escaleras, los griegos comenzaron a intentar escalar las murallas, mientras los troyanos intentaban una defensa desesperada. Eneas condujo a los troyanos fuera de las murallas, pues si no destruían la gran escalera, la ciudad estaría perdida. Aquiles, con sus terribles golpes, enviaba a un troyano tras otro al reino de Hades.

Lucharon valientemente, pero la fortaleza defensiva de los troyanos y la feroz resistencia de Eneas les dieron un merecido descanso momentáneo. El coraje de los troyanos se tambaleó, temiendo por sus vidas. Pero entonces, los troyanos comenzaron a huir, mientras Aquiles los empalaba con la lanza de Peleo.

Ver más  Los Navajos: Historia, Mitología y Resiliencia

Fue entonces cuando Apolo se puso delante de Aquiles y le ordenó que mirara a su lado, pues estaba escrito en su destino que nunca superaría los muros de Troya. Pero Aquiles no le hizo caso y le dijo al dios que volvería con las otras deidades, pues si intentaba detenerlo, Apolo probaría la lanza de Peleo.

Febos Apolo se dio por vencido ante el insensato guerrero griego, pero no lo dejaría escapar impunemente. Tras semejante afrenta, Aquiles se encontraba luchando al pie de las puertas de Troya. Apolo instigó al príncipe París para que atacara al pelida haciendo uso de su formidable arco.

París, que era un excelente arquero, se concentró al máximo y con la ayuda del dios luminoso, lanzaba una flecha devastadora. Guiado por Apolo, la flecha del príncipe alcanzó el talón de Aquiles, su único punto débil. Aquiles era prácticamente invulnerable, pues su divina madre había realizado un ritual en el que lo sumergía, sujetándolo por el talón, en las aguas del río sagrado. La única parte de su cuerpo que no estaba protegida era su talón.

Terriblemente herido, su sangre fluyó en abundancia de su herida. Aquiles llamó cobarde a quien le golpeó por la espalda y a una distancia prudencial, por no tener el valor de enfrentarse a él cara a cara. Aún se levantaría y, tambaleándose, avanzaría contra sus enemigos. Aún cobraría sus últimas víctimas antes de que sus fuerzas le abandonaran. Para sorpresa de todos, Aquiles cayó, y el sonido del impacto de su armadura contra el suelo resonó en el campo de batalla. El más grande de todos los héroes estaba muerto.

Agamenón quería negarle el derecho a un funeral porque había traicionado a todos. Y que si no hubiera sido por Apolo, que lo confundió, lo habría matado a él y a su hermano. Pero Odiseo convenció al jefe supremo para que enterrara al héroe con todos los honores de un gran luchador. Odiseo decidió llevar el cuerpo de Aquiles al campamento griego para darle un funeral adecuado.

Ajax y Ulises se acercaron a revisar el cuerpo de Aquiles y le quitaron su armadura, siguiendo el ritual. Pero Ajax, lleno de ira y resentimiento, no estaba dispuesto a permitir que Ulises se quedara con ella. Ajax creía ser el único digno de heredar la armadura de Aquiles, ya que fue él quien había salvado el cuerpo del héroe de las garras de los troyanos.