Saltar al contenido

La Reina Rebelde: La Vida de Cristina de Suecia

La realidad, en general, se aleja un poco de la ficción y de los cuentos encantados que se cuentan a lo largo de la infancia. Personajes floridos y adorables que representan la historia real, pero ninguna ficción podría acercarse ni remotamente a la increíble e improbable historia de las personalidades más rebeldes que jamás haya presentado la realeza. La historia de Cristina, reina de Suecia, es insólita y desafía los preceptos al contar las desventuras de una reina independiente y muy libre.

Índice

Una Reina Independiente

Adelantada a su tiempo, en 1626 nació la única hija y entonces heredera del rey Gustavo II de Suecia, Marie Leonora de Brandenburgo. Con tan solo seis años, la entonces princesa ascendió al trono tras la muerte de su padre durante la batalla del Lhotse, en la que defendía a las tropas protestantes contra las católicas durante la Guerra de los 30 años.

Antes de su muerte, el rey Gustavo había conseguido el apoyo del consejo del gobierno para la aceptación de su hija como presunta heredera al trono de Suecia. Como parte de este acuerdo, su leal consejero, Lord Oxenstierna, serviría como consejero regente hasta que su majestad alcanzara la edad para asumir sus responsabilidades reales.

El consejero Oxenstierna fue una figura muy importante que se ocupó de la educación y protección de la reina, ya que su madre sufría de trastornos mentales que se agravaban y hacían que su comportamiento fuera histérico e inconstante. Como ejemplo de sus actitudes excéntricas, tras la muerte de su marido, María Eleonora determinó que el corazón del rey Gustavo fuera embalsamado y colgado bajo su cama.

Ver más  Hades vs Plutón: ¿Cuál es la diferencia?

Una Reina Culta

Por determinación del difunto rey, la pequeña Cristina tuvo la misma educación que se le otorgaría a un príncipe, siendo iniciada en la literatura, matemáticas, historia, idiomas y filosofía. Además, tenía clases de equitación y esgrima. Su afán de conocimiento era incomparable y Cristina dedicaba muchas horas de sus días al estudio, lo que la convirtió en una de las mujeres más cultas de su época, capaz de dialogar en los círculos más selectos y discutir sobre diversos temas entre la intelectualidad de su tiempo.

Entre los muchos temas que interesaban a la joven reina, su pasión eran las artes y las ciencias que otras capitales europeas cultivaban. Un séquito de importantes exponentes del pensamiento y la cultura acudieron a Suecia para conocer a la reina y su particular legado de conocimientos. Entre ellos se encontraba el filósofo René Descartes, quien aceptó un puesto como su erudito y profesor. Sin embargo, las diferencias de pensamiento y la forma autoritaria de Cristina llevaron a desagradables discusiones entre ambos, que culminaron con la muerte prematura de Descartes en Suecia.

Como monarca, a Cristina le resultaba muy difícil negociar con los miembros de su gobierno, y su frustración aumentaba a medida que su personalidad autoritaria exigía la obediencia de sus súbditos. Estos acontecimientos tensaron su relación con el consejero Oxenstierna y llevaron a la exclusión de su antiguo asesor del gobierno.

Una Reina Controvertida

La reina Cristina se destacó como representante de Suecia en los acuerdos de paz de Westfalia, que pusieron fin a la Guerra de los Treinta Años. Durante las negociaciones, sus intereses divergieron de los del consejero Oxenstierna, y ella impuso su voluntad para obtener importantes ganancias estratégicas y concesiones para Suecia.

Ver más  ¿Los dioses griegos tenían apellidos?

La corte comenzó a presionar a la reina para que se casara en 1649, pero ella rechazó la idea, mostrando su desdén por el matrimonio y la maternidad. Esta decisión, sumada a su comportamiento a menudo agresivo y a los modales masculinos que había adquirido, iniciaron los rumores sobre su opción sexual.

Cristina desafió las convenciones a lo largo de su vida y cultivó una veneración por Roma y un deseo de convertirse al catolicismo. En 1651, el agotamiento empezó a hacer estragos en su comportamiento, y la reina condenó a muerte a una historiadora de la corte y a su hijo de 17 años por criticar su postura y comportamiento.

Una Reina en Busca de un Nuevo Camino

Cansada de la corona y reducida en popularidad, Cristina mostró interés en abdicar al trono, pero su consejo la disuadió de la idea. No obstante, en 1654, ella se mantuvo firme en su decisión y decidió ceder el trono a favor de su primo Carlos Gustav. Despojada de los elementos de majestad, la reina disfrutó de su libertad y se embarcó en un viaje por Europa, convertida secretamente al catolicismo.

Aunque su objetivo era la discreción, su llegada a Roma fue recibida con una gran fiesta organizada por el Papa Alejandro VII en su honor. Durante su tiempo en la ciudad eterna, Cristina apoyó a artistas y pensadores, pero su reputación y patrocinios se vieron afectados negativamente por su temperamento autoritario.

El Declive de una Reina

Después de fracasar en su intento de volver al trono, Cristina regresó a Roma, donde permaneció hasta el final de su vida. Aunque su conversión al catolicismo fue exaltada por la iglesia, su posición nobiliaria fue suspendida en Suecia, y su relevancia política se vio disminuida.

Ver más  Historia de los Buques de Guerra: Desarrollo, tácticas y batallas de la navegación militar

A pesar de sus intentos, Cristina nunca logró recuperar su posición de autoridad y murió en 1689. Su vida fue un hito de su tiempo y se distinguió del resto, siendo enterrada en la Basílica de San Pedro en el Vaticano, un honor que solo se le concede a los más altos exponentes de la fe. Cristina, sin duda, dejó una marca indeleble en la historia.

Tabla de Contenidos

Header
Una Reina Independiente
Una Reina Culta
Una Reina Controvertida
Una Reina en Busca de un Nuevo Camino
El Declive de una Reina

Preguntas frecuentes

1. ¿Quién fue Cristina, reina de Suecia?

2. ¿Cuáles fueron las acciones más destacadas de Cristina como reina?

3. ¿Cómo fue recibida su conversión al catolicismo en Roma?

Gracias por leer este artículo y no olvides revisar nuestras otros artículos relacionados en rincondelmito.com. ¡Hasta la próxima!