Saltar al contenido

La Orden de los Caballeros Templarios: Su historia y legado

Índice

La Era de las Cruzadas y la Orden de los Caballeros Templarios

La era de las cruzadas fue uno de los períodos más tumultuosos en la historia. Varios reinos europeos se unieron con el propósito de defender la fe cristiana y reconquistar Jerusalén, que estaba bajo el gobierno de un califato musulmán. Muchos hombres de diversas clases sociales dejaron sus hogares y seres queridos para responder al llamado hecho por las iglesias católicas y emprender una peregrinación a Tierra Santa. Estos hombres soñaban con ver las tierras de las que habían oído tantas historias increíbles en las prédicas y las misas. Algunos buscaban fortuna y la oportunidad de recibir títulos de nobleza, mientras que otros ya poseían un linaje noble y componían la fuerza más temible en los campos de batalla medievales: la caballería.

Para proteger su estatus social y sus propios intereses, se crearon varias órdenes de caballería. Estas órdenes estaban compuestas por miembros que compartían los mismos intereses e ideales y se les asignaban funciones específicas en los campos de batalla.

El Surgimiento de la Orden de los Caballeros Templarios

El camino hacia Jerusalén estaba lleno de peligros. Grupos de saqueadores infestaban esas regiones y muchos peregrinos perecieron incluso antes de llegar a Tierra Santa. Para resolver este problema, el rey Balduino II de Jerusalén alentó la creación de una nueva orden de caballería. Así, en 1118 se fundó la Orden de los Caballeros Pobres de Cristo y del Templo de Salomón, más conocida como la Orden de los Caballeros Templarios.

La Orden de los Caballeros Templarios fue fundada por Hugo de Payns, un noble francés que, junto con otros ocho caballeros, dio origen a una de las instituciones militares más famosas de la historia. Su objetivo inicial era proteger a los peregrinos cristianos que llegaban a Tierra Santa en busca de consuelo religioso o para alistarse en los ejércitos de los cruzados.

Con tan noble función, los Caballeros Templarios comenzaron a recibir numerosas donaciones económicas de fieles de toda Europa, e incluso de otras órdenes de caballería. Pronto, la Orden creció rápidamente tanto en riqueza como en número de miembros dispuestos a luchar en nombre de la fe cristiana. Los Templarios acumularon tal fama y prestigio que el Papa Gregorio IX les garantizó una exención de impuestos, considerando que su papel en las cruzadas era de suma importancia.

Los Caballeros Templarios en la Batalla

En la batalla, los Caballeros Templarios llevaban una armadura hecha de cota de malla y a menudo la cubrían desde los pies hasta la cabeza. También utilizaban cascos robustos y una espada ancha y pesada, capaz de causar daños incluso al perder el filo. Además, los Templarios eran fácilmente reconocibles en la batalla gracias a sus túnicas blancas adornadas con cruces rojas. Eran considerados el grupo de caballeros más temido del período de las cruzadas.

Ver más  Los 7 dioses y diosas más fuertes y poderosos de la mitología china

A pesar de su fama, la Orden de los Caballeros Templarios nunca fue muy numerosa. En su apogeo, contaba con unos 400 miembros y, en la mayoría de los casos, luchaba en desventaja contra los ejércitos enemigos. Sin embargo, el fervor religioso y la lealtad a la orden impulsaban a los Caballeros Templarios a realizar ataques casi suicidas, causando terror mientras avanzaban valientemente entre las líneas enemigas.

Cuando no estaban en batalla, los Caballeros Templarios llevaban una vida humilde y modesta, muy similar al estilo de vida de los monjes católicos. Debían seguir un estricto código de conducta en su vida diaria, que incluía evitar comer carne los miércoles, pasar muchas horas en oración, pedir perdón por el uso de la violencia, mantener los votos de castidad y, bajo ninguna circunstancia, comer la carne de sus caballos de carga, incluso si el animal moría por causas naturales. Además, los miembros de la orden debían compartir el mismo tazón durante las comidas y recibir la misma cantidad de comida y vino, sin importar su estatus. También tenían prohibido abrazar o besar a cualquier mujer en los labios o en la mejilla, incluso si era su propia madre.

Esta idea de pobreza se representaba a través de la famosa imagen de dos jinetes montando el mismo caballo, como símbolo de humildad y renuncia al propio orgullo.

El Declive de los Caballeros Templarios

Otra función de la Orden de los Caballeros Templarios era ofrecer una nueva oportunidad a los caballeros excomulgados por la Iglesia Católica. Estos caballeros excomulgados tenían la oportunidad de redimirse y volver a la gracia divina si aceptaban seguir los dogmas y virtudes de los Caballeros Templarios. Así, podrían reintegrarse a la sociedad cristiana.

Dentro de la Orden Templaria, había diferentes grados de jerarquía, y aquellos miembros que demostraban valía podían alcanzar nuevas posiciones, como la de tesorero para administrar las finanzas o la de maestro de armas para entrenar a los nuevos reclutas. Cada orden de caballería estaba comandada por sus propios líderes, generalmente miembros de la alta nobleza. La Orden de los Caballeros Templarios estaba comandada por un noble que recibía el título de Maestro del Templo de Jerusalén.

Con el tiempo, muchos de estos líderes manifestaron ambiciones personales y comenzaron a exponer diferencias con otras órdenes de caballería, lo que generó acalorados debates sobre quién debía conservar las tierras conquistadas y recibir sus impuestos. Los Templarios, supuestamente, solo debían obediencia a la Iglesia, pero en algunos casos actuaron por intereses propios, atacando caravanas e incluso aldeas musulmanas en busca de objetos de valor.

Los Caballeros Templarios acumularon muchas victorias contra los ejércitos árabes, pero en 1187 tuvo lugar la Batalla de Hattin. En ese enfrentamiento, un gran ejército de cruzados, acompañados por los Caballeros Templarios, se enfrentó a las tropas comandadas por Saladino, líder de las fuerzas musulmanas. La batalla resultó caótica y brutal, y no solo fueron derrotados los cruzados, sino que también perdieron la ciudad de Jerusalén. Esto debilitó el prestigio de muchas órdenes de caballería.

Ver más  ¿Qué es un Qilin en la mitología china?

A pesar de su fama y poder, la Orden de los Caballeros Templarios nunca fue muy numerosa. En su apogeo, contaba con unos 400 miembros y, en la mayoría de los casos, luchaba en desventaja contra los ejércitos enemigos. Sin embargo, el fervor religioso y la lealtad a la orden impulsaban a los Caballeros Templarios a realizar ataques casi suicidas, causando terror mientras avanzaban valientemente entre las líneas enemigas.

En 1307, Felipe IV de Francia promovió alianzas con nobles y el Papa Clemente V para derrocar a la Orden de los Caballeros Templarios y confiscar todas las riquezas que poseían. El plan tuvo éxito y los respetados caballeros fueron acusados de herejía y otros crímenes contra la iglesia. Muchos Templarios fueron perseguidos, encarcelados y brutalmente torturados. Algunos huyeron a tierras lejanas, como España, Portugal e Inglaterra, pero muchos perdieron sus vidas jurando su inocencia y defendiendo el honor de la Orden Templaria.

En marzo de 1312, el Papa Clemente V oficialmente declaró extinta a la Orden de los Caballeros Templarios. El último Gran Maestre de la orden, Jacques de Molay, fue ejecutado en una hoguera en la ciudad de París. Según la leyenda, antes de ser consumido por las llamas, De Molay maldijo al rey Felipe IV y al Papa Clemente V, diciendo que ambos serían responsables ante Dios en menos de un año. Curiosamente, tanto el rey como el Papa perdieron sus vidas en ese plazo de tiempo. Los restos del rey Felipe IV fueron almacenados en el Monasterio de Poissy, pero un rayo alcanzó el monasterio y lo incendió junto con lo que quedaba del rey.

La Leyenda de los Caballeros Templarios

La historia de los Caballeros Templarios está envuelta en muchas historias y leyendas. Gran parte de su tesoro nunca ha sido encontrado y, hasta hoy, continúa siendo buscado. Desde la antigüedad se ha creído que los Templarios encontraron el Cáliz del Santo Grial, utilizado por Jesucristo en la Última Cena. También se dice que guardaban la famosa Arca de la Alianza, que contenía las Tablas de los Diez Mandamientos, entre otros objetos sagrados. Existe la creencia de que los miembros restantes de los Templarios crearon la masonería y así preservaron sus secretos bajo el disfraz de una nueva hermandad secreta. Sin embargo, la masonería se fundó cuatrocientos años después de la caída de los Caballeros Templarios, lo que dificulta la conexión con la orden original.

En 2007, el Vaticano reconoció la injusticia cometida contra la Orden de los Caballeros Templarios, absolviéndolos de las acusaciones de brujería y otras prácticas consideradas contrarias a la Iglesia Católica. La historia de los Caballeros Templarios es un gran ejemplo del poder que puede tener la fe en un ideal y de cómo la codicia puede llevar incluso a reyes a cometer actos traicioneros. Los Templarios siempre serán recordados en nuestra historia con admiración y reverencia.

Ver más  ¿Por qué Chang E voló a la Luna?

Tabla de Resumen: Los Caballeros Templarios

Orden de los Caballeros Templarios
Fecha de Fundación 1118
Lema «Non nobis, Domine, non nobis, sed nomini tuo da gloriam» (No a nosotros, oh Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da la gloria)
Armamento Armaduras de cota de malla, cascos, espadas anchas y pesadas
Vestimenta Túnicas blancas con cruces rojas
Estilo de Vida Vida humilde y modesta, siguiendo un estricto código de conducta
Final de la Orden Año 1312, tras la persecución por parte del rey Felipe IV de Francia y el Papa Clemente V

Preguntas Frecuentes

1. ¿Cuál era el objetivo principal de la Orden de los Caballeros Templarios?

El objetivo principal de la Orden de los Caballeros Templarios era proteger a los peregrinos cristianos que se dirigían a Tierra Santa y combatir en las cruzadas en nombre de la fe cristiana.

2. ¿Cuál era la vestimenta característica de los Caballeros Templarios?

Los Caballeros Templarios llevaban túnicas blancas adornadas con cruces rojas, lo que los distinguía en el campo de batalla.

3. ¿Qué sucedió con la Orden de los Caballeros Templarios al final de su existencia?

La Orden de los Caballeros Templarios fue perseguida y acusada de herejía por parte de Felipe IV de Francia y el Papa Clemente V. Fue oficialmente declarada extinta en 1312 y sus miembros fueron perseguidos, encarcelados y torturados.

A lo largo de la historia, la Orden de los Caballeros Templarios ha fascinado a numerosas generaciones con su legado de valentía, lealtad y misterio. Su historia sigue siendo objeto de estudio y especulación, y continúa despertando el interés de aquellos que se adentran en los secretos del pasado.

Si te ha interesado este artículo, te invito a leer otros artículos relacionados en nuestro sitio web. Descubre más sobre la época de las cruzadas, otras órdenes de caballería e historias fascinantes del mundo de la mitología y la historia.

Hasta la próxima, y que los dioses te acompañen en tu camino de conocimiento y descubrimiento en el apasionante mundo de los mitos y las leyendas.