Saltar al contenido

El surgimiento del Imperio de los Faraones en el Antiguo Egipto

En la antigüedad, Mesopotamia fue considerada el hogar de las primeras grandes civilizaciones, donde los sumerios formaron reinos bien organizados durante la Edad de Bronce. Sin embargo, está claro que los seres humanos no solo vivían en Mesopotamia, sino que ya se habían extendido por gran parte del globo. La mayoría de ellos vivían como nómadas o en pequeñas aldeas. Algunas tribus emigraron al norte de África alrededor del año 5000 a.C., donde crearon aldeas y se extendieron a lo largo del valle del Nilo.

Más precisamente, estas tribus se asentaron en dos regiones que ahora conocemos como Alto Egipto y Bajo Egipto. La elección de esta región se debió a la existencia del famoso río Nilo, el río más extenso del mundo. Los antiguos egipcios llamaban al río Nilo por el nombre de «Trupe», que significaba «gran río». Lo consideraban un regalo de los dioses para todos los seres vivos. El río Nilo tenía periodos de inundación y regaba el suelo a su alrededor, dejando sedimentos que oscurecían y fertilizaban la tierra. Esto permitía la agricultura y la cría de animales.

Una de las palabras que los egipcios usaban para referirse a su tierra era «Kemet», que se puede traducir como «tierra negra». Esto resaltaba la importancia de la fertilidad del suelo. La región más prominente era el delta del río Nilo, donde el río se divide en diferentes brazos y desemboca en el mar Mediterráneo. Aquí es donde se concentraban la mayoría de los asentamientos humanos.

Índice

El desarrollo de la cultura egipcia

Al igual que en las antiguas civilizaciones de Mesopotamia, la agricultura fue el principal estímulo para impulsar el comercio y el desarrollo cultural en el antiguo Egipto. Con el paso del tiempo, las aldeas se convirtieron en ciudades independientes y surgieron los primeros gobernantes que se proclamaron reyes soberanos. En el año 3100 a.C., un rey del Alto Egipto llamado Narmer inició una campaña militar para unificar a los pueblos del Bajo y Alto Egipto bajo su mando. Se convirtió en el primer faraón de Egipto y comenzó las primeras dinastías egipcias, seguidas por 30 a lo largo de los siglos.

La ciudad de Memphis, fundada por Narmer, fue durante mucho tiempo la capital del antiguo Egipto. Tenía un puerto a orillas del río Nilo donde se construían fábricas y talleres. Desde jarras de cerámica hasta ropa y tintes, se producían una amplia variedad de productos que se transportaban en barco al otro lado del río y se comerciaban con las ciudades vecinas. Incluso en este periodo de su historia, los egipcios ya tenían enemigos. Algunas tribus nubias y tribus libanesas se rebelaban constantemente contra el control egipcio, provocando enfrentamientos violentos.

Es posible que la esposa de Narmer fuera Neithotpe, una princesa del norte de África. Neithotpe fue la primera reina de Egipto y posiblemente la primera mujer faraón. Después de la muerte de Narmer, se convirtió en la primera mujer en gobernar una dinastía en la historia. Durante la gran historia del antiguo Egipto, los faraones desempeñaron un papel más importante que la figura tradicional de los reyes y emperadores. Fueron vistos como seres sagrados por los egipcios, debido a la creencia de que tenían una herencia de sangre divina, descendientes del dios Horus. Solo aquellos que compartían el mismo linaje tenían derecho al trono.

Ver más  Imperio Medio de Egipto: La Era de las Pirámides y el Nuevo Imperio

Los faraones no solo eran gobernantes, sino también comandantes supremos del ejército, primeros sacerdotes y figuras cercanas a los dioses. Aunque tenían muchos beneficios y poder, la mayoría de sus vidas no fue fácil. Algunos ascendieron al trono incluso antes de cumplir los 12 años. El heredero al trono real se preparaba desde la infancia, aprendiendo sobre tácticas militares, la historia de los reinos y las conquistas militares, y también aprendiendo sobre escritura y ritos religiosos. A pesar de toda su autoridad, era raro que los faraones permanecieran en el poder por mucho tiempo, ya que a menudo se enfrentaban a invasiones o golpes de estado.

La construcción de pirámides y la edad de oro

Para prolongar su reinado, los faraones celebraban festivales rituales llamados «la fiesta de Opet», que tenían como propósito traer rejuvenecimiento tanto al faraón como a su vínculo con los dioses. Cuando un faraón podía gobernar durante unos 30 años, se celebraba una gran fiesta para exaltar su reinado. Al final de su vida, se realizaban fiestas, cantos y rituales para su paso al otro mundo.

Alrededor del año 2686 a.C., comenzó la fase conocida como el Imperio Antiguo, también conocido como la Edad de las Pirámides. Durante este período, Egipto ya se había consolidado como un imperio y mantenía relaciones comerciales con los pueblos libaneses, palestinos y los reinos de Mesopotamia. El país se había convertido en una tierra de grandes riquezas.

Durante el Antiguo Imperio, se realizaron grandes avances artísticos y arquitectónicos. Las pinturas que adornaban templos y palacios se realizaban con gran habilidad y se calculaban las proporciones de los dibujos con precisión. Los tintes utilizados provenían de extractos de plantas y minerales, incluso se utilizaban insectos y sangre de animales para lograr colores más vivos. Como resultado, muchas de estas pinturas han mantenido sus colores y esplendor hasta el día de hoy.

Avances militares y declive del imperio

En el ámbito económico, se llevaba un registro de toda la producción, lo que permitía una orientación más precisa de los recursos. Los funcionarios gubernamentales recaudaban impuestos, reclutaban campesinos para trabajar en los cultivos o en la construcción, y dirigían el sistema jurídico y las patrullas de soldados para combatir los delitos.

Durante el Antiguo Imperio, también se realizaron avances militares. Los soldados ya llevaban corazas de lana o cuero, escudos de madera cubiertos de cuero y espadas cobrizas emblemáticas que datan de este período.

Alrededor del año 2200 a.C., Egipto enfrentó un gran periodo de sequía que duró 140 años, generando hambruna y una disminución del poder económico y social. Una ola de inestabilidad se apoderó de Egipto y el gobierno faraónico perdió el control de algunos de sus territorios. Algunas provincias más alejadas de la capital se rebelaron y declararon su independencia. Los líderes de estas provincias ya no pagaban impuestos al gobierno central y enriquecían sus propias regiones, dando lugar a una especie de líderes mafiosos.

Finalmente, dos grupos se destacaron: uno comandando el Bajo Egipto a través de la ciudad de Heracleópolis y el otro comandando el Alto Egipto desde la ciudad de Tebas. Alrededor del 2055 a.C., las fuerzas de Tebas comandadas por Mentuhotep II derrotaron a los gobernantes de Heracleópolis, unificando nuevamente a Egipto y comenzando el periodo conocido como el Imperio Medio.

Después de restablecer el control militar en Egipto, fue necesario recuperar la economía. Se construyeron nuevos sistemas de irrigación y monumentos dedicados a los dioses. Mentuhotep II inició una campaña militar para conquistar Nubia, una región rica en vetas de oro y joyas preciosas, algo que sería muy lucrativo para las debilitadas arcas egipcias. Mentuhotep II murió después de reinar durante 51 años y fue enterrado junto con sus seis esposas en un complejo funerario en Deir el-Bahari.

Ver más  Teseo y Hipólito: un amor traicionado y un perdón tardío

Con el poder económico restablecido y sin grandes amenazas externas, el Imperio ingresó en un periodo considerado erudito. Durante el Imperio Medio, cobró mayor relevancia el concepto de la vida en el más allá y la muerte. Se consideraba un rito de paso y comenzó a recibir aún más atención en la vida cotidiana de los egipcios.

Otro aspecto destacado fue la renovación de la construcción de pirámides como tumbas para los faraones. Por tanto, durante este periodo, se construyeron monumentos cada vez más grandes. La construcción de pirámides había comenzado durante el Antiguo Imperio, siendo la pirámide de Djoser, construida alrededor del 2630 a.C., la más antigua. Sin embargo, las más famosas son las pirámides de Giza, situadas en la necrópolis de Giza cerca de la ciudad de El Cairo.

En la necrópolis de Giza se encuentran tres pirámides principales: la pirámide de Keops, la pirámide de Kefrén y la pirámide de Micerino. También existen otros monumentos más pequeños cerca de las pirámides, conocidos como «pirámides de las reinas». La Gran Esfinge también forma parte de la necrópolis.

Las pirámides, al igual que en otras partes de Egipto, estaban terminadas con una cubierta de piedra caliza blanca pulida que reflejaba la luz del sol desde la distancia. En la parte superior, estaban terminadas con piedras adornadas con escritos jeroglíficos. Incluso es posible que algunas pirámides tuvieran una tapa hecha o forrada de oro. La Pirámide de Micerino tenía una impresionante altura de 140 metros en su momento, aunque actualmente mide solo 138 metros. Es la más antigua de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo que aún existe.

A lo largo de los siglos, la mayoría de las pirámides fueron saqueadas tanto por dentro como por fuera. La cubierta de piedra caliza y las piedras de granito fueron retiradas para su uso en otros edificios. Sin embargo, las pirámides aún continúan siendo un espectáculo impresionante.

Creencias y rituales en el Antiguo Egipto

La construcción de estos gigantescos monumentos funerarios estaba vinculada a la religión de los antiguos egipcios, que influyó profundamente en su visión de la vida y la muerte. Aunque no hay fuentes escritas que expliquen claramente sus creencias, los historiadores modernos utilizan las pinturas y escrituras dejadas en templos, pirámides y tumbas como fuentes de estudio.

Los egipcios creían que aquellos que tenían sangre divina podían resucitar después de unos pocos cientos de años y retomar su lugar como gobernantes de la Tierra. Este concepto de muerte y renacimiento explica la motivación de los faraones para crear ambientes donde pudieran preservar sus cuerpos y volver a la vida. La práctica de la momificación tenía como objetivo preservar el cuerpo al que el soberano regresaría.

Además de la momificación, también se colocaban las pertenencias personales del faraón, como objetos preciosos, ropa y joyas, en su tumba. En muchos casos, también se sacrificaban a sus sirvientes personales, animales y sacerdotes. Incluso las esposas del faraón podían ser enterradas junto a él. Estas prácticas, sin embargo, perdieron fuerza durante el Imperio Medio.

Ver más  7 dioses y diosas egipcias malvadas y peligrosas

Los sarcófagos también eran vitales para la reencarnación del faraón. El rostro del faraón era tallado en el sarcófago con la mayor precisión posible, para que cuando el espíritu regresara al cuerpo, pudiera recordar cómo era su apariencia en vida.

Hoy en día, el islam suní es la religión oficial de Egipto, seguida por la mayoría de la población. Sin embargo, también existen grupos neopaganos que siguen la religión y los dioses antiguos, práctica conocida como «kemetismo». La historia del antiguo Egipto aún tiene eventos y retrocesos significativos que marcaron para siempre el curso de la historia.

Tabla de contenido:

Periodo Acontecimiento
Edad de Bronce Desarrollo de los reinos sumerios en Mesopotamia
Año 5000 a.C. Emigración de tribus al norte de África
Año 3100 a.C. Unificación de Bajo y Alto Egipto bajo el reinado de Narmer
Año 2686 a.C. Comienzo del Imperio Antiguo y la construcción de las pirámides
Año 2055 a.C. Unificación de Egipto bajo el reinado de Mentuhotep II
Año 2200 a.C. Periodo de sequía y disminución del poder económico y social

Preguntas frecuentes:

1. ¿Cuándo comenzó la construcción de las pirámides en Egipto?

La construcción de las pirámides en Egipto comenzó durante el Antiguo Imperio, alrededor del año 2630 a.C., con la construcción de la pirámide de Djoser.

2. ¿Cuántas pirámides se han encontrado en Egipto?

Se han encontrado y contabilizado alrededor de 123 pirámides en Egipto. Algunas de ellas se encuentran en ruinas, pero otras aún permanecen en pie.

3. ¿Cuál es la pirámide más grande de Egipto?

La pirámide de Keops, situada en la necrópolis de Giza, es la más grande de Egipto. Fue construida durante el Antiguo Imperio y es una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo que aún existe.

4. ¿Cuál era la creencia de los antiguos egipcios sobre la vida y la muerte?

Los antiguos egipcios creían en la vida después de la muerte y en la reencarnación. Creían que aquellos con sangre divina podrían resucitar después de unos cientos de años y retomar su lugar como gobernantes de la Tierra.

5. ¿Por qué los faraones construyeron pirámides como tumbas?

Los faraones construyeron pirámides como tumbas para preservar sus cuerpos y ser reencarnados en ellos. También era un símbolo de su poder y autoridad. Las pirámides eran monumentos impresionantes que reflejaban la grandeza de los faraones y su conexión con los dioses.

Espero que hayas disfrutado de este recorrido por la historia del antiguo Egipto. Si te interesa aprender más sobre mitología y civilizaciones antiguas, te invito a consultar nuestros artículos relacionados en nuestro sitio web.

Hasta la próxima, y no te olvides de seguir explorando el fascinante mundo de la mitología. ¡Nos vemos pronto!

Array