Saltar al contenido

5 Mitos e Historias de Hefesto

Hefesto era hijo de Hera (y posiblemente de Zeus) y el dios olímpico de la fragua. Era el esposo de Afrodita y un dios importante para los herreros, escultores, artesanos y muchos otros como ellos. Además, gobernó sobre el fuego contundente (mientras que Hestia gobernó los fuegos más suaves del hogar) y fue patrón de los volcanes.

Los siguientes mitos son las cinco historias principales de la antigüedad sobre Hefesto . Cubren su vida, su papel y su importancia general para los antiguos griegos y su práctica religiosa. Por lo general, no es el más conocido o recordado, pero sin embargo es una parte importante de la mitología, tanto en el fondo como en el frente.

Índice

Los mitos y las historias de Hefesto

1. Nacimiento y rechazo del Olimpo

Según la mayoría de las fuentes, Hera era la madre de Hefesto y él no tenía padre. Hera lo concibió sola cuando se puso celosa de Zeus por dar a luz a Atenea de su frente. En otras fuentes, Zeus es su padre.

Hubo dos relatos de la caída de Hefesto del Olimpo. El más común implicó su rechazo por parte de su propia madre. En este mito, Hera vio que su hijo había nacido con un pie arrugado o torcido. Con disgusto, ella lo arrojó del Olimpo, donde cayó al mar y fue encontrado y criado por Tetis, madre de Aquiles, y un Oceanid llamado Eurynome.

En el otro relato, en realidad fue Zeus quien expulsó a Hefesto. Trató de rescatar a Hera de Zeus cuando el rey intentaba agredirla sexualmente. Zeus lo arrojó desde las nubes y Hefesto cayó durante un día entero, lisiándose la pierna cuando aterrizó. Desembarcó en la isla de Lemnos y los nativos de Sintia le enseñaron cómo trabajar el oficio de la fragua.

Ver más  Cerbero: El Perro de Tres Cabezas - Mitología Griega

2. Regreso al Olimpo y compromiso con Afrodita

Hefesto, de adulto, capturó a Hera y la engañó para que se sentara en un trono dorado. Sin embargo, fue maldecido para que no pudiera ser liberada hasta que él lo dijera. Los otros dioses le suplicaron que fuera al Olimpo y liberara a su madre, pero él afirmó que ella no era su madre después de abandonarlo.

El dios Dionisio fue quien finalmente resolvió el problema. Visitó a Hefesto y lo atiborró de vino hasta que estuvo tan borracho que se desmayó. Dionisio luego llevó a Hefesto de regreso al Olimpo en una mula acompañado por un desfile de bailarines y fiesteros.
Cuando llegaron al Olimpo, Zeus le imploró que liberara a Hera.

Finalmente, Hefesto accedió, pero solo si recibía a cambio la mano de Afrodita. Aunque Hefesto tenía otras consortes, deseaba colocar a la diosa del amor por encima de todas ellas. Zeus estuvo de acuerdo con la condición y los dos se comprometieron.

3. El deseo de Atenea y el nacimiento de Erictonio

Antes de pedir matrimonio con Afrodita, muchas historias dicen que Hefesto primero pidió la mano de Atenea. Algunas versiones dicen que esto se debió a que Hefesto fue quien liberó a Atenea de la frente de Zeus, aunque la mayoría de las historias tienen a Atenea naciendo primero.

Una narración de esta historia dice que tanto Zeus como Athena rechazaron la propuesta de matrimonio. Hefesto trató de violar a Atenea de todos modos, pero ella escapó. En otro relato, Zeus condonó el matrimonio y Hefesto y Atenea fueron enviados a un lecho matrimonial. Sin embargo, cuando el dios forja intentó consumar el matrimonio, ella desapareció.

Ver más  9 Criaturas Mitológicas Griegas: Hidra, Sirenas, Quimera, Arpías, Centauros, Cérbero, Pegaso, Minotauro, Gorgonas

De cualquier manera, su semilla se derramó por el suelo y embarazó a su abuela, Gaia, la personificación de la tierra. Ella dio a luz a un hijo llamado Ericthonius, quien luego fue adoptado y criado por Athena como su hijo.

4. Afrodita y Ares

La esposa de Hefesto le fue constantemente infiel y tuvo varios hijos con varias consortes. Sin embargo, los dos grandes amores de su vida fueron el mortal Adonis y el propio hermano de Hefesto, Ares, el dios olímpico de la guerra.

Afrodita y Ares tuvieron muchos hijos juntos y continuaron su relación durante muchos años. Hefesto finalmente se puso celoso. Los atrapó en el acto y los capturó en una red de metal forjada en lo profundo de su fuego mágico, de la cual no podían escapar. Luego arrastró a los amantes desnudos al Olimpo, donde todos los dioses se rieron de ellos.

Poseidón finalmente convenció a Hefesto de dejar libres a Afrodita y Ares prometiéndole que Ares pagaría la tarifa del adúltero o que Poseidón la pagaría él mismo. En otras versiones, Hefesto exigió que Zeus le devolviera el precio de la novia, quien actuaba como el padre de Afrodita en el matrimonio. ¡Si Zeus pagó o no varía según se diga!

5. Artesano de los dioses

Hefesto trabajaba en su propio palacio en el Olimpo que contenía su enorme taller. Empleó a los cíclopes Brontes, Steropes y Arges como sus asistentes.

Entre las muchas creaciones extraordinarias de Hefesto se encontraban creaciones importantes para los dioses.

Hizo el casco alado y las sandalias para el dios mensajero, Hermes; el pectoral del escudo Aegis para Zeus y Atenea; el arco y la flecha de Eros, el dios del amor; el hombro de marfil del rey mortal Pélope; el carro de Helios, la personificación del sol; el cinturón de Afrodita; armaduras y armas para Diomedes, Aquiles y Heracles; todos los tronos del Olimpo y el bastón de Agamenón.
Además de los cíclopes, Hefesto fabricó y empleó autómatas para que lo ayudaran en su trabajo. También tuvo un aprendiz, Cedalion, a quien le regaló a Orion como guía.

Ver más  Odiseo enfrenta a Escila y Caribdis en su encuentro con las Sirenas - La Odisea

El fuego de la fragua de Hefesto fue la llama que robó Prometeo para llevar el fuego a la humanidad. En la misma fragua, a instancias de Zeus, Hefesto creó a Pandora, la primera mujer humana, y el pithos (o caja) en el que llevaba los pecados del mundo.

Hephaestus también podría crear movimiento en objetos inanimados. Sus leones hechos a mano, que custodiaban el palacio de Alcínoo, podían cobrar vida para atacar a los intrusos.

Pensamientos finales

Hefesto no es el más conocido de los dioses griegos antiguos, pero es uno de los más interesantes. Su trabajo silencioso en segundo plano lo convirtió en un actor importante, aunque indirectamente, en casi todos los mitos famosos. Su obra tocó a héroes y dioses por igual, dejando su huella para siempre.

Vídeo sobre: 5 Mitos e Historias de Hefesto