Saltar al contenido

Momentos sangrientos de la Revolución Francesa

La Revolución Francesa fue uno de los eventos más sangrientos de la historia moderna. Entre 1789 y 1799, los franceses experimentaron cambios drásticos en el sistema social y político. Derrocaron un sistema monárquico construido sobre privilegios aristocráticos y eclesiásticos, y trataron de sustituirlo por una visión más democrática de la sociedad. Sin embargo, cientos de miles de personas en Francia pagaron con sus vidas estas transformaciones políticas y sociales.

Índice

La violencia en la Revolución

Aunque la mayoría de la gente asocia la violencia en la Revolución Francesa con la guillotina, el derramamiento de sangre se produjo de diferentes maneras a lo largo de la revolución. La gente se atacaba en las calles, en las cárceles e incluso en las iglesias. Hombres y mujeres de la familia real, la aristocracia y la iglesia fueron asesinados por su asociación con la vieja orden. Los que tuvieron más suerte solo perdieron la cabeza.

A medida que la revolución avanzaba, las distintas facciones se enfrentaron entre sí. No había una única visión de un mundo postrevolucionario. Pero, ¿fue toda la Revolución Francesa un sangriento desastre? Bueno, en realidad no. La Revolución Francesa trajo consigo importantes cambios políticos y sociales que siguen siendo relevantes hoy en día.

Horrores y relevancia de la Revolución Francesa

Los horribles relatos de la Revolución Francesa siguen teniendo el poder de conmocionar y perturbar, incluso siglos después de su acontecimiento. Estos momentos se sitúan junto a las brutales rebeliones del siglo XXI, las cosas horribles hechas por la Iglesia Católica y los terribles métodos de tortura. Son aquellos momentos en la historia en los que el lado oscuro de la naturaleza humana quedó expuesto para que todos lo vieran. Aquella Revolución no solo fue de libertad, igualdad y fraternidad, también tuvo algo de brutalidad.

El inicio de la Revolución Francesa: La Toma de la Bastilla

La mayoría de los historiadores señalan a la toma de la Bastilla como el inicio de la Revolución Francesa. Por eso, los franceses celebran el Día de la Bastilla como día festivo el 14 de julio. La Bastilla era una fortaleza prístina administrada por el estado, contenía armas, pólvora y un puñado de prisioneros. El 14 de julio de 1789, solo tenía siete prisioneros. Uno de ellos era el comandante de la fortaleza, Bernard René de Launay.

En un trágico giro del destino, Launay terminó en la Bastilla ese fatídico día. Una turba de plebeyos franceses se acercó a la fortaleza para requisar pólvora y armas. Aunque al principio Launay se mostró cordial con la chusma, las cosas se descontrolaron rápidamente. La turba atacó la fortaleza, le asaltó y capturó a Launay. Después de una brutal pelea, murió. La turba le cortó la cabeza y la montó en una lanza, y desfiló por las calles de París. Fue el sangriento comienzo de la Revolución.

Ver más  Zeus y Hera: El Castigo de Quelona - Una Boda Divina y un Castigo Vagamente Merecido

La profanación de los cuerpos reales

Después de que el rey Luis XVI y la reina María Antonieta sintieran en el abrazo de la guillotina, los revolucionarios arrojaron sus cuerpos en ataúdes, los depositaron en una tumba anónima y los cubrieron con cal virgen en el cementerio de Madeleine de París, junto a los restos de otros miles de víctimas de la guillotina. Aunque Luis y María Antonieta fueron los afortunados cuyos restos fueron recuperados y enterrados en la Basílica de Saint Denis en 1817, otros miembros de la realeza no tuvieron tanta suerte.

Parte del fervor antimonárquico de la Revolución Francesa significaba que la realeza, incluso los fallecidos hace tiempo, eran enemigos de la Revolución y su memoria debía ser destruida. Se atacaron todos los símbolos de la monarquía, lo que supuso sacar a relucir los cuerpos en descomposición de reyes, reinas y cortesanos. En julio de 1793, la desconsagración y destrucción de las tumbas reales se convirtió en un asunto oficial.

Los revolucionarios desenterraron los cuerpos reales de la Basílica de Saint Denis, donde la gran mayoría de la realeza francesa había sido enterrada durante siglos. A continuación, enterraron los restos en una fosa común, vertieron cal virgen sobre los cuerpos y luego los destruyeron. En toda Francia, se desenterraron y enterraron los cuerpos de la realeza, incluidos los de Enrique IV y Catalina de Médicis. Los cuerpos de los reyes ingleses Enrique II, su esposa Leonor de Aquitania y su hijo Ricardo Corazón de León, todos ellos enterrados en la Abadía de Fontevraud, también fueron retirados y dispersados durante la Revolución.

La princesa de Lamballe y la furia antimonárquica

Los revolucionarios no se dirigieron exclusivamente a la realeza. Incluso los asociados a esta, como Diana de Poitiers, la amante favorita del Rey Enrique IV, corrieron una suerte similar. La princesa de Lamballe, amiga íntima de la reina María Antonieta, fue una de esas personas que se convirtió en una víctima de la furia antimonárquica de la Revolución.

María Luisa de Saboya, nacida en Turín el 8 de septiembre de 1749, se casó con un miembro de la familia real francesa a los 17 años. Tras la muerte de su marido, se quedó con una considerable riqueza y comenzó a moverse en los círculos más altos de la sociedad francesa. Rápidamente se hizo amiga de la futura reina María Antonieta. Recién llegada a Versalles, María Antonieta era una extraña en su propia corte, por lo que se mantuvo cerca de sus pocos amigos. La princesa de Lamballe era una de las pocas personas cercanas que pasaba mucho tiempo con la reina.

Ver más  Hércules y las Amazonas: El Cinturón de Hipólita

Los críticos de la monarquía utilizaron la amistad entre las dos mujeres como arma. Afirmaron que la amistad era de naturaleza ilícita y prueba de la depravación de la reina. Cuando estalló la Revolución en 1792, la princesa de Lamballe apoyó sin fisuras a la reina. Recibió en su salón a los miembros de la Convención Nacional y, en 1791, viajó a Gran Bretaña para pedir ayuda a amigos poderosos para ayudar a la familia real a huir de Francia.

Sin embargo, en el verano de 1792, la princesa de Lamballe fue arrestada y llevada ante un tribunal revolucionario. El 3 de septiembre de 1792, cuando se le presionó para que jurara lealtad a la revolución, se negó rotundamente. La asamblea se lavó las manos y la arrojó a la calle, donde fue recibida por una multitud enfurecida. Hay muchos relatos sobre la muerte de la princesa, los historiadores no se ponen de acuerdo en una única versión. Lo cierto es que tuvo un final violento y su cuerpo fue profanado. Los revolucionarios enloquecidos ataron su cabeza a una lanza y la llevaron por la celda de la reina, donde intentaron obligarla a besar la cabeza cortada de su querida amiga.

El levantamiento de Vendée y la represión

No todos abrazaron el creciente radicalismo de la Revolución. A principios de la década de 1790, toda una región del noreste de Francia se negó a someterse a los ideales de la Revolución y a las nuevas políticas de des-cristianización, reclutamiento masivo y derrocamiento del orden social. Esta región de Vendée sufrió graves represalias.

La Vendée estaba poblada principalmente por campesinos pobres y religiosos. Fue el principal escenario de un levantamiento masivo contra la revolución. Los civiles incluso formaron su propio ejército y se enfrentaron a las fuerzas revolucionarias en varias batallas sangrientas. A finales de 1793, los combates habían cesado más o menos, pero la venganza contra Vendée acababa de empezar.

A principios de 1794, el gobierno inició una política brutal para castigar a la región. El general Louis-Marie Turreau desplegó sus tropas para atravesar Vendée y masacrar a hombres, mujeres y niños monárquicos que encontraron a su paso. También quemaron pueblos y arrasaron la tierra. En total, murieron unas 170,000 personas en Vendée. Aunque los detalles de la guerra de Vendée y sus consecuencias siguen siendo objeto de acalorados debates, lo cierto es que la revolución no solo representó al pueblo, sino que se volvió contra él cuando se resistió.

El período del Terror

Cuando la gente piensa en la Revolución Francesa, suele recordar el período del Terror, una fase de la Revolución que duró algo menos de un año, de 1793 a 1794. Increíblemente, en ese breve periodo murieron unas 27,000 personas. Unas 17,000 fueron ejecutadas y unas 10,000 murieron en prisión.

Ver más  Wendigo: La Monstruosa Criatura del Folclore Norteamericano

Aunque la violencia en la Revolución no empezó ni terminó con el período del Terror, está claro que este periodo fue especialmente aterrador y uno de sus principales responsables fue Maximilien Robespierre. Robespierre era un jacobino y creía apasionadamente en el terror. Aunque la guillotina fue adoptada por los reformistas revolucionarios moderados y los ilustrados, que pensaban que daría un final rápido y humano a los criminales condenados, Robespierre y los jacobinos la utilizaron con entusiasmo. Al público le encantaba, y guillotinar a los enemigos de la Revolución se convirtió en un espectáculo público.

El reinado del terror se cobró a docenas de víctimas, entre ellos la revolucionaria feminista Olympe de Gouges, el rey Luis XVI y la reina María Antonieta, quien según todos los indicios afrontó su destino con dignidad. Finalmente, Robespierre mismo fue guillotinado en 1794.

Periodo Víctimas Tipo de violencia
1789-1799 Cientos de miles Violencia en las calles, guillotina
1789-1799 27,000 Período del Terror
1793-1794 17,000 Ejecuciones
1793-1794 10,000 Muertes en prisión
1793-1794 170,000 Represión en Vendée

Preguntas frecuentes

¿Cuándo ocurrió la Revolución Francesa?

La Revolución Francesa tuvo lugar entre 1789 y 1799.

¿Cuántas personas murieron en la Revolución Francesa?

Cientos de miles de personas perdieron la vida durante la Revolución Francesa.

¿Qué es el período del Terror?

El período del Terror fue una fase de la Revolución Francesa que duró de 1793 a 1794, caracterizado por una violencia extrema y una represión intensiva.

¿Cuál fue el inicio de la Revolución Francesa?

La toma de la Bastilla, el 14 de julio de 1789, es considerada como el inicio de la Revolución Francesa.

¿Quiénes fueron las principales víctimas de la revolución?

Las principales víctimas de la revolución fueron la familia real, la aristocracia, los religiosos y cualquier persona asociada con la antigua orden.

Espero que hayas disfrutado de este artículo sobre la Revolución Francesa. Si te interesa aprender más sobre la historia y la mitología, asegúrate de revisar nuestros artículos relacionados. ¡Hasta la próxima!