Saltar al contenido

Los Dioses Anunnaki: Los Dioses Astronautas – Mitología Sumeria

La historia de las primeras civilizaciones está llena de fascinantes sucesos y enigmas que despiertan la curiosidad de muchos. Nos preguntamos cómo los seres humanos lograron evolucionar tan rápidamente en comparación con otras especies que ya habitaban nuestro planeta. Los antiguos pueblos buscaron respuestas a través de sus creencias religiosas, ofreciendo explicaciones sobre la creación del mundo y la increíble capacidad creativa de la humanidad.

Índice

La civilización sumeria y sus sorprendentes escritos

Tal vez la respuesta a este dilema se encuentra en los textos escritos por la que fue la primera civilización organizada de la historia: los sumerios. Esta civilización surgió alrededor del 4.500 antes de Cristo en Mesopotamia y fue responsable de la construcción de grandes ciudades y de la creación del primer sistema de escritura conocido como escritura cuneiforme, que consistía en escribir en tablillas de arcilla.

Durante las excavaciones arqueológicas realizadas en 1849 en Irak, se descubrieron 14 tablillas de arcilla con escritos sumerios. La traducción de estos textos reveló una de las historias más fascinantes de todos los tiempos: la historia de los dioses anunnaki.

El planeta Nibiru y los dioses anunnaki

Según los manuscritos sumerios, existe un planeta en los confines del sistema solar llamado Nibiru. Cada 3.600 años, este planeta entra en una órbita cercana a la Tierra. Nibiru era el planeta natal de los «Anunnaki», una especie que experimentaba dificultades debido a los cambios rápidos en el clima y la atmósfera, lo que dificultaba la producción de alimentos. Para sobrevivir, necesitaban utilizar tecnología avanzada, alquimia y magia para revertir esta situación. Y para ello, necesitarían una gran cantidad de oro, ya que este metal tenía propiedades purificadoras capaces de resistir la radiación cósmica.

El problema era que el oro era un recurso escaso en Nibiru, por lo que, sin más alternativas, los Anunnaki decidieron utilizar su avanzada tecnología y enviar naves espaciales en busca de este precioso metal dorado. Después de una larga búsqueda, llegaron al planeta Tierra hace aproximadamente 445.000 años, convirtiéndose en los primeros astronautas en cruzar el espacio y colonizar otro planeta.

La llegada de los Anunnaki a la Tierra y la creación de la humanidad

Cuando los Anunnaki llegaron, el planeta Tierra aún estaba habitado únicamente por animales salvajes, como mamuts, tigres de dientes de sable y algunos simios. En Mesopotamia, los Anunnaki establecieron una maravillosa ciudad llamada Eridú, en la cual había un espléndido jardín lleno de árboles frutales y animales. Este jardín, creado por los Anunnaki, se llamaba Edén, y se convirtió en el lugar favorito de los dioses astronautas.

Pronto comenzó la extracción de oro en las minas subterráneas, y para llevar a cabo este trabajo pesado, trajeron consigo esclavos de otra raza extraterrestre llamada Igigi. Sin embargo, después de años de trabajos forzados y maltrato, los Igigi se rebelaron contra los Anunnaki, lo que desencadenó la primera guerra en la Tierra. Los Igigi fueron derrotados y diezmados, lo que llevó a los Anunnaki a necesitar una nueva fuerza de trabajo.

Ver más  Los Triángulos Amorosos Más Famosos de la Historia

La solución que encontraron fue crear una nueva raza de seres inteligentes que fueran capaces de trabajar y menos propensos a la rebelión que los Igigi. Para lograrlo, mezclaron sus genes con los antecesores de los seres humanos, creando así una raza híbrida sumisa a su mando. Sin embargo, esta manipulación genética no funcionó de manera perfecta al principio, dando lugar a la aparición de seres extraños, como los gigantes de Naphilim. Estos gigantes, aunque eran más grandes y fuertes que los seres humanos, carecían de inteligencia y autocontrol.

El primer hombre que surgió de esta exitosa combinación genética se llamó Adán. En comparación con los Anunnaki, los seres humanos eran increíblemente altos y fuertes. Sus armas serían más que suficientes para controlar cualquier posible rebelión. Con el tiempo, los humanos desarrollaron la capacidad de hablar y aprendieron de los Anunnaki a cultivar la tierra, construir casas de arcilla y piedra, y adquirieron conocimientos sobre diversos campos.

La relación entre los Anunnaki y los seres humanos

Los Anunnaki llegaron a apreciar a los seres humanos e incluso les permitieron vivir en su ciudad y disfrutar del sagrado jardín. Sin embargo, les dieron órdenes explícitas de no reproducirse en exceso. A pesar de la voluntad de los dioses, los seres humanos comenzaron a reproducirse rápidamente, lo que causó una superpoblación en la ciudad. Como resultado, muchas personas fueron expulsadas del Edén y de la ciudad, condenadas a vivir en tierras salvajes.

Tras un par de milenios, llegó el momento en que el planeta Nibiru se acercó nuevamente a la Tierra. El campo gravitatorio emitido por Nibiru fue tan fuerte que alteró las condiciones naturales del planeta. Hubo un aumento de la temperatura, los glaciares se derritieron rápidamente y el nivel de los océanos se elevó. Una gran inundación se apoderó de la Tierra y la ciudad de Eridú fue condenada por las aguas. Para salvar su creación, los Anunnaki construyeron gigantescas embarcaciones que flotaron durante días hasta que el nivel del agua volvió a la normalidad. En estos textos sumerios, no se especifica si los barcos flotaban en el agua o si se trataba de embarcaciones voladoras.

Después de que su ciudad fuera destruida, los Anunnaki decidieron regresar a Nibiru. Sin embargo, antes de partir, les enseñaron a los seres humanos conocimientos sobre arquitectura, matemáticas, música y escritura. También les enseñaron cómo establecer un sistema de monarquía, en el cual solo algunos líderes tendrían el derecho de gobernar, manteniendo así puro su linaje, heredado de los Anunnaki. También ordenaron la construcción de templos, conocidos como ziggurats, que se alinearían con las constelaciones y servirían como guía para que los Anunnaki regresaran a la Tierra.

Ver más  Satanás: El Adversario en la Lucha por las Almas - Ángeles y Demonios - La Encarnación del Mal

Las divinidades de los dioses Anunnaki

Los textos sumerios mencionan a varias deidades que eran adoradas por los Anunnaki. La deidad más poderosa de la mitología sumeria era Enlil, también conocido como Hades según la caligrafía acadia. Enlil representaba al cielo y poseía sabiduría infinita. Era el dios más antiguo y poderoso de todos, y tenía santuarios en prácticamente todas las ciudades sumerias.

La diosa que representaba a la Tierra y era la esposa de Enlil era Ki, también conocida como Gaia. La unión entre Enlil y Ki dio origen a los Anunnaki, una palabra que se puede traducir como «hijos del cielo y de la Tierra». El primer Anunnaki fue Enki, el dios de los vientos, tormentas y responsable de mantener el cielo y la Tierra a una distancia segura entre sí.

Otro dios de gran importancia era Ea, el poderoso dios de los océanos y los ríos. De hecho, en algunas culturas posteriores, su culto se extendió, siendo adorado en Irán, Turquía y otros lugares con el nombre de «Ea».

La luna también tenía una deidad propia llamada Nanna, adorada por ser el dios de la sabiduría y la curiosidad. Se le atribuyó la enseñanza de conceptos científicos y astronómicos a los seres humanos.

Finalmente, Utu era la personificación del sol y el defensor de la justicia, la verdad y la moralidad. Utu viajaba por los cielos en su sagrado carruaje, emanando un brillo tan resplandeciente que podía iluminar el mundo.

Además de estas deidades principales, había muchas más divinidades adoradas por los sumerios. Estas historias y dioses se enriquecieron y adoptaron nuevas formas a medida que pasaba el tiempo y diferentes culturas asimilaban a los Anunnaki en su propia mitología. Pero siempre se mantuvo viva la fascinante historia de los dioses astronautas escrita por los sumerios, una narrativa que se encuentra repleta de referencias científicas y astronómicas sumamente avanzadas para su tiempo, y que sigue siendo uno de los mayores misterios de la humanidad.

Tabla de resumen

Deidad Área de dominio
Enlil (Hades) El cielo y la sabiduría infinita
Ki (Gaia) La Tierra
Enki (Ea) Vientos, tormentas y equilibrio entre cielo y Tierra
Nanna La luna y conocimientos científicos
Utu El sol, justicia y moralidad
Ereshkigal Reino de los muertos
Inanna (Ishtar) Amor, guerra y deseos humanos
Ver más  La leyenda de la Victoria Regia: La joven india y su amor por la luna.

Preguntas frecuentes

¿Existen pruebas científicas de la presencia de los Anunnaki en la Tierra?

Los textos sumerios son considerados como la evidencia más antigua que sugiere la presencia de los Anunnaki en la Tierra. Sin embargo, no se han encontrado pruebas científicas concluyentes que respalden estas historias. Algunos teóricos de la conspiración y entusiastas de la ufología sostienen que hay indicios de su presencia, pero no existe consenso en la comunidad científica.

¿Cómo se relacionan los Anunnaki con otras culturas antiguas?

Las historias de los Anunnaki se han encontrado influencias en otras culturas antiguas de todo el mundo, como la cultura babilónica, asiria y cananea. Estas culturas adoptaron y adaptaron las historias y deidades sumerias en su propia mitología, dándoles diferentes nombres y atributos.

¿Qué evidencia hay de las minas de oro y las estructuras sumerias?

En Mesopotamia y otras áreas relacionadas con la antigua civilización sumeria, se han descubierto evidencias arqueológicas de construcciones masivas y antiguas minas de oro. Sin embargo, no hay pruebas definitivas de que estas minas de oro estuvieran relacionadas con la presencia de los Anunnaki.

¿Qué significado tienen los zigurats y su alineación con las constelaciones?

Los zigurats eran templos que se construyeron en la antigua Mesopotamia y que, según los textos sumerios, se alineaban con las constelaciones. Se cree que estos templos tenían una función religiosa y astronómica, y que servían para guiar a los Anunnaki de vuelta a la Tierra desde Nibiru.

Conclusión

La historia de los Anunnaki escrita por los sumerios está repleta de misterio y fascinación. Aunque no existen pruebas científicas definitivas de su existencia, las historias sumerias han despertado el interés de muchos investigadores y entusiastas de la mitología y la ufología. Estas narrativas nos invitan a reflexionar sobre el origen y desarrollo de la humanidad, así como sobre el enigma de una posible presencia extraterrestre en nuestro pasado remoto.

Si te ha gustado este artículo, te animo a que explores más en mi blog, donde encontrarás otros artículos relacionados con la mitología y los grandes misterios de la historia. No dudes en dejarme tus comentarios y preguntas. ¡Hasta la próxima!