Saltar al contenido

La victoria de Teseo sobre el Minotauro: una trágica historia de amor y heroísmo.

Después de regresar a Atenas y asumir el puesto de heredero del reino del Ática, Deseo se enfrenta a una situación ultrajante. Emisarios del rey Minos llegan a Atenas con la misión de cobrar los tributos debidos a su rey. Atenas había sido subyugada por Creta tras la guerra entre las ciudades, motivada por el asesinato del hijo de Minos mientras él visitaba el reino del rey de Geo. Como cláusula del tratado de paz, Atenas debería enviar a Creta anualmente 14 jóvenes para servir como tributo, siendo siete hombres y siete mujeres. Al llegar a Creta, serían llevados al famoso laberinto, donde serían entregados en sacrificio al terrible Minotauro, criatura mitad hombre, mitad toro. La población de Atenas ya no aguantaba más ver a sus hijos ser entregados como corderos de sacrificio, pero ellos no podían hacer nada. Sin embargo, al conocer la situación de Deseo, decide darle fin a eso. Él se ofrece como voluntario para ser uno de los jóvenes entregados a Creta y dice: «El tiempo de la humillación acabó, partiré con los demás jóvenes, y con todos ellos volveré después de exterminar a la bestia que se alimenta de la sangre de los hijos de Atenas». El rey Egeo intenta convencerlo de abandonar tal idea, pero no obtiene éxito. Y viendo a su hijo partir, le bendice y le pide: «Hijo mío, el navío que te lleva a Creta, por tradición parte con velas negras, en señal del luto de las vidas que serán sacrificadas. Pero te pido que si vuelves sano y salvo, eleves estas velas blancas, y así, al ver tu barco en el horizonte, mi corazón será inmediatamente apaciguado». Deseo toma las velas y parte hacia Creta.

Índice

El laberinto y la reunión con Ariadna

Al llegar a la isla, los 14 jóvenes son llevados al palacio de Minos y presentados al rey. Allí también estaba la bella princesa Ariadna, que al poner sus ojos en el joven y hermoso Deseo, se enamoró inmediatamente. Ariadna visita a su amado en la celda donde él esperaba hasta el momento en que sería llevado al laberinto. Ariadna le dice: «Pero culminó mi corazón en el instante que te vi, y no dejaré que te mate esta criatura infame. Por eso, te traigo esta espada y este hilo de lana. Con esta espada, la monstruosa criatura encontrará su fin. Pero, ¿cuál es el propósito del hilo? Aunque mates a la criatura, sin una guía, jamás podrás salir de tan intrincado laberinto, y allí perecerás. Por eso, sostendré la punta del hilo, e irás desenmarañándolo mientras recorres el laberinto, y así sabrás el camino de vuelta y podrás volver a mí».

La lucha contra el Minotauro y la fuga del laberinto

Deseo está adentro del laberinto con los demás jóvenes, y mientras caminaba, un rastro de lana quedaba en su camino. El laberinto era oscuro y temible, la tensión era absoluta. A veces, era posible oír el gruñir de la criatura que estaba al acecho. Las manchas de sangre teñían el suelo y las paredes del laberinto. Pero Deseo, sin miedo, estaba confiado en que no sería su sangre la que teñiría el suelo de rojo. El Minotauro aparece y, por medio de un ataque sorpresa, intenta cegar la vida del héroe. Sin embargo, la agilidad de Deseo permite que esquive uno tras otro los golpes de la fiera. El contraataque del héroe es devastador, y con sólo un golpe, Deseo logra abatir a la bestia. El joven héroe y sus compañeros de viaje siguen el hilo hasta la salida del laberinto. Allí, Ariadna, con ojos llenos de lágrimas, aguardaba a su amado Deseo, y se besan calurosamente y parten rumbo al barco para huir de Creta.

Ver más  ¿Qué le hizo Circe a Odiseo?

La traición y la tristeza de Deseo

Durante el viaje, el amor de la pareja parecía solo crecer. Pero, durante la noche, Deseo recibe la visita del dios Dionisio, que exige que el romance entre la pareja termine, ya que Ariadna estaba destinada al dios del vino. Por temor a los dioses, Deseo abandona a Ariadna en la isla de Naxos. Desolado, el joven parte rumbo a Atenas. Debido a la tristeza por la separación, Deseo se olvida de elevar las velas blancas. El rey Egeo, que aguardaba ansiosamente el regreso de su amado hijo, al ver el barco volver con las velas negras, siente un apretón profundo en el corazón y salta de lo alto de las rocas rumbo a las aguas. Este mar que sirvió de tumba para el rey pasaría a llamarse Mar Egeo.

El nuevo rey de Atenas y la leyenda de Deseo

Lo que debería ser un retorno triunfante se ha convertido en un evento melancólico. Pero ahora, toda el Ática alababa a Deseo, el joven que mató al Minotauro y que ahora reinaba sobre Atenas. Su valentía y astucia se habían vuelto leyenda y su nombre sería recordado por generaciones venideras como símbolo de heroicidad y amor.

Resumen
Título: La leyenda de Teseo y el Minotauro
Personajes principales: Teseo, Ariadna, Minotauro
Escenario: Atenas y el laberinto de Creta
Descripción: Teseo, hijo del rey Egeo, decide enfrentar al temible Minotauro para liberar a Atenas de su opresión. Con la ayuda de Ariadna, logra derrotar a la criatura y escapar del laberinto. Sin embargo, una traición y un olvido trágicos marcarán su regreso a Atenas.

Preguntas frecuentes

1. ¿La historia de Teseo y el Minotauro es real?

Ver más  Los Temibles Berserkers: La Furia de los Guerreros Vikingos

No, se trata de una leyenda de la mitología griega.

2. ¿Qué representa el laberinto en esta historia?

El laberinto simboliza los desafíos y peligros que Teseo debe enfrentar para liberar a su pueblo.

3. ¿Qué papel juega Ariadna en la historia?

Ariadna es una princesa que se enamora de Teseo y le ayuda a escapar del laberinto proporcionándole una espada y un hilo para encontrar la salida.

4. ¿Por qué Teseo abandona a Ariadna?

Teseo abandona a Ariadna por temor a los dioses y por el destino que tenía la princesa de estar con Dionisio.

5. ¿Qué repercusiones tuvo la historia de Teseo en la mitología griega?

La historia de Teseo se convirtió en una de las más conocidas y se considera un ejemplo de valentía y heroísmo.

Espero que hayan disfrutado de esta fascinante historia de la mitología griega. Si desean conocer más leyendas como esta, les invito a explorar nuestros artículos relacionados. Hasta la próxima, ¡y que los dioses les acompañen!