Saltar al contenido

La batalla contra Typhon: La pesadilla de los dioses – Mitología griega en los cómics

Índice

Mito de los dioses versus los titan

Al principio de los tiempos, estalló una gran guerra entre los seres divinos. Los dioses de diferentes generaciones luchaban por el poder supremo sobre el universo. Los dioses más antiguos eran conocidos como titanes, divinidades de gran tamaño y poder, y tenían a Cronos como su soberano.

Kronos gobernó el universo dinámicamente desde que castró a su padre con su gloriosa hoz y usurpó su poder. Fortificado en lo alto del monte Olimpo, el poderoso Zeus y sus hermanos lucharon contra la tiranía de los titanes en las fraguas olímpicas. El cíclope produjo poderosos artefactos para ayudar a los dioses en la guerra contra los titanes: Zeus fue dotado con poderosos rayos, Poseidón recibió su glorioso tridente y Hades recibió el casco del terror.

La guerra entre dioses y titanes se conoció como la Titanomaquia y durante diez años las deidades lucharon en feroces batallas. Los titanes fueron descendidos a las profundidades del tártaro, donde los poderosos gigantes estaban encarcelados. Estas criaturas de incontrolables brazos y varias cabezas eran hermanos de los titanes, pero incluso ellos tenían su poder y así los mantuvieron prisioneros.

Zeus rompió las cadenas que ataban a las criaturas y se comprometió a luchar junto a los dioses. Con la ayuda de los doce gigantes Catón Quiros, los olímpicos lograron inclinar la balanza del conflicto a su favor. Con la ayuda de sus hermanos, Zeus pudo someter a Cronos y puso de rodillas al más poderoso de los titanes. El ejército derrotado fue enviado al tártaro, donde los titanes cumplirían una sentencia de por vida.

Se mostró a todos la legendaria guadaña de Cronos, lo que demostró indudablemente que Zeus era el nuevo gobernante del universo. Pero Zeus deseaba el fin de los reinos tiránicos en los que el mundo estaba expuesto, y por eso llamó a Hades y a Poseidón. Juntos, Zeus compartió parte de su poder con sus dos hermanos. Hades sería el gobernante del inframundo, la región a la que el espíritu de los hombres iba después de la muerte. A Poseidón se le dio el dominio sobre los mares y océanos, y desde su palacio submarino gobernaría el mundo marino. Así, Zeus reinaba sobre los cielos y desde lo alto de su trono en el Olimpo, el dios supremo gobernaba el universo.

Ver más  El Extraño Hijo de Atenea y Hefesto: La Historia de Erictonio

El hogar de los dioses olímpicos

Después de la gran victoria sobre los titanes, los dioses construyeron un glorioso palacio en la cima del monte Olimpo. Este sería considerado el hogar de los dioses. Con el tiempo, nuevas deidades se unieron a los olímpicos originales, cada una con su papel específico ayudando a Zeus a establecer el orden.

Pero en las profundidades de la tierra se estaba forjando una terrible fuerza de caos y su único propósito era terminar con el reinado de los dioses olímpicos. Gaia, la madre tierra, concebíó una criatura de inconmensurable poder en represalia contra los dioses que encarcelaron a sus hijos, los titanes en el tártaro.

La tierra se abrió y un poderoso grito surgió de las profundidades de la grieta, sembrando el terror en los corazones de todos los que presenciaron tal escena. La enorme bestia estaba causando destrucción dondequiera que iba y el caos comenzaba a extenderse.

La batalla contra la bestia

Poseidón, al ver su templo destruido, se apoderó de una furia sin medida y atacó a la criatura. El dios de los mares midió fuerzas con la bestia y se dio cuenta de lo poderoso que era ese oponente. Poseidón saltó con su tridente para dar el golpe decisivo y clavó su arma en el pecho de la criatura, llevándola al suelo. El glorioso dios de los mares tenía a la bestia a sus pies y dijo que ese era el destino de aquellos que se atrevían a oponerse a él.

Pero para sorpresa de Poseidón, la criatura aún no había sido derrotada. El dios fue agarrado por el monstruo, que lo golpeó varias veces como un clavo y luego arrojó su cuerpo inerte al océano. Poseidón fue rescatado por su hijo, el dios del viento, quien lo sacó del combate.

Ver más  ¿Por qué es importante Pegaso?

Desde lo alto del Olimpo, los dioses vieron cómo se expandía la destrucción. Apollo, Ares y Artemisa se armaron y se dispusieron a enfrentar a la criatura. Los dioses gemelos acosaban a la bestia con sus flechas, aprovechando esta distracción, Ares saltó sobre la espalda del tifón y enterró su lanza en la bestia. Tifón agarró a Ares y lo arrojó violentamente contra Artemisa. El monstruo sacó la lanza de Ares, que atravesó su cuerpo, y lo lanzó como un dardo al dios solar, quien fue atravesado en el hombro.

El trío divino había sido fácilmente derrotado y ahora el monstruo se dirigía a su meta: el monte Olimpo.

Personajes Armas
Zeus Poderosos rayos
Poseidón Glorioso tridente
Hades Casco del terror
Tifón Fuerza destructiva

Preguntas frecuentes

1. ¿Quién era el gobernante de los titanes?

El gobernante de los titanes era Cronos.

2. ¿Qué armas fueron dadas a Zeus, Poseidón y Hades para luchar contra los titanes?

Zeus fue dotado con poderosos rayos, Poseidón recibió su glorioso tridente y Hades recibió el casco del terror.

3. ¿Quién ayudó a los dioses a derrotar a los titanes?

Los doce gigantes Catón Quiros ayudaron a los dioses a derrotar a los titanes.

4. ¿Quién era el monstruo que amenazaba con destruir el monte Olimpo?

El monstruo era Tifón, una criatura de caos y destrucción.

5. ¿Qué armas usaron los dioses para enfrentar a Tifón?

Apollo, Ares y Artemisa usaron sus flechas y Ares también atacó con su lanza.

Espero que hayan disfrutado de este relato épico de la mitología griega. No olviden revisar los artículos relacionados en mi blog rincondelmito.com para más fascinantes historias del mundo antiguo.

Ver más  ¿Los dioses griegos tenían apellidos?