Saltar al contenido

Hermes vs. Argos: El Monstruo de los Cien Ojos en la Mitología Griega

La diosa Hera estaba en busca de su esposo Zeus, pero no lograba encontrarlo en ninguna parte del Olimpo. Este travieso debía estar llevando a cabo una de sus escapadas de la cima de la montaña sagrada. La diosa observó una nube negra cubriendo el río Irati y no tuvo duda de que era allí donde su marido se estaba escondiendo.

Hera bajó a la tierra y se dio cuenta de que Zeus estaba teniendo otro encuentro con su amante, una princesa joven. Alertada de la cercanía de Hera, Zeus decidió convertir a la chica repentinamente en una hermosa vaca, fingiendo que no notó el truco de su esposa. Hera se acercó y preguntó a Zeus qué estaba haciendo junto a esa vaca, pero él respondió que solo estaba admirando a este magnífico animal y que lo quería para sí mismo.

Sin salida, Zeus no pudo hacer nada y permitió que Hera se llevara a la pobre vaca hasta el Olimpo. Una vez allí, la diosa llamó a su lacayo, Argos, una criatura con cien ojos. Hera ordenó a Argos que llevara la vaca a un lugar lejano y que no apartara ninguno de sus cien ojos de ella bajo ninguna circunstancia.

El monstruo condujo a la bella vaca hasta Egipto, manteniéndola siempre vigilada. Incluso cuando descansaba, Argos mantenía algunos de sus ojos abiertos, observando a la ninfa en forma de vaca.

Zeus, al enterarse de la desaparición de la vaca, le pide a Hermes que la encuentre y mate a la criatura que se la llevó. Hermes buscó por pastos, campos, e incluso pantanos, en busca de la vaca desaparecida de Zeus.

Ver más  Julio Cesar y su búsqueda por igualar a Alejandro Magno

Finalmente, el dios veloz encontró a Argos vigilando a la ninfa. Decidió disfrazarse de pastor y acercarse como si no quisiera nada. Hermes tocaba su flauta y la melodía le agradó al monstruo. A medida que tocaba, Argos se relajaba y cada uno de sus ojos comenzaba a cerrarse, aunque todavía quedaban muchos abiertos.

Argos preguntó por la historia del instrumento y Hermes, inteligente, decidió contarla como si fuera para un niño que se durmiera. Cuando la criatura cerró su último ojo, Hermes lo golpeó con su caduceo, lo cual le imponía un sueño profundo a cualquiera que fuera alcanzado. Después, el dios decapitó al monstruo.

La ninfa quedó libre, pero todavía tenía la forma de una vaca. Hera, al enterarse de la muerte de su fiel siervo, decidió homenajearlo colocando cada uno de sus ojos en las plumas de su pavo real. Además, ordenó que las Furias, entidades de la venganza, atormentaran a la ninfa donde quiera que estuviera. Desde ese día, la pobre vaca fue atormentada por una nube de moscas que no la dejaban en paz.

Cansada del tormento de las moscas, la vaca cayó y suplicó a los dioses que pusieran fin a su sufrimiento. Zeus juró a Hera que si ella liberaba a la joven de su castigo, él jamás buscaría a la princesa de nuevo. Hera aceptó y liberó a la vaca, quien volvió a su forma humana. El único rastro que quedaba de su apariencia anterior era el color blanco de su piel.

El pueblo de Egipto, al ver esta transformación, comenzó a adorar a la joven como una figura divina. La princesa, embarazada de Zeus, dio a luz a Paz, y juntos gobernaron en Egipto durante muchos años. La princesa pasó a ser reverenciada como la diosa Isis y su hijo, Pappo, como el dios Apis, fundador de la grandiosa ciudad de Memphis.

Índice

Resumen de la historia

Personajes Localización Transformaciones Final
Hera, Zeus, la princesa, Hermes, Argos Olimpo, tierra, Egipto La princesa se convierte en una vaca, Argos tiene cien ojos, Hermes se disfraza de pastor Zeus y la princesa reinan en Egipto, la princesa se convierte en Isis, Argos es decapitado y sus ojos se convierten en las plumas del pavo real de Hera
Ver más  Los coros angelicales y su jerarquía celestial.

Preguntas frecuentes

1. ¿Por qué Zeus convierte a la princesa en una vaca?

Zeus convierte a la princesa en una vaca para ocultar su infidelidad con ella de su esposa, Hera. Al hacerlo, trató de evitar ser descubierto y enfrentar las consecuencias de sus acciones.

2. ¿Cómo logra Hermes derrotar a Argos?

Hermes disfrazándose de pastor y tocando su flauta logra relajar a Argos y hacer que cierre sus ojos. Cuando el monstruo está completamente dormido, Hermes lo golpea con su caduceo y finalmente lo decapita.

3. ¿Qué sucede con la princesa y Zeus al final de la historia?

Después de que Hera libera a la princesa de su castigo, Zeus jura no buscarla nunca más. La princesa da a luz a su hijo Paz y juntos reinan en Egipto durante muchos años, siendo adorados como dioses.

Espero que hayas disfrutado de esta fascinante historia mitológica. Te invito a que explores más artículos relacionados en nuestro sitio web. ¡Hasta la próxima!

Array