Saltar al contenido

El Origen de Hefesto: El Dios de las Forjas

Era la reina de los dioses olímpicos, estaba finalmente embarazada de Zeus. Emocionada, la diosa imaginó lo hermoso que sería su hijo. Sus expectativas eran enormes, ya que sería el hijo del rey y la reina del cielo. Sin embargo, el niño que nació no era en absoluto lo que ella imaginaba y al ver a su hijo por primera vez, se horrorizó. Era un bebé peludo con rasgos rústicos y piel oscura por el hollín, y era aún más feo mientras lloraba. La diosa enloquecida dijo que ese no era su hijo y lo lanzó desde la cima del Olimpo hacia el océano. El pequeño dios se estrella violentamente en las aguas del océano, pero sobrevive. Sin embargo, está lisiado y lo llevará el resto de su vida.

Índice

Rescate y crecimiento en la isla de Lemos

Fue rescatado por la ocean y Tetis, que se encariñó rápidamente con el niño. A diferencia de la diosa Hera, Tetis lo lleva a la isla de Lemos, donde crece jugando con los volcanes. Desde la infancia, Ephesto desarrolló una habilidad inigualable en el arte de la metalurgia. Utilizando el calor de los volcanes, creó las armas más poderosas y las joyas más hermosas.

El regreso al Olimpo

El dios llega a la mayoría de edad y decide volver al Olimpo. Había producido un hermoso trono de oro para su verdadera madre, la diosa Hera. Al ver regresar a su extraño hijo, Hera sintió un escalofrío que le recorría la espalda. Pero cuando vio el trono que llevaba consigo, olvidó rápidamente su inquietud. Estaba muy contenta con el regalo y deseaba probarlo. El trono era realmente divino, tan bello como confortable. Pero al intentar levantarse, la diosa se encontró atrapada en el trono y no había nada ni nadie que pareciera capaz de liberarla de él, salvo Ephesto, que conocía el secreto para liberarla.

Ver más  Valhalla: Paraíso de Guerreros Nórdicos

La demanda de Ephesto

Sin embargo, para liberarla, Ephesto exige que su madre y la corte del Olimpo dejen de tratarlo con desprecio y lo acepten de nuevo en el Olimpo. Avergonzada, la diosa acepta la demanda y es liberada. Así, empieza a tratarle con el respeto que le corresponde. Finalmente, Ephesto hace una última petición que sorprende a todos los presentes. Pide permiso para casarse con Afrodita, la más bella de las diosas. Zeus se da cuenta de que, debido a su gran belleza, Afrodita despertaba pasiones entre los seres del Olimpo y era inevitable que surgieran conflictos tarde o temprano. Así, sin consultar a Afrodita, Zeus la obliga a casarse con Ephesto para evitar futuros conflictos.

El reconocimiento como deidad y su legado

El joven Ephesto llegó a ser respetado como una gran deidad. El dios era un magnífico herrero. Entre sus mejores obras se encuentran las sandalias de Hermes, la armadura de Aquiles y el arco y la flecha de Eros. Era realmente un artista divino.

Nombre Ephesto
Padre Zeus
Madre Hera
Características Peludo, piel oscura, habilidad en la metalurgia
Obra destacada Sandalias de Hermes, armadura de Aquiles, arco y flecha de Eros

Preguntas frecuentes

¿Cuál fue la última petición de Ephesto?

La última petición de Ephesto fue poder casarse con Afrodita, la diosa más bella.

¿Cuáles fueron las obras más destacadas de Ephesto?

Las obras más destacadas de Ephesto fueron las sandalias de Hermes, la armadura de Aquiles y el arco y la flecha de Eros.

¿Por qué Hera lanzó a Ephesto desde el Olimpo?

Hera lanzó a Ephesto desde el Olimpo porque el bebé no era lo hermoso que esperaba y la horrorizó.

Ver más  Valhalla: Paraíso de Guerreros Nórdicos

¡Gracias por leer este artículo sobre Ephesto! Si te gustó, te invitamos a leer más sobre la mitología griega en nuestros artículos relacionados. ¡Hasta pronto!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *