Saltar al contenido

9 mitos e historias sobre Hades

Hades era el rey del inframundo y el dios de los muertos en la mitología griega. Era hermano de Zeus y Poseidón, así como de Hera, Deméter, Hestia y Quirón. Él y su esposa Perséfone gobernaron el inframundo juntos como iguales, lo que los hizo extremadamente populares para las interpretaciones modernas de la mitología griega.

A diferencia de otras figuras, Hades no tenía mucha mitología que lo rodeara directamente. ¡Esto se debió a que la gente, aunque lo respetaba y no lo encontraba malvado, no estaba particularmente ansioso por llamar la atención de la muerte! Estos mitos son algunos de sus más significativos.

Índice

Mitos e historias sobre Hades

1. La adquisición de Perséfone

El mito más discutido de Hades fue cómo ganó a su esposa, Perséfone, la hija de Zeus y Deméter. Si bien la palabra ‘αρπαγή’ en griego antiguo a menudo se traduce como ‘violación’, el significado real es más como abducción, secuestro o incluso adquisición.

Hades se enamoró profundamente de Perséfone, pero no pudo obtener la aprobación de Deméter para llevar a su hija al inframundo. Hizo un llamamiento a Zeus, quien le concedió permiso para secuestrar a Perséfone de su jardín. Un día, cuando ella estaba recogiendo granos, Hades apareció en su carro negro a través de una hendidura en la tierra y se la llevó.

En el inframundo, proclamó su amor y la convirtió en su novia. Sin embargo, era un secreto para Deméter, quien buscó a su hija por el mundo y descuidó sus deberes como diosa de la cosecha. Helios, el dios del sol, finalmente le reveló la verdad. Deméter se negó a alimentar la tierra hasta que Hades devolvió a Perséfone.

Zeus ordenó que Hades obedeciera y él cumplió. Primero, sin embargo, la alimentó con semillas de granada. Si una persona comía la comida del Inframundo, estaba ligada al lugar para siempre. Hermes bajó a buscar a Perséfone, pero pronto se enteró de que solo podía irse durante la mitad del año.
A partir de entonces, Perséfone gobernó durante la mitad del año al lado de Hades. La otra mitad la pasó en el Olimpo con sus padres. Durante el tiempo que estuvo en el inframundo, Deméter provocó el invierno.

2. El castigo de Sísifo

Hades era un dios relativamente filantrópico en la mitología griega. Era un dios de las riquezas y de las cosas invisibles, así como de los muertos, ya veces compartía estas riquezas. Sin embargo, a aquellos que desafiaron el orden de su reino, reaccionó con extrema dureza.

Sísifo era un hombre cruel despreciado por los dioses. Era el rey de Ephyra, ahora Corinto, y era un gran defensor del comercio. Sin embargo, era propenso a asesinar y violar, y a menudo invitaba a viajeros y visitantes a su castillo solo para matarlos y restablecer su propio poder. Esto rompió la xenia sagrada, derecho de huésped, lo que enfureció a Zeus en particular.

Zeus y Hades ordenaron a Tánatos, el dios de la muerte, que encadenara a Sísifo a una roca en el Tártaro, la mazmorra de los malvados en el inframundo. Cuando Sísifo vio a Tánatos, preguntó cómo funcionaban las cadenas. Thanatos accedió a mostrárselo, y Sísifo lo engañó para que lo encadenaran. Esto evitó que nadie en la tierra muriera, y Sísifo escapó.

Ver más  El Mito de la Caverna: La Verdad que Ciega

Hades estaba furioso. Ares, dios de la guerra, liberó a Thanatos cuando se perdió el derramamiento de sangre. Hades y los olímpicos maldijeron a Sísifo que su vida sería tan miserable que querría morir. Sin embargo, antes de hacerlo, Sísifo le hizo una última petición a su esposa: arrojar su cuerpo desnudo en medio de la plaza pública.

Cuando Sísifo volvió al Inframundo, convenció a la gentil Perséfone de que su esposa le había faltado al respeto. Sintiendo lástima, Perséfone lo envió de vuelta al mundo de los vivos.

Un furioso Hades envió a Hermes a recoger a Sísifo de una vez por todas. Cuando lo hizo, Hades lo maldijo para que pasara la eternidad haciendo rodar una roca colina arriba. Cada vez que casi llegaba a la cima, la roca volvía a rodar hasta el fondo, simplemente para volverlo loco y castigar su arrogancia.

3. El Castigo de Pirítoo

Piritoo era un soldado griego y amigo de Teseo. Cuando él y Teseo perdieron a sus esposas, los dos amigos decidieron secuestrar a la hija de Zeus como su nueva esposa. Teseo decidió que tendría a Helena de Troya, la semidiosa mitad humana que era la mujer más hermosa del mundo. Los dos secuestraron a la niña de trece años y la dejaron con la madre de Teseo para que esperara hasta que tuviera la edad suficiente para casarse.

Pirithous apuntó a una chica más peligrosa: Perséfone, la esposa de Hades. Él y Teseo descendieron al Inframundo para robársela. Mientras estaban allí, los hermanos de Helen, los Dioscuri, la rescataron y la llevaron de vuelta a casa.

En Tartarus se detuvo a descansar, y Hades, que podía ver todo su dominio, descubrió sus planes. Envió a sus doncellas, las aterradoras Furias, para castigarlos, y encerró sus pies en piedra para que nunca pudieran irse.

Finalmente, Heracles liberó a Teseo, pero Hades no dejó ir a Pirithous; después de todo, había cometido el grave crimen de atacar a la propia esposa de Hades. Por esto, Pirithous fue atado a una silla donde lentamente perdió sus recuerdos y el sentido de sí mismo.

4. Un gran héroe y un buen perro

El compañero más cercano de Hades era su perro de tres cabezas, Cerberus, que era el guardián del inframundo. Cerberus era el hijo del demonio gigante Typhon y el monstruoso Echidna. Esto lo convirtió en hermano de Quimera, Orthros de dos cabezas y Lernaean Hydra, quien luego fue asesinado por Heracles. Sin embargo, Cerberus fue mucho más benévolo con todos, excepto con aquellos que intentaron escapar del inframundo.

Uno de los trabajos de Heracles fue capturar a Cerberus del Hades. Hay dos versiones de este mito. En versiones anteriores, Hades estaba fuera de las puertas del inframundo y se negó a ayudar, por lo que Heracles le disparó. En la versión más común, Heracles descendió al inframundo y él, Perséfone y Hades llegaron a un acuerdo.

Hades permitió que Heracles se llevara a Cerbero con la condición de que el perro no sufriera ningún daño. Heracles estuvo de acuerdo con esta condición e hizo todo lo que estuvo a su alcance para evitarlo. Posteriormente, Cerberus volvió al lado de Hades y reasumió su puesto como guardián.

5. El oráculo y la peste

Aonia era un área de la región de Beocia, Grecia, y fue golpeada por una terrible plaga. Barrió el país, matando a muchos y paralizando a otros. El pueblo consultó al gran profeta de Delfos, conocido como el Oráculo. El Oráculo les dijo que la única forma de combatir la plaga era sacrificando a dos jóvenes mujeres virginales a los dioses del Inframundo.

Ver más  Los Navajos: Historia, Mitología y Resiliencia

Menippe y Metioche eran hijas de Orión que habían sido criadas por su madre humana en Aonia y enseñadas por Afrodita y Atenea. Cuando escucharon lo que el Oráculo había ordenado, se ofrecieron como sacrificios. Realizaron los ritos para el sacrificio al Inframundo, luego se suicidaron.

Hades y Perséfone aceptaron el sacrificio, pero sintieron pena por las dos jóvenes. En lugar de llevarlos al Inframundo, los transformaron en cometas en el cielo nocturno.

Dos niños nacieron de las cenizas de las niñas, y su primer acto fue encabezar una procesión fúnebre por sus madres.

6. Minthe y Leuce

A diferencia de la mayoría de los dioses, Hades era casi completamente fiel a su esposa y ella a él. La única historia de su ojo errante es cuando trató de reclamar al humano, Adonis, de Afrodita. Mientras tanto, la atención de Hades fue captada por solo otras dos mujeres, ambas ninfas.

Minthe era la hija del río Underworld conocido como Cocytus. Ella amaba a Hades e intentó seducirlo. Según el mito, él toleraba o devolvía su afecto. En este último caso, Minthe yacía en su cama y los dos hacían el amor.

Cuando Perséfone se dio cuenta de lo que había sucedido, se quejó con su madre. Minthe se jactó de que Hades la amaba más y que desterraría a Perséfone en favor de ella misma. O bien Deméter o Perséfone respondieron transformando Minthe en una hierba, la primera planta de menta.

Leuce, mientras tanto, era hija del Titán Oceanus y prima hermana de Hades. Se enamoró profundamente de ella y la llevó al inframundo, donde vivió toda su vida. O Leuce vino antes que Perséfone, o Perséfone toleró a Leuce como concubina de Hades tal como él había tolerado a Adonis.

Cuando Leuce murió de vejez, Hades la convirtió en el álamo blanco. Este árbol era sagrado para los dioses, y lo colocó en Elysium como el mayor honor. La naturaleza de Leuce a veces se veía como un doblete de Perséfone, y cuando los dos se combinaban, se los veía como la diosa de la regeneración.

7. Mitología órfica y Zagreus

Zagreo era hijo de Hades y Perséfone. Según el mito, ocasionalmente tuvo hermanos: Macaria, Melinoë, Plutus y las Erinyes o Furias.

En las versiones órficas de la mitología griega, Hades y Zeus eran en realidad dos aspectos del mismo dios, por lo que Zagreus era hijo de Zeus. Esto fue extremadamente importante, ya que se le conocía como el primer nacimiento del tres veces nacido Dioniso. Dionisio fue una figura increíblemente importante para el orfismo.

Se suponía que Orphic Zagreus heredaría el trono de Zeus. Sin embargo, una Hera celosa lo entregó a los Titanes, quienes lo distrajeron con juguetes y luego lo hicieron pedazos y los hirvieron en un caldero. Fue comido parcialmente, pero Atenea salvó el corazón del niño y se lo llevó a Zeus-Hades. Zeus luego usó este corazón para asegurar el renacimiento de Dionisio a través de Sémele.

Ver más  La Ciudad Prohibida: Tesoro Histórico de China

8. Dios de la riqueza

Uno de los epítetos de Hades era Plutón, el dios de la riqueza. De este nombre, los romanos derivaron Plutón, su versión del dios. Fue llamado así por su domicilio bajo tierra, donde las gemas y el oro esperaban su cosecha. Hades era el más materialistamente rico de los dioses.

Sin embargo, no era en absoluto egoísta. Aunque la gente no se atrevía a pronunciar el nombre de Hades, Platón alentó el uso de Plutón como «el dador de riqueza». Él dio riqueza espiritual a la humanidad en cómo todos nacieron de la tierra y todos regresaron a ella. También se le consideraba rico ya que todas las almas de los muertos le pertenecían.

Otros epítetos de Hades en griego incluyen a Moiragetes (la guía del Destino), Agelastus (el melancólico), Adesius (el agraciado) y Ophieus (el dios ciego).

9. El Invisible

En general, se ha acordado desde la antigüedad que el nombre de Hades se deriva de una palabra que significa «invisible, invisible». Esto se debió en parte al hecho de que Hades era el menos visto de los dioses, muy raramente abandonaba su domicilio en el Inframundo y aún más raramente viajaba al Olimpo. Además, la gente en la tierra evitaba pronunciar su nombre directamente.

Sin embargo, cuando Zeus recibió rayos de los cíclopes y Poseidón recibió su lanza, Hades recibió otro regalo. Esto se conocía como el Gorro de Invisibilidad o el Yelmo de Hades, y literalmente podía hacer que su portador no fuera visto. Su poder fue una gran razón por la que Hades y los olímpicos ganaron la guerra contra los titanes.

Hades ocasionalmente prestaba su casco a otros. Su sobrina, Athena, tomó prestada la gorra para esconderse de Ares durante la Guerra de Troya. Lo usó para curar a Diomedes, quien luego pudo vencer a Ares. Su sobrino Hermes también tomó prestado el timón y lo usó para derrotar al gigante Hipólito.

Solo le prestó la gorra a un humano. Este fue el héroe Perseo, un hijo de Zeus. Hades pasó el timón a Atenea (o posiblemente a las ninfas estigias) con permiso para prestárselo al héroe en su búsqueda para matar a la Gorgona Medusa. Después de que Medusa murió, Perseo usó el gorro junto con las sandalias aladas de Hermes para escapar de sus hermanas vengativas, Stheno y Euryale.

Pensamientos finales

A diferencia del cristianismo, el dios del inframundo griego antiguo no era una figura satánica. El Inframundo no era un lugar de castigo, sino el lugar donde se congregaban todas las almas después de la muerte. Hades era temido y respetado de forma diferente a los demás dioses, y así le gustaba.

Vídeo sobre: 9 mitos e historias sobre Hades