Saltar al contenido

Odiseo y los Feacios – Luchas, dioses y encuentros en su viaje de regreso a Ítaca

Guiado por las estrellas, Odiseo dirigía su barco tras años de cautiverio en la isla de la ninfa Calipso, de vuelta a su hogar en Ítaca. Pero Odiseo no navegaría impunemente por el reino de Poseidón, quien aún guardaba mucho resentimiento hacia el Héroe y por no estar presente en la asamblea divina que decidió el regreso del rey de Ítaca. El Dios derramaría su ira sobre él: el mar comenzó a enfurecerse y Odiseo tuvo que utilizar todas sus habilidades como marinero para luchar contra las olas.

La terrible súplica impuesta a Odiseo por Poseidón le hizo envidiar a los héroes que murieron luchando frente a las puertas de Troya. Si hubiera caído allí, sería exaltado entre los hombres y no tendría la muerte ingloriosa que le esperaba. Una gran ola hizo zozobrar su barco, arrojando a Odiseo al agua. Bajo las aguas, luchó por emerger, pero todo indicaba que ese sería su final. Estaba a punto de rendirse cuando una figura femenina pasó a su alrededor y sus ganas de vivir se renovaron.

Índice

El encuentro con Leucotea

Odiseo llegó a la superficie y consiguió llenar sus pulmones de aire al mismo tiempo que escupía el agua salada que había tragado. Consiguió aferrarse a los restos de su embarcación, que había sido completamente destruida por las olas, y sobre estos restos contempló a una hermosa mujer que, sin duda, solo podía ser una diosa. La Diosa del mar era Leucotea, una deidad que en su día fue mortal y, por tanto, era muy empática con el sufrimiento de los hombres.

Leucotea le pidió a Odiseo que se deshiciera de sus ropas, que le estorbaban para nadar, y le ofreció su pañuelo. Leucotea garantizó que este pañuelo le ayudaría a alcanzar la seguridad en tierra firme. Odiseo se ató el pañuelo en el pecho, tal y como le había indicado la diosa, y comenzó a nadar hacia la costa de Féstos. Poseidón se alegró, el hombre había sufrido suficiente tormento en los últimos años: era el momento de permitir que se cumpliera la voluntad del Consejo de los dioses. Poseidón ya no perseguiría al rey de Ítaca.

Ver más  Samael - El Terrible Ángel Caído y su influencia en la magia negra y el ocultismo

Odiseo empleó todas sus fuerzas para llegar a la playa y estuvo a punto de morir al ser arrojado por el mar contra las rocas. Pero, al fin, estuvo a salvo en la tierra hospitalaria. Su primer acto en tierra firme fue devolver al mar el pañuelo de la diosa Leucotea que le salvó de una muerte segura. El Héroe durmió en un lecho de hojas en el bosque para recuperar su energía antes de buscar ayuda en esta tierra desconocida.

El encuentro con Nausícaa

Por la mañana, se despertó con el sonido de las voces de las mujeres que parecían divertirse entre los árboles. Odiseo vio a un grupo de chicas jóvenes jugando a la pelota, entre ellas destaca una joven. El Héroe se dio cuenta de que esta debía ser la niñera de las otras niñas y que esta noble probablemente podría ayudarle a averiguar dónde estaba. Pero su desnudez era ciertamente un obstáculo.

Odiseo se acercó a las jóvenes sujetando una rama frondosa para ocultar su vergüenza. Las chicas se sobresaltaron con la escena, menos la noble y bella joven. Odiseo se arrodilló ante la muchacha y le dijo: «No sé si es diosa o mortal, si es una diosa me parece que se parece a Artemisa, que destaca por su tamaño y belleza entre las ninfas más bellas. Si es mortal, sus padres han sido tres veces bendecidos por tener una hija que florece tan espléndidamente». Halagada, la joven se presentó: se llama Nausícaa y decidió ayudarle, ordenando a sus siervas que le proporcionen ropa.

Odiseo, debidamente aseado y vestido con una fina capa, parecía otro hombre, muy diferente del náufrago que habían encontrado las jóvenes. Nausícaa quedó encantada con aquel hombre elegante y seductor, por lo que quiso presentárselo a su padre, el rey Alcínoo de los feacios, y quién sabe, podría ser su futuro marido. La princesa indicó a Odiseo el camino hacia la ciudad de los feacios, pero no le acompañó pues no sería de buena educación que se presentara con un hombre en la ciudad.

Ver más  Thor's Meat Feast: When the God of Thunder Serves His Own Goats for Dinner

La hospitalidad de los feacios

A las puertas de la ciudad, Odiseo rezó para que los dioses lo protegieran y no dejaran que un pueblo bárbaro más lo alejara de su objetivo. Gracias a la protección de Atenea, el Héroe pudo llegar al palacio sin ser acosado por ser extranjero. Al llegar al palacio, se arrodilló ante la reina Areté y pidió ayuda para volver a casa. Conmovida, la reina pidió al rey que recibiera al visitante con toda la hospitalidad requerida por Zeus. El rey decidió ofrecerle toda su hospitalidad: a Odiseo se le ofrecería una cama y, al día siguiente, se celebrarían grandes fiestas en honor a los dioses. Se promoverían los juegos atléticos para demostrar la habilidad y la fuerza de los feacios. Odiseo incluso demostró su fuerza haciendo un largo lanzamiento de disco durante el banquete promovido para honrar al anfitrión. El aedo cantó las hazañas de los griegos en la guerra de Troya, y Odiseo escuchaba al poeta con admiración, pues sin duda estaba inspirado por las Musas, ya que cantaba las hazañas de los héroes con tanto detalle que parecía que había estado allí.

Odiseo lloró por los recuerdos de la guerra que le había alejado tanto tiempo de su amada tierra y de su familia. El rey Alcínoo, que hasta entonces no sabía que su invitado era uno de los héroes cuyas hazañas eran cantadas por el aedo, se preguntó por qué estas historias le conmovían tanto. Odiseo dijo que le explicaría al rey, pero apenas sabía por dónde empezar. El Héroe respiró profundamente y finalmente reveló su verdadera identidad: dijo que era Odiseo, rey de Ítaca, y que durante diez años había luchado junto a los hombres más valientes que existían ante los grandes muros de Troya.

Tabla de resumen

Personajes Idioma de la diosa Leucotea Objeto que le ofrece a Odiseo Papel de Nausícaa
Odiseo Desconocido Pañuelo Ayudar a Odiseo a encontrar su camino
Leucotea Mortal convertida en diosa Pañuelo Ayudar a Odiseo a alcanzar tierra firme
Nausícaa Mortal N/A Ayudar a Odiseo a buscar ayuda en la ciudad de los feacios
Ver más  Belcebú - El Demonio Devorador de Almas

Preguntas frecuentes

1. ¿Quién es Leucotea?

Leucotea es una deidad del mar que en su día fue una mortal. Es empática con el sufrimiento de los hombres y ayuda a Odiseo a alcanzar tierra firme.

2. ¿Quién es Nausícaa y qué papel juega en la historia de Odiseo?

Nausícaa es una joven noble que se encuentra con Odiseo en la playa y decide ayudarlo. Ella le proporciona ropa y le indica el camino hacia la ciudad de los feacios.

3. ¿Qué hace Odiseo al llegar a la ciudad de los feacios?

Al llegar a la ciudad de los feacios, Odiseo se arrodilla ante la reina Areté y pide ayuda para volver a casa. El rey Alcínoo decide ofrecerle toda su hospitalidad y se celebran grandes fiestas en su honor.

4. ¿Cómo reacciona el rey Alcínoo cuando descubre la verdadera identidad de Odiseo?

El rey Alcínoo se sorprende al descubrir que Odiseo es uno de los héroes cuyas hazañas son cantadas por el aedo. Se conmueve por las historias y le pide a Odiseo que cuente sus aventuras y desventuras.

5. ¿Cuál es el estado emocional de Odiseo al escuchar las hazañas de los griegos en la guerra de Troya?

Odiseo llora al recordar los momentos difíciles de la guerra, que lo alejaron de su tierra y su familia durante tanto tiempo.

Espero que hayas disfrutado de este artículo sobre las aventuras de Odiseo. Si te interesa conocer más historias de la mitología, te invito a visitar mi blog rincondelmito.com. ¡No te los pierdas!