Saltar al contenido

Los Peores Demonios de la Cultura Judeocristiana – Angeles y Demonios

Justo al principio de la creación del mundo, en el segundo día, Dios creó al cielo y a la tierra. En este mismo día, también creó a los ángeles: arcángeles y querubines. Entre estos seres celestiales se encontraban los famosos arcángeles Gabriel y Miguel. Sin embargo, había otra entidad que destacaba entre los demás por su belleza y esplendor: Lucifer. Era la criatura más alta que Dios había creado, pero su soberbia lo consumió. Este vicio lo llevó a la arrogancia, la vanidad y el orgullo excesivo. El orgullo, uno de los siete pecados capitales, llevó a Lucifer a considerarse tan perfecto que decidió crear un trono para sí mismo, incluso por encima de Dios. Él quería ser como Dios. Para llevar a cabo su plan, el ángel malvado engañó a otros ángeles con mentiras para que se unieran a su causa. Así, el padre de la mentira llegó a tener a un tercio de los seres angélicos que habitaban los cielos a su lado. Juntos, comenzarían una batalla para conquistar el cielo. Pero Lucifer encontraría un enemigo formidable: el arcángel Miguel, quien ordenó a la milicia celestial de los ángeles leales a Dios enfrentarse a los ángeles de Lucifer. Lucifer se transformó en un poderoso dragón y luchó contra Miguel, quien llevaba una espada en llamas. A pesar de todo su poder, el dragón no era rival para Miguel, ya que tenía a Dios a su lado. Lucifer y sus ángeles malvados fueron arrojados del cielo. Cayeron a la tierra y fueron condenados al infierno, pero Lucifer recibió un castigo aún mayor. El ser más bello de los ángeles se transformó en el horrible Satanás. Lucifer y sus ángeles caídos habitarían en el infierno, pero aún derrotado, Satanás quería vengarse del Creador y decidió atacar su mayor creación: el hombre.

Índice

El Ataque al Hombre

Satanás, disfrazado como una serpiente, entró en el Jardín del Edén y convenció a la ingenua Eva para que probara el fruto prohibido. A través de su lengua engañosa, Lucifer fue responsable del pecado original, lo que provocó que Adán y Eva fueran expulsados del paraíso. Desde entonces, Satanás decidió dedicar todos sus esfuerzos a alejar al hombre de Dios y convertirlo en pecador, para que no encuentre su camino al paraíso. El ángel caído Lucifer rechazó la gracia de Dios y pasó a la eternidad tratando de destruir su obra. Está profetizado en la Biblia que cuando llegue el fin de los tiempos, una figura siniestra emergerá. Este ser malvado será conocido como el Anticristo, el oponente definitivo de Jesucristo cuando finalmente regrese. El Anticristo es un hijo de Satanás, y así como Cristo vendrá al mundo desde el vientre de una mujer, este ser, mitad hombre, mitad demonio, se disfrazará de hombre a la espera del Juicio Final. Al principio, será difícil reconocer al hijo del maligno, porque no dará ninguna indicación de su origen y mucho menos de sus intenciones. Su fuerza será aún mayor cuanto menos crean los hombres en las fuerzas de Satanás, porque, mientras Dios dice: «Yo soy quien soy», el Anticristo dirá: «Yo soy quien no soy». Buscar al Anticristo entre los hombres por señales de maldad será una búsqueda infructuosa. Esto se debe a que el hijo de Satanás es capaz de realizar los mayores actos de benevolencia, solo para disfrazar su objetivo último: arruinar la obra de Dios.

El Reinado del Anticristo

El Anticristo ha utilizado su creciente influencia para convencer a los hombres de que el reino de Dios no existe y que el único mundo que existe es aquel en el que vivimos. Al negar la existencia del cielo y convencer a aquellos que no tienen una fe genuina en el Creador de que el infierno tampoco existe, el hombre, sin temer al infierno, se convierte en un blanco fácil para las tentaciones del maligno. El Anticristo será más fuerte y más influyente a medida que se acerque el Juicio Final. Se convertirá en una figura pública importante y sus palabras ganarán millones de almas para las filas de Satanás. El hijo de Satanás proclamará el derecho a la libertad absoluta, porque al negar el cielo y el infierno, también se negará la idea del bien y del mal, y así, todo será permitido. Todos los valores predicados en la Biblia serán negados, tomados como tomas de una iglesia corrupta que hace imposible el desarrollo del hombre con sus cadenas. El Anticristo tendrá cualidades impresionantes: será un genio intelectual dotado de un gran poder de oratoria y capacidad política que le permitirá alcanzar un poder político nunca antes visto. Se habrá formado en una nueva religión bajo el mando del Anticristo. Este nuevo credo negará que Jesús es el Mesías profetizado y se presentará como el verdadero y único Mesías. Al oponente de Cristo se le concederá el poder de gobernar todas las naciones y establecerá una religión mundial. Algunos dicen que la influencia del Anticristo alcanzará el trono de San Pedro en Roma, y la Iglesia misma será usada para tratar de destruir la verdadera fe. Como lobos disfrazados de corderos, usarán las palabras del Señor de una manera distorsionada, solo para alejar al hombre de Dios. El Anticristo usará trucos que son verdaderos milagros para tomar el lugar que pertenece a Cristo. Marcará a la gente con el número de la bestia.

Ver más  3 Símbolos de Afrodita: ¿Qué son?

El Fin de los Tiempos y los Siete Príncipes del Infierno

Cuando el hijo de Satanás alcance la cima de su poder y muchos ya se hayan inclinado a su voluntad, Jesús finalmente regresará para salvar el alma de aquellos que no han sido vencidos por la tentación promovida por Satanás. Así comenzará el fin de los tiempos. El título de Anticristo ya ha sido utilizado para varias figuras a lo largo de la historia, como Nerón, Napoleón y Hitler. Por otro lado, el Papa Uno, uno de los líderes de las protestas de la Reforma, enojado por la dirección tomada por la Iglesia Católica, dijo que el Papa trabaja en contra de Cristo, lo que lo convertiría en un Anticristo. Esta declaración todavía resuena entre algunos seguidores de las doctrinas protestantes, quienes creen que el Anticristo emergerá de los sucesores de San Pedro. El término Anticristo se ha vuelto vulgar, siendo usado para señalar a todos aquellos que niegan la divinidad de Jesús, como ateos, judíos, musulmanes, etc. Sin embargo, de acuerdo a la tradición, el verdadero Anticristo emergerá de donde menos se espera, y cuando su verdadera identidad sea revelada, será demasiado tarde.

El Leviatán y los Siete Príncipes del Infierno

Además de Satanás y el Anticristo, existen otras figuras siniestras en la mitología, como el Leviatán. El Leviatán es una gigantesca criatura que habita en las profundidades del océano, según el Antiguo Testamento. Esta monstruosa bestia, descrita como un dragón marino, inspiró al filósofo inglés Thomas Hobbes en su obra «El Leviatán», donde usa esta figura como una metáfora para describir el estado de la naturaleza del hombre, donde no existen leyes y reina la lucha de todos contra todos. Asmodeo, Belfegor, Mammon, Belcebú, Astaroth, Leviatán y Amon son los siete príncipes del infierno relacionados a cada uno de los siete pecados capitales. Cada uno de ellos tiene su propia historia y características.

Ver más  El Caballero Galahad y la Búsqueda del Santo Grial

El Reinado de Satanás

Satanás es el demonio más poderoso de la cultura judeocristiana. Su imagen de criatura roja con cuernos y un tridente está cristalizada en la imaginación popular. Su nombre significa «adversario» y es considerado el opuesto de todo lo que Dios y Jesús representan. Tradicionalmente, se le asocia con Lucifer, que una vez fue una figura celestial y que, por su orgullo, se rebeló contra Dios. Sin embargo, también está presente en el Islam, donde se le conoce como Iblis. Sea en el cristianismo, judaísmo o islam, Satanás marca su presencia tratando de desviar al hombre del camino del bien y la justicia.

El Infierno y los Siete Príncipes

El infierno es un lugar de miedo, dolor y sufrimiento. Allí, los condenados están destinados al sufrimiento eterno. Según algunas tradiciones cristianas, las almas de los pecadores no están solas en el infierno, están en compañía de las criaturas más siniestras, a las que se les llama demonios. Entre estos demonios, se destacan los siete príncipes del infierno, que están relacionados con cada uno de los siete pecados capitales. Belfegor, Asmodeo, Mammon, Belcebú, Astaroth, Leviatán y Amon son figuras poderosas y corruptas.

Pregunta frecuentes

Pregunta Respuesta
¿Quién es Lucifer? Lucifer era el ángel más bello creado por Dios, pero su orgullo lo llevó a rebelarse contra su Creador y convertirse en Satanás.
¿Qué es el Anticristo? El Anticristo es una figura malvada que surgirá en los últimos tiempos y se opondrá a Jesucristo. Será un hijo de Satanás y tratará de corromper a la humanidad.
¿Qué es el Infiero? El infierno es un lugar de sufrimiento eterno donde los pecadores son condenados después de la muerte. Es gobernado por Satanás y sus siete príncipes.
Ver más  Dios griego Preguntas: todo y cualquier cosa

Gracias por leer este artículo. Si te interesa aprender más sobre mitología, te invitamos a revisar otros artículos relacionados en nuestro sitio web. ¡Hasta la próxima!

Array