Saltar al contenido

La Reina Virgen – Los motivos detrás de la soltería de Isabel I de Inglaterra

La reina Isabel primera de Inglaterra fue apodada «la reina virgen», por lo que no sorprende que decidiera permanecer soltera durante toda su vida. Pero, ¿por qué Isabel primera nunca se casó? De todas formas, nada en la vida de Elizabeth era convencional. Nació en 1533, hija del rey Enrique Octavo y su segunda esposa, Anna Bolena. Tras la caída y ejecución de su madre en 1536, Isabel fue declarada ilegítima y su posición se volvió precaria. Estaba claro que nunca sería reina. En cambio, vio cómo su hermanastro menor, Eduardo Sexto, gobernaba como rey en 1547, seguido por su hermanastra mayor, María Primera, en 1553. Cinco años después, sorprendentemente, heredaría la corona con tan solo 25 años. De este modo, la hija ilegítima de una noble ejecutada se convirtió en reina de Inglaterra al asumir la corona en 1558.

Índice

Por qué no se casó

Todo el mundo se preguntaba con quién se casaría la reina, pero al final de su reinado en 1603, todo el mundo se preguntaba por qué la reina nunca se casó. Esta pregunta es la que intentaremos responder en el vídeo de hoy.

Enrique Octavo era el padre de la reina Isabel. Él terminó sus matrimonios tan rápido como los conciertos de niña. Isabel fue testigo de los peligros de estas uniones: Jane Seymour murió al dar a luz, Ana de Cléves se divorció y Catalina Howard fue ejecutada. Su madre también había sido ejecutada. Sin embargo, la decapitación de Catalina Howard en 1542 parece haber dejado una profunda e inquietante impresión en Isabel. Esto llevó a la princesa de 8 años a jurar «¡Nunca me casaré!» Cuando el rey Enrique octavo murió en 1547, su sexta y última esposa, Catalina Parr, asumió la tutela de Isabel, que solo tenía 14 años. Catalina se casó con Tomás Seymour, quien entonces dirigió sus atenciones a la hijastra adolescente de su esposa. Circularon rumores sobre el interés de Seymour por la princesa, lo que llevó a la institutriz de Isabel a dar fe: «Venía muchas mañanas a la habitación de Elizabeth antes de que ella estuviera preparada y algún tiempo antes de que se levantara. Y si ella estaba levantada, le deseaba buenos días, preguntaba cómo estaba y le daba palmaditas en la espalda o en las nalgas». Catherine Parr se dio cuenta de lo que ocurría entre su marido y su hijastra y trató de poner distancia entre ellos, pero cuando ella murió en 1548, nada más se interpuso entre Seymour e Isabel. Planeaba convertir a la princesa en su esposa y arrebatarle el poder a su hermanastro, el rey Eduardo Sexto. Sin embargo, el plan de Seymour se agotó y fue arrestado y ejecutado antes de que pudiera atrapar a Isabel en el matrimonio. Este acoso durante su juventud dejó profundas cicatrices en la reina en relación con el matrimonio y la vida conyugal.

Ver más  La Bestia de Gévaudan - La Aterradora Historia del Hombre Lobo Francés

Otro hecho que contribuyó a que Isabel nunca se casara fue el desastroso matrimonio de su hermana, la reina María Tudor. La media hermana mayor de Isabel se convirtió en reina de Inglaterra en 1553. María revivió el catolicismo en Inglaterra y, para sellar el acuerdo, tomó un marido católico, Felipe de España. El matrimonio fue impopular en Inglaterra. Muchos protestantes temían que el matrimonio de María con Felipe alterara irremediablemente el panorama religioso de Inglaterra. La xenofobia en la Inglaterra de los Tudor también estaba muy presente. Muchos también creían que Felipe ejercía una indeseable influencia extranjera sobre el reino. La preocupación por la influencia de Felipe era tan intensa que llegó a provocar un breve levantamiento. Es posible que Isabel razonara que era mejor no tener un consorte real que casarse con el príncipe equivocado.

Además, un matrimonio con un católico estaba descartado. Cuando Isabel subió al trono, pasó a dirigir un nuevo reino violentamente dividido entre católicos y protestantes. Su padre había hecho que Inglaterra fuera protestante, pero su hermanastra mayor María la hizo volver al catolicismo. Como defensora del protestantismo, Isabel no quería arriesgarse a casarse con un marido católico, ya que esto sería impopular y traería muchas incertidumbres políticas. Sin embargo, Isabel y sus ministros consideraron varias propuestas de matrimonio procedentes de católicos, como el Duque de Halcón de Francia y el Archiduque Carlos de Austria. Su cuñado viudo, Felipe de España, también era católico. Así que, si se casara, tendría que ser un protestante, pero no podía ser inglés. Algunos de los posibles pretendientes de Isabel procedían de la aristocracia del reino. El principal de ellos era Robert Dudley, primer conde de Leicester, al que estaba profundamente unida. La elección de un marido en la aristocracia inglesa ponía en riesgo el partidismo en la corte, ya que elevaba a una familia sobre otras. Por lo tanto, elevar a una familia por encima de las demás y causar divisiones en la corte no era un riesgo que quisiera correr. Esta fue una lección que Elizabeth aprendió bien. Su padre, Enrique Octavo, había tomado nada menos que cuatro esposas de familias terratenientes de Inglaterra: Jane Seymour, Catalina Howard, Catalina Parr y Ana Bolena, la madre de Isabel. Con cada nuevo matrimonio, las demás familias de la corte se dividían y reordenaban para competir por los favores y socavarse mutuamente.

Ver más  La derrota de Tifón: la batalla épica de los dioses

La imagen de la reina virgen

Otro hecho muy importante es que cuando se casara, tendría que compartir el poder con su marido. La pretensión de Isabel al trono no era tan sólida. Después de todo, Enrique Octavo la había declarado ilegítima en 1536 antes de devolverla al redil familiar. El matrimonio podría reducir aún más la autonomía de Isabel. Aunque era la hija del rey Enrique Octavo, Isabel probablemente habría perdido algo de autoridad frente a su marido. Como dedujo el diplomático escocés Sir James Melville: «La verdad sobre eso, señora, no necesita decírmelo. Su Majestad piensa que si se casara, no sería más que ‘la reina de Inglaterra’; y ahora es rey y reina». En un intento de mantener el poder exclusivo sobre su trono, Isabel permaneció soltera. A nivel personal, creía que el matrimonio era algo muy inestable. Por supuesto, su padre fue un gran ejemplo para que se alejara del matrimonio. De las seis esposas de Enrique Octavo, se divorció de dos de ellas, ejecutó a otras dos y perdió a una por parto. Es posible que la turbulenta vida romántica de su padre llevara a Isabel a centrarse en los peligros más que en los placeres de la vida matrimonial.

Isabel también fue muy inteligente al utilizar su soltería como moneda de cambio diplomática. No rechazaba las propuestas de matrimonio, aceptaba reunirse con los posibles cónyuges y discutir la posibilidad de casarse. La participación en las negociaciones matrimoniales permitió a Isabel y a sus ministros abrir canales diplomáticos con otros reinos. La posibilidad de negociar una alianza matrimonial con Isabel también animó a los líderes extranjeros a actuar con tacto más que con agresividad en sus políticas hacia Inglaterra. Por lo tanto, el hecho de que estuviera disponible era una buena oportunidad para resolver los conflictos con otras naciones a través de la diplomacia.

Y por último, el hecho de ser soltera permitió a Isabel presentarse como «la novia del reino» y su «reina virgen». Isabel adoptó estratégicamente su condición de soltera y la utilizó para reafirmarse en términos bíblicos y mitológicos. Construyó la imagen de sí misma como «la reina virgen». Isabel utilizó esta imagen para crear su propio culto a la personalidad y deslumbrar a sus súbditos. La reina también hizo hincapié en la idea de que era de hecho una mujer casada, como proclamó ante el parlamento: «Ya estoy casada con el reino de Inglaterra, cuando fui coronada con este anillo que llevo continuamente como símbolo del mismo». Al posicionarse como la novia de su reino, Isabel planeó un papel simbólico para sí misma que trascendía los límites del matrimonio terrenal y la proyectó en la posteridad como una reina legendaria.

Ver más  Balrogs: Los Temidos Demonios de la Tierra Media

Tabla de resumen

Razones por las que Isabel primera nunca se casó
1. La influencia de su turbulenta vida familiar y las experiencias negativas de sus familiares con el matrimonio.
2. El desastroso matrimonio de su hermana, María Tudor, y las consecuencias políticas y religiosas que trajo consigo.
3. El riesgo de perder autoridad y autonomía que implicaría compartir el poder con un esposo.
4. La capacidad de utilizar su soltería como moneda de cambio diplomática y mantener el control sobre las alianzas políticas.
5. La construcción de una imagen de sí misma como «la reina virgen» y la proyección de su poder y autoridad como una reina legendaria.

Preguntas frecuentes

¿Por qué Isabel primera fue apodada «la reina virgen»?

Isabel primera fue apodada «la reina virgen» debido a su decisión de permanecer soltera durante toda su vida y no casarse con ningún hombre.

¿Cuál fue el impacto de la soltería de Isabel en la política?

La soltería de Isabel permitió a Inglaterra mantener relaciones diplomáticas más flexibles y resolver conflictos a través de la diplomacia matrimonial.

¿Qué imagen construyó Isabel primera de sí misma?

Isabel construyó la imagen de sí misma como «la reina virgen» y «la novia del reino», utilizando su soltería como símbolo de poder y control.

¿Quiénes fueron los posibles pretendientes de Isabel primera?

Algunos posibles pretendientes de Isabel incluyeron al Duque de Halcón de Francia, el Archiduque Carlos de Austria y Robert Dudley, primer conde de Leicester.

¿Por qué Isabel rechazó las propuestas de matrimonio?

Isabel rechazó las propuestas de matrimonio debido a preocupaciones políticas y religiosas, así como a la necesidad de mantener su autonomía y autoridad como reina.

¿Cómo se proyectó la imagen de Isabel primera en la posteridad?

La imagen de Isabel como «la reina virgen» y una reina legendaria se ha mantenido en la posteridad, contribuyendo a su legado como una de las reinas más famosas de la historia.

Espero que hayan disfrutado de este artículo sobre por qué Isabel primera nunca se casó. Si quieren leer más sobre la historia y la mitología, no olviden visitar nuestro sitio web y explorar nuestros otros artículos relacionados. Hasta la próxima.