Saltar al contenido

Invasión de Irlanda: Mitología Celta y una guerra inevitable/2

La isla de Irlanda ha sido testigo de una historia llena de magia y misterio. Según los mitos y leyendas, el origen de su pueblo se remonta a los descendientes de Noé. Esta tierra ha recibido inmigrantes de diferentes partes del mundo, desde griegos hasta ibéricos e incluso del lejano oriente. Estas personas intentaron establecerse en las hermosas tierras de Irlanda, pero pronto descubrieron que conquistar la naturaleza de la isla no sería una tarea fácil.

Índice

Los descendientes de Némed

Las poblaciones iniciales fueron asoladas por plagas y criaturas oscuras, llevando a muchos asentamientos a la ruina total. Sin embargo, algunos clanes lograron superar la adversidad. Entre ellos estaban los Fir Bolg, descendientes del legendario Némed, un explorador escita que navegó desde el Mar Caspio para establecerse en Irlanda. Los Fir Bolg eran valientes y persistentes, desafiados por monstruos, clanes rivales y piratas. Estos desafíos solo sirvieron para unir aún más al pueblo de Némed, que se extendió por toda la isla, formando nuevas tribus y clanes. Los descendientes de Némed prosperaron y se repartieron la tierra, dominando Irlanda.

La llegada de los Tuatha de Danann

Los sacerdotes de los Fir Bolg intuían que una nueva fuerza estaba llegando a Irlanda, inclinando la balanza del poder. Llegaron entonces los Tuatha de Danann, conocidos como los hijos de la diosa Danu. Estos misteriosos seres, protegidos por una bruma mágica, desembarcaron en la isla verde. Este nuevo pueblo estaba conformado por hombres fuertes y hermosos, hábiles en las artes de la metalurgia. Sus armas y adornos eran finamente elaborados y decorados. Los Tuatha de Danann contaban con la bendición de los dioses y trajeron consigo artefactos mágicos y divinos.

Entre estos tesoros se encontraba la Piedra del Destino, capaz de revelar las más diversas profecías, así como la poderosa Lanza de Lugh y la imparable Espada de la Luz. También llevaron el Caldero de Dagda, que producía mágicamente alimentos capaces de abastecer a todo un ejército. Los guerreros de los Tuatha de Danann eran temibles en el campo de batalla, pues la muerte no los detenía.

Ver más  Hecatónquiros: Los Gigantes de la Mitología Griega.

Estos invasores no llegaron solo por exploración o saqueo de tierras. Los dioses ofrecieron a los Tuatha de Danann el conocimiento de las artes druídicas. Acompañados por sabios druidas, los líderes de este pueblo se dejaron guiar por su sabiduría en su misión de conquistar Irlanda. Pero para lograr su objetivo, los hijos de la diosa Danu se enfrentarían a un enemigo formidable: los Fir Bolg.

El primer encuentro

Los descendientes de Némed avistaron una gran columna de humo de un color extraño en el cielo, proveniente de la costa. Era la señal de que los Tuatha de Danann estaban dispuestos a luchar y quedarse en los territorios invadidos. Ante esto, los Fir Bolg decidieron enviar a Bres, uno de sus guerreros más fuertes y valientes, para establecer el primer contacto con los invasores y mostrarles la fuerza del enemigo al que se enfrentarían si insistían en quedarse.

Bres se encontró con un guerrero prisionero de los Tuatha de Danann, uno de los más valientes entre los hijos de Danu. Ambos guerreros se miraron fijamente y se midieron, pero no estaban allí para luchar ni para negociar. Ambos querían conocer mejor a su oponente, ya que el conflicto entre sus pueblos era inevitable. A pesar de las circunstancias, la conversación entre Bres y Sreng fue amistosa.

La propuesta y el rechazo

Descubrieron que sus pueblos tenían un ancestro común. Incluso podrían ser considerados pueblos hermanos. Bres presentó la propuesta enviada por los jefes de su pueblo: ceder la mitad de Irlanda a los recién llegados, como una forma de evitar un baño de sangre en una guerra inevitable. Pero, como condición, los Fir Bolg exigieron que los Tuatha de Danann cesaran cualquier intento de reclamar toda la isla en el futuro.

A pesar de la atención de la ocasión, la propuesta del rey Núada fue rechazada con ira por los Tuatha de Danann. Este pueblo era orgulloso y consideraron la propuesta tanto indignante como insultante. Feridach advirtió a los jefes tribales de los Tuatha de Danann sobre el poder del enemigo y la necesidad de aceptar dividir la tierra con los recién llegados como la medida más sensata. Sin embargo, el alto jefe de los Tuatha de Danann, con el apoyo de los demás jefes, rechazó la propuesta.

Ver más  El Faro de Alejandría: Historia y Reconstrucción

Preparándose para el conflicto

El pueblo de la diosa Danu decidió trasladar su campamento a una colina negra conocida como Uisnech. Allí levantaron sus defensas y esperaron el inevitable conflicto. Creyeron que desde esa colina podrían ganar su derecho a vivir en Irlanda. Los druidas de los Tuatha de Danann realizaron rituales a sus dioses, buscando su favor.

Los firmvolcios, por su parte, sufrieron tres días de tormento bajo intensas lluvias y rayos que caían del cielo. Pero finalmente, los magos Fir Bolg lograron dispersar la nube mágica y devolver el sol a la isla. Así, el ejército Fir Bolg estaba reunido y listo para marchar contra sus enemigos.

Los druidas de los Tuatha de Danann, enviados por los invasores, intentaron una vez más evitar el conflicto pidiendo a los Fir Bolg que reconsideraran su decisión de no dividir Irlanda. Sin embargo, el jefe supremo de los Fir Bolg se negó rotundamente. No buscaba la paz, sino ver a los hijos de Danu lejos de esa isla.

Ante la persistencia de la guerra, se propuso un armisticio para que ambos bandos pudieran prepararse para el combate en igualdad de condiciones. Aceptaron este acuerdo, aunque no era favorable para los Fir Bolg. Ambos pueblos se prepararon para la batalla, sabiendo que solo uno de ellos saldría victorioso. Se revelaría así la voluntad de los dioses.

Pueblos Descendientes Armas Propuesta Resolución
Fir Bolg Descendientes de Némed Piedra del Destino, Lanza de Lugh, Espada de la Luz, Caldero de Dagda Ceder la mitad de Irlanda a los Tuatha de Danann Rechazada por los Tuatha de Danann
Tuatha de Danann Descendientes de Danu Artefactos mágicos y divinos Reclamar toda la isla de Irlanda en el futuro Preparación para el combate
Ver más  Hemofilia en la realeza europea: la enfermedad silenciosa que amenazó a las casas reales

Preguntas frecuentes

¿Qué sucedió después de la batalla?

Luego de una intensa batalla, los Tuatha de Danann salieron victoriosos y se convirtieron en los gobernantes de Irlanda. Los Fir Bolg, aunque derrotados, no fueron erradicados, sino que se les dio un lugar en la sociedad y su cultura continuó influyendo en la isla.

¿Qué ocurrió con los artefactos mágicos y divinos de los Tuatha de Danann?

Los artefactos mágicos y divinos de los Tuatha de Danann se convirtieron en importantes reliquias en la mitología irlandesa. La Piedra del Destino, la Lanza de Lugh, la Espada de la Luz y el Caldero de Dagda se asociaron con diferentes héroes y episodios legendarios.

¿Cómo influyó esta historia en la cultura irlandesa?

Esta historia mítica, conocida como la Segunda Batalla de Mag Tuired, ha dejado una huella en la cultura irlandesa. Se considera uno de los eventos más importantes en la mitología irlandesa y ha sido narrada y reinterpretada a lo largo de los siglos en diferentes formas de arte, como la literatura y la música.

¡Gracias por leer este fascinante relato de la mitología irlandesa en rincondelmito.com! Si quieres seguir descubriendo más sobre las leyendas y los mitos de diferentes culturas, te invitamos a explorar nuestros artículos relacionados.