Saltar al contenido

Emperador Adriano: Vida y legado de uno de los líderes más cultos de Roma

El emperador Adriano fue un destacado gobernante que lideró el Imperio Romano desde el año 117 hasta el 138 de la era común. Su reinado estuvo marcado por su compleja personalidad, su pasión por las artes y su profunda admiración por la cultura griega. Adriano se destacó por su habilidad para hablar en público y muchos historiadores lo consideran uno de los hombres más talentosos de la historia romana.

Índice

La educación y los primeros años de Adriano

Adriano nació el 24 de enero del año 76 de la era común en Itálica, una colonia romana en la Hispania Bética, que hoy en día se encuentra en el territorio de Andalucía en España. Proveniente de una familia militar, Adriano recibió una excelente educación gracias a su padre, quien también era un soldado de alto rango. Sin embargo, a los 10 años de edad, Adriano perdió a su padre y fue nombrado tutor su primo, Trajano, quien posteriormente se convertiría en uno de los principales emperadores romanos.

Adriano fue educado en diversas materias y destacó en el estudio de la literatura griega, lo que le valió el apodo de «el pequeño griego». A medida que crecía, acompañó a Trajano en campañas militares, aunque en sus primeros años en el ejército no mostró mucho interés y prefería llevar una vida más despreocupada, dedicándose a la caza y al disfrute de los lujos de la vida civil.

El ascenso al trono

Durante el segundo mandato de Adriano como tribuno, el emperador Nerva adoptó a Trajano como su heredero. Cuando Nerva falleció en el año 98, Adriano le entregó personalmente a Trajano la noticia de su nueva posición como heredero al trono. Esta acción le hizo ganar el favor de Trajano y sentó las bases para su futuro reinado.

Ver más  ¿Los romanos tenían hielo?

Adriano ocupó varios puestos importantes en el Imperio Romano, llegando a ser gobernador de Siria en el año 114. A pesar de su alto estatus durante el reinado de Trajano, muchos senadores se mostraron en contra de que Adriano asumiera el cargo de emperador. Algunos afirmaban que la viuda de Trajano, Pompeya Plotina, había manipulado una carta en la que se nombraba a Adriano como su sucesor, con el objetivo de mantenerse en el poder a través de él. Además, la ascendencia hispánica de Adriano despertaba cierto rechazo entre algunos senadores.

El reinado de Adriano

Adriano enfrentó numerosos desafíos durante su reinado, pero logró establecer un período de relativa paz y estabilidad en el Imperio Romano. Sus políticas incluían la distribución de dinero entre el pueblo de Roma, el otorgamiento de primas adicionales a los soldados y la cancelación de deudas de aquellos que habían tomado dinero prestado del tesoro imperial. Además, Adriano adoptó un enfoque modesto en su estilo de vida, participando activamente en campañas militares y compartiendo las mismas vivencias que sus soldados.

Adriano también se destacó como arquitecto, dejando un legado duradero en la historia de la arquitectura. Aunque no se atribuyó personalmente muchas de sus obras, se ha descubierto que fue el responsable del diseño del Panteón, uno de los edificios más importantes de la arquitectura mundial.

Los viajes de Adriano y su legado

Adriano era un apasionado viajero y deseaba conocer personalmente las diversas tierras y pueblos que conformaban su imperio. Realizó extensos viajes a lo largo y ancho de su reino, desde el extremo oeste de España hasta el extremo este de la provincia de Ponto en Turquía, y desde el extremo norte de Gran Bretaña hasta el extremo sur del desierto del Sahara en Libia. Durante estos viajes, recopiló información sobre los problemas y necesidades de las provincias que gobernaba.

Ver más  ¿Los romanos tenían tatuajes?

Adriano dejó un legado duradero a través de sus proyectos de construcción. Mandó a construir la famosa Muralla de Adriano en el norte de Gran Bretaña, como una medida defensiva para proteger al imperio de las invasiones. Además, fundó ciudades, erigió monumentos y mejoró la infraestructura en diversas regiones del imperio.

El final de la vida de Adriano

Adriano no tuvo hijos con su esposa Sabina, y hacia los 60 años de edad comenzó a sufrir problemas de salud. Ante la cercanía de la muerte, decidió buscar un heredero y adoptó a Antonio Pío, un respetado senador, con la condición de que este a su vez adoptara a su sobrino Marco Aurelio. Adriano falleció a los 62 años el 10 de julio del año 138 de la era común.

Los restos de Adriano fueron trasladados a Roma y enterrados en los jardines de Domitia, cerca de su mausoleo. Su reinado dejó un legado valioso en la historia romana y es recordado con admiración por muchos de sus contemporáneos.

Resumen del artículo:

Nombre Fecha de nacimiento Fecha de muerte Reinado
Adriano 24 de enero del año 76 de la era común 10 de julio del año 138 de la era común 117 – 138 de la era común

Preguntas frecuentes:

1. ¿Cuándo y dónde nació Adriano?

Adriano nació el 24 de enero del año 76 de la era común en Itálica, una colonia romana en la Hispania Bética, en lo que hoy es Andalucía, España.

2. ¿Cuál fue el legado de Adriano?

Adriano dejó un legado duradero en la arquitectura, siendo responsable del diseño del Panteón y mandando construir la Muralla de Adriano en Gran Bretaña. Además, mejoró la infraestructura en diversas regiones del Imperio Romano.

Ver más  La Diosa Hestia: Protectora del Hogar y del Fuego Sagrado en la Mitología Griega

3. ¿Quién fue el sucesor de Adriano?

Antonio Pío, adoptado por Adriano, se convirtió en su sucesor y a su vez adoptó a Marco Aurelio, quien se convertiría en uno de los emperadores más importantes de Roma.

4. ¿Cuál fue la actitud de Adriano hacia el pueblo y los soldados?

Adriano distribuyó dinero entre el pueblo de Roma, otorgó primas adicionales a los soldados y canceló las deudas de aquellos que habían tomado dinero prestado del tesoro imperial.

5. ¿Cuál fue la importancia de los viajes de Adriano?

Adriano realizó extensos viajes por su imperio, recabando información sobre los problemas y necesidades de las provincias. Estos viajes también le permitieron dejar un legado duradero a través de sus proyectos de construcción.

Espero que hayas disfrutado de este artículo sobre el emperador Adriano. Si te interesa la historia romana, te invito a leer más sobre otros emperadores y personajes destacados de la época. ¡Hasta la próxima!