Saltar al contenido

Carlos III: Trayectoria y Controversias del Nuevo Rey de Inglaterra

Índice

El Rey Carlos III: su vida en el trono británico

El 8 de septiembre de 2022, el Rey Carlos III ascendió al Trono del Reino Unido tras la muerte de su madre, la Reina Isabel Segunda. Fue proclamado Rey dos días después, el 10 de septiembre de 2022. A sus 73 años, es la persona de mayor edad que asume el trono en la historia británica.

En abril de 2011, a la edad de 62 años, Carlos se convirtió también en el heredero de mayor edad de la corona británica. El anterior récord, de 59 años, dos meses y 13 días, lo tenía su tatarabuelo, el rey Eduardo VII, hijo mayor de la reina Victoria.

Desde los 3 años, el Rey Carlos ostentaba el título. Durante más de siete décadas, hizo malabarismos con el deber, la expectación y todo el escrutinio que acompañaba a su posición. Carlos nació el 14 de noviembre de 1948, primer hijo de la Reina Isabel y Felipe, Duque de Edimburgo. Su nacimiento fue retransmitido por las emisoras de radio nacionales, al parecer, el primer Felipe declaró que el recién nacido Carlos parecía «un budín de ciruelas».

A Carlos le siguió una hermana menor, la Princesa Ana, el 15 de agosto de 1950, quien le tocó el papel de compañera enérgica y juguetona de su hermano más tranquilo y tímido.

Desde sus primeros años, la infancia de Carlos estuvo marcada por la ausencia. Cuando tenía un año, la reina dividía su tiempo entre el Reino Unido y Malta, donde el príncipe Felipe estaba sirviendo como oficial de la Marina. Carlos no pasó su segunda Navidad con sus padres, sino con sus abuelos. Fue la inesperada muerte de Jorge VI en febrero de 1952 lo que hizo que la joven pareja real regresara definitivamente al Reino Unido, donde Isabel ascendió al Trono a los 25 años y el Duque de Edimburgo renunció a la Marina apenas 18 meses después de su Ascensión.

Isabel II fue invitada a visitar 13 países a lo largo de seis meses, sin Carlos de cinco años ni Ana de tres. La reina madre, que volvió a cuidar de Carlos durante el viaje de sus padres, escribió a Isabel: «es intensamente cariñoso y os quiere a ti y a Felipe con ternura».

A pesar de varios meses alejado de su madre, Carlos tuvo que conformarse con un simple apretón de manos de su madre a la vuelta de sus padres. Aunque la reina prescindió de las tradiciones más formales, los niños no debían hacer una reverencia a su madre cuando eran pequeños. La etiqueta que todos los miembros de la realeza deben hacer una reverencia a la soberana no se aplicaba a ellos. Tanto la Reina Isabel como el príncipe Felipe estaban de acuerdo en que sus hijos no debían verse obstaculizados, según ellos, por las restricciones sociales y educativas de la educación en casa, que hasta entonces había sido la norma para la realeza.

El príncipe Felipe deseaba que Carlos fuera enviado a la escuela en Escocia, con la esperanza de hacer a su hijo a su propia imagen. La escuela abogaba por la fortaleza física y mental y pretendía endurecer a Carlos. Los alumnos se duchaban con agua fría, dormían en camas duras y salían a correr por las mañanas, sin importar el clima. Se dice que la reina madre, con la que Carlos tenía una estrecha relación, dijo: «Charles era un niño sensible y tímido, fácilmente intimidado por la fuerte personalidad de su padre».

Ver más  2 dioses griegos gordos: ¿quiénes son?

Ya como príncipe heredero, Carlos sufrió acoso escolar y una soledad abrumadora en la escuela. Su infancia estuvo caracterizada por largos periodos de ausencia de su madre. Charles se sentía emocionalmente distante de sus padres y ansiaba un afecto que sentía que ellos no podían o no querían ofrecer. Sus lazos afectivos eran mucho más fuertes con su niñera, Mabel Anderson, y la reina pasaba breves ratos con su hijo por las mañanas, antes de su paseo diario y antes de acostarse. Esta situación dejó su huella en Carlos.

A pesar de que una vez calificó su escuela como una «sentencia de prisión», Carlos dijo en una ocasión: «creo que me enseñó mucho sobre mí mismo y sobre mis propias capacidades y defectos. Me enseñó a asumir retos y a tener iniciativa». Desde la escuela en Escocia, Carlos fue a Cambridge, en 1967, donde estudió arqueología y antropología y también actuó como miembro del club de teatro amateur de la universidad.

Pero durante su estancia en Cambridge, Carlos inició otra relación importante en su vida con Gales, aunque ostentaba el título de Príncipe de Gales desde julio de 1958, cuando sólo tenía nueve años, el príncipe Carlos aún no había sido investido oficialmente. Se decidió que Charles estudiaría para conocer la lengua y la cultura galesas. La investidura de Charles tuvo lugar en 1969. El acto suscitó fuertes críticas de algunos sectores por considerarlo un símbolo de siglos de ocupación inglesa de Gales. El propio Carlos sufrió las protestas de los manifestantes nacionalistas y algunos levantaron pancartas en Gales que decían: «Charlie, vete a casa». Pero los sondeos de opinión mostraron que alrededor de tres cuartas partes de los encuestados apoyaban la ceremonia.

Después de su paso por Cambridge, Carlos se incorporó a la Real Fuerza Aérea Británica para formarse como piloto de reactores, antes de empezar a formarse para la carrera naval, siguiendo los pasos de su padre. Obtuvo el título de piloto antes de pasar al Royal Naval College y más tarde sirvió en varios buques y se cualificó como piloto de helicóptero. Dejó el servicio activo con el grado de teniente.

Carlos tenía fama de Playboy. Su tío abuelo y confidente le aconsejó en una ocasión que «sembrara su vena salvaje y tuviera tantas aventuras como pudiera». Se relacionó con varias mujeres de la alta sociedad, a las que la prensa apodó «Los Ángeles de Charlie». Entre ellas, Davina Sheffield y Lady Sara Spencer, la hermana mayor de Lady Diana.

Cuando el heredero de 29 años conoció a la futura princesa de Gales de 16 años en noviembre de 1977, estaba saliendo con Sara. Pero fue Camila Parker-Bowles, con quien Carlos establecería la conexión más duradera. Tras conocerla en 1971, sintió una atracción instantánea por la mujer. A Carlos le gustaba que Camila estuviera muy a gusto en el campo, con caballos y caza, y la perseguía con cartas de amor elaboradas y conversaciones telefónicas nocturnas. Sin embargo, debido a la historia de Camila, es decir, su relación con Andrew Parker-Bowles, se aconsejó a Carlos que la dejara de lado. El consejero habitual de su sobrino nieto, Mountbatten, no era ajeno a los escándalos matrimoniales y aconsejaba a Carlos que no siguiera su corazón, como había hecho su tío abuelo Eduardo VIII.

Ver más  Zeus vs Darkseid: Diferencias y ¿Quién es más fuerte?

Carlos estaba en las Indias Occidentales como parte de su carrera en el servicio naval cuando se enteró del compromiso de Camila con Parker-Bowles. «Supongo que esta sensación de vacío acabará pasando», escribió a Mountbatten en 1979 mientras Carlos estaba pescando en Islandia. Recibió la noticia de que Lord Mountbatten había sido asesinado, acto del que se responsabilizó el IRA. Carlos consideraba a Mountbatten una figura pseudo-paterna, alguien que le daba afecto y apoyo. En comparación con el menosprecio de su padre, el Duque de Edimburgo, Carlos sintió profundamente la pérdida de Mountbatten y escribió en su diario que «la vida nunca será igual ahora que se ha ido». Presentó el panegírico en el funeral de Mountbatten en la abadía de Westminster, hablando de su mentor como «un cerebro constantemente activo que nunca tuvo un momento de descanso». En 2015, recordó que «parecía que los cimientos de todo lo que necesitábamos en la vida habían sido destruidos irremediablemente».

La relación de Carlos con la Reina Isabel II no siempre fue saludable. En 2002, las instrucciones de la Reina fueron romper la relación de Carlos con Camila Parker-Bowles porque era un «lío» y estaba perjudicando su trabajo. Sin embargo, la Reina ha dado desde entonces su bendición a la relación. Durante su boda en 2005, ni ella ni el príncipe Felipe asistieron a la ceremonia civil, sino a la recepción, donde la Reina brindó: «Se han casado y estoy muy orgullosa y les deseo lo mejor. Mi hijo está en casa con la mujer que ama».

Desde el momento en que nació el primero de sus dos hijos, quedó claro que Carlos quería ser un padre real más moderno. Siguiendo la tradición, el príncipe Felipe no estuvo en la sala de partos durante la llegada de sus tres primeros hijos. En comparación, el príncipe Carlos estuvo presente en el nacimiento de sus dos hijos. Sobre el nacimiento del príncipe Harry en 1984, Carlos dijo: «Oh, Dios, es un niño… y hasta es pelirrojo». Más tarde, Diana afirmó que el comentario era una prueba de que «nuestro matrimonio se estaba yendo al garete».

Como príncipe de Gales, el deber exigía inevitablemente gran parte del tiempo de Carlos. Aunque enviaba notas manuscritas a sus hijos mientras estaban en la escuela y a menudo pasaban tiempo juntos en Broadfield, la granja de Carlos, en 1991, su actuación como padre atrajo un escrutinio particular. Cuando el príncipe Guillermo fue operado de la cabeza tras ser golpeado por un palo de golf mientras jugaba con sus compañeros de colegio, Carlos se marchó antes de la operación, para asistir a una representación de ópera. De hecho, el neurocirujano le había asegurado a Carlos que Guillermo estaba estable y se sentía capaz de asistir al compromiso real. Sin embargo, la prensa sensacionalista reaccionó ferozmente, preguntando «¿qué clase de padre eres?».

Tras la muerte de Diana en 1997, Carlos se quedó con sus dos hijos de 15 y 12 años. Aunque algunos han cuestionado la decisión de hacer participar a los niños en el cortejo fúnebre de su madre, el príncipe Harry declaró que su padre estuvo ahí para ellos durante este difícil momento y siempre se aseguró de que estuvieran atendidos. Harry no tiene opinión sobre si su participación en el cortejo fúnebre fue correcta o incorrecta, pero mirando hacia atrás, se siente feliz de haber formado parte de ese día.

Ver más  ¿Los dioses griegos se casaron con los humanos?

Contrario a la rígida formalidad que marcó su propia infancia y adolescencia, a menudo se observaba a Carlos jugando con sus dos hijos. El príncipe Guillermo, reflexionando sobre su relación con su padre, dijo: «Hay tantas cosas que admiro de mi padre». Carlos animó a ambos príncipes a dedicar tiempo a obras de caridad, especialmente al ecologismo, y a estar juntos en su tiempo libre.

Ante la llegada de una nueva generación de la realeza, Carlos se ha declarado enormemente orgulloso y feliz de ser abuelo. En 2020, el príncipe Guillermo llegó a decir que perdonó a su padre por errores del pasado y despertó al hecho de que Carlos era su influencia, al igual que su madre.

Antes de asumir la corona británica, Carlos trabajó en apoyo de más de 400 organizaciones benéficas. A menudo, se le atribuyen actitudes progresistas en temas como el cambio climático, la arquitectura y los remedios naturales. Intereses que se reflejan en la lista de causas que ha patrocinado.

Lo que sí es cierto es que el Rey Carlos III sigue siendo, en su octava década, un heredero entregado al deber. Y como brindó la Reina en 2018: en todos los aspectos, un duque fiel a su deber.

Fecha de ascensión al trono: 8 de septiembre de 2022
Edad al asumir el trono: 73 años
Título de Príncipe de Gales: Desde julio de 1958
Investidura como Príncipe de Gales: 1969
Hijos: Príncipe Guillermo y Príncipe Harry
Relaciones importantes en su vida: Camila Parker-Bowles, Lady Diana Spencer
Trabajo benéfico: Más de 400 organizaciones benéficas apoyadas

Preguntas frecuentes (FAQs)

¿Cuándo Carlos III ascendió al trono?

Carlos III ascendió al trono el 8 de septiembre de 2022.

¿Cuántos años tenía Carlos al asumir el trono?

Carlos tenía 73 años al asumir el trono.

¿Cuándo se convirtió en el Príncipe de Gales?

Carlos se convirtió en el Príncipe de Gales en julio de 1958.

¿Cuántos hijos tiene Carlos?

Carlos tiene dos hijos, el Príncipe Guillermo y el Príncipe Harry.

¿Cuáles son algunas de las relaciones importantes en la vida de Carlos?

Camila Parker-Bowles y Lady Diana Spencer son algunas de las relaciones importantes en la vida de Carlos.

¿Qué tipo de trabajo benéfico ha realizado Carlos?

Carlos ha apoyado a más de 400 organizaciones benéficas a lo largo de su vida.

¡Gracias por leer y no te pierdas nuestros próximos artículos relacionados!